V Congreso

Un experto relaciona un trastorno de la hiperactividad con la delincuencia

25.04.2008 | 16:15

El profesor del Departamento de Psiquiatría del Trinity College de Dublín Michael Gill ha relacionado hoy el trastorno por déficit de atención por hiperactividad (TDAH) con problemas de inadaptación social y con la delincuencia en la edad adulta.

Así lo ha explicado en una rueda de prensa en el marco del "V Congreso Internacional de Psicología y Educación: los retos del futuro", celebrado en Oviedo, en la que también han participado el presidente del Congreso, Julio Antonio González-Pienda, y la directora del Centro Nacional de Austria para la Investigación en Dotación, Waltrud Rosner.

González-Pienda ha definido el TDAH como un "trastorno compuesto que incluye la dificultad para mantener la atención en una tarea, la impulsividad y la hiperactividad", y ha fijado la edad de diagnóstico entre los seis y los siete años.

Michael Gill ha precisado que, dependiendo de cómo se defina el trastorno, lo padecen entre el uno y el cuatro por ciento de los niños, y ha dicho que "tiene una importante base genética".

Gill ha subrayado la necesidad de "profundizar en las bases genéticas y comprender la interacción entre esta dotación y los contextos educativos, clínicos, familiares y sociales", ya que "es posible entender más sobre la línea biológica del TDAH".

Así mismo ha explicado que ciertos fármacos pueden contribuir a prevenir y corregir este desorden, aunque "algunos niños responden mejor que otros".

Por su parte, Waltrud Rosner ha expuesto su conocimiento sobre la superdotación, para la que ha recomendado que se "flexibilice" el sistema educativo, que se abandone la enseñanza "para la masa de alumnos" y se tenga en cuenta su heterogeneidad.

"El ejemplo es Finlandia, donde la enseñanza personalizada no coloca al profesor delante del alumno sino que lo acompaña en su aprendizaje, formando dentro del aula grupos de intereses comunes", ha explicado.

Al igual que el TDAH, la superdotación también presenta un componente genético, estimado por Rosner en un 50 por ciento.

"El resto es apoyo, intervención y fomento de sus capacidades, lo que supone que tenemos un margen bastante grande de intervención ante un niño superdotado", ha comentado.

Ha destacado la importancia del colegio y el contacto con otros niños, pero sobre todo a los padres como "actores muy importantes en la trayectoria" de un niño de estas características.

Rosner ha explicado que superdotación y TDAH "a menudo se relacionan y se confunden", pero que "no hay relación directa", y se necesita el "diagnóstico de un profesional" para determinar si detrás del comportamiento de un niño hay alguno de ellos o "simplemente es aburrimiento".

También ha advertido del "fuerte peligro que puede suponer que un niño se aburra o vaya mal en clase y le den una medicina", y ha recordado la importancia del "diagnóstico profesional" para saber si realmente hay hiperactividad o superdotación.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine