Mejoras del museo

El Reina Sofía se renueva por dentro y por fuera

24.04.2008 | 18:33

El plan arquitectónico de intervención diseñado por Manuel Borja-Villel, que supondrá un incremento de 4.500 metros cuadrados de superficie expositiva, es una de las novedades hechas publicas hoy por el director del Museo Reina Sofía.

Cuatro meses después de ser elegido para este cargo, Borja-Villel ha presentado también el nuevo organigrama que incluye la creación de un área totalmente nueva, la de "Actividades Públicas", dirigida por Berta Sureda y de la que dependerán Biblioteca y Centro de Documentación, Programas Culturales y Comunicación.

Precedida de una amplia trayectoria y considerada internacionalmente "como una de las conservadoras más prestigiosas que hay en estos momentos", Lynne Cooke es la nueva subdirectora general de Conservación, Investigación y Difusión, departamento que incluye tanto el área de exposiciones como el de colecciones.

"Que llegue una persona de fuera a un proyecto muy autóctono es algo importante y una muestra de normalización", según el director, que agradeció a Lynne Cooke el haber aceptado un puesto "en el que cobrará menos dinero que en el anterior" como directora artística de la Fundación Dia Art de Nueva York.

Otros nombramientos son los de Nicola Wohlfarth como jefa de gabinete coordinando todas las áreas y el de Jesús Carrillo, como responsable de los programas educativos, anunció el director, que tiene previsto aprovechar el próximo desmontaje de la exposición dedicada a Picasso para realizar unas "pequeñas intervenciones" en las salas del Guernica.

Estas intervenciones incluyen el cambio de situación de dos muretes existentes, que se adelantarán, y que supondrá un cambio de circulación para que los visitantes contemplen la emblemática obra de Picasso de frente.

También en este espacio se realizarán, en apenas tres días de desmontaje, otras modificaciones de contenido que recreen el Pabellón Español de la Exposición Internacional de París, de 1937, con la inclusión de la presencia de Luis Buñuel, Josep Renau, Julio González e incluso una maqueta de la "Fuente" de Alexander Calder.

En una primera demostración de su máxima de "transparencia absoluta", Borja-Villel dio cuenta del "trabajo de fontanería que hemos llevado a cabo estos meses para tratar de organizar la casa".

Del mismo destaca el plan arquitectónico de intervención, cuya finalización está prevista para 2010, y que conlleva actuaciones tanto en el interior como en el exterior del edificio, sin interrumpir el normal funcionamiento del museo. Los gastos de estas intervenciones serán sufragados con los presupuestos ordinarios del Museo de los próximos años, ya aprobados y que suponen 8 millones de euros cada uno de los próximos cuatro años para las obras.

"La idea es trabajar para que todos los espacios estén ordenados", llevando a cabo la recuperación arquitectónica y estética del edificio de Sabatini en su estado primitivo. "Se mejorarán los accesos al museo para que todo este operativo".

Así, está previsto que el acceso para exposiciones temporales se haga por la plaza de Nouvel; el de grupos y talleres por la Plaza de Carlos V, y el de colecciones por la Plaza de Sánchez Bustillo, en la que se creará una zona de acogida que formará un todo con las salas de exposiciones de nueva creación ubicadas en la planta 0, actualmente cerrada.

El traslado a los nuevos almacenes de Nouvel de las obras almacenadas en Sabatini, espacio que se destinará a actividades multidisciplinares; la rehabilitación de la antigua cafetería; la remodelación del salón de actos de Sabatini para salas de exposiciones; la renovación de las salas dedicadas a la Colección Permanente y readaptación de los espacios de la segunda, tercera y cuarta planta, son otros proyectos del director.

Para el año 2010, Manuel Borja-Villel espera haber logrado poner en marcha el museo que él quiere, tanto en el plano expositivo como de organización, aspecto en el que incluye la conversión del Reina Sofía en Agencia Estatal "ya que no podemos tener un sistema de gestión más lento que el Museo del Prado".

Otras futuras novedades serán las relativas a horarios y sistemas de acceso, "A la vista de las cifras de visitantes registradas en lo que va de año, en que se ha registrado un aumento del 30 por ciento, estamos repensando los horarios, así como diferentes formulas en las entradas que podrían ser para la permanente, para temporales, para varios días, etc".

En cuanto a los horarios, el director habló de ampliación de los mismos, horas gratuitas, aperturas nocturnas, pero todo ello aún está en estudio y no existen fechas para llevarlo a la práctica" aunque espero sea lo antes posible", ya que es necesario llegar a acuerdos con los trabajadores que se verían implicados.

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine