Novela

Jesús Mosterín: ´La cultura no es imposición de ideólogos y burócratas´

11.04.2008 | 20:06

El filósofo Jesús Mosterín dice que en España la libertad ha sido poco admirada y que por eso ha escrito "La cultura de la libertad", un ensayo sobre el modo de organizar la convivencia para que esa condición sufra los mínimos recortes, pues "nadie se libra de elegir" y no es posible "querer lo que no se quiere".

"Es mi perspectiva para que las ideas, costumbres, normas u organización política y económica confluyan en individuos libres y distantes de la arrogancia de los políticos que pretenden saber lo que nos conviene", ha afirmado en una entrevista con Efe al salir este volumen que edita Espasa Calpe.

Se trata del segundo ensayo de la trilogía que inició con una reflexión sobre "La naturaleza humana" este profesor de investigación del Instituto de Filosofía del CSIC, que se sitúa en la frontera entre ciencia y filosofía, autor de títulos como "Los lógicos" o "Ciencia viva".

Este es su libro más político, un alegato a favor de la libertad de cultura "que es lo contrario de la política cultural", sostiene, porque la cultura "no nace de imposiciones de ideólogos, burócratas y mandamases".

El próximo será más técnico y analizará las bases de la cultura humana desde el punto de vista neurológico, cómo se establece o se borra la memoria del cerebro, qué produce la plasticidad para adquirir cultura en humanos o en primates, qué fuerzas determinan su dinámica en el tiempo o cómo se transmite la información, ahondando en la escritura y la digitalización.

Mosterín observa que la combinación "entre una tecnología moderna y una política desfasada" produce hoy un desajuste cultural: "se "sacrifican nuestros intereses de animales adultos en aras de dioses y naciones inexistentes", critica, contrario a todo lo que anule la "libre elección".

"Nada hay en mis genes que determine que yo hablo castellano, que me impida aprender a hacerlo en euskera", apunta insistente en que los males empiezan cuando "se nos prohíbe comprar los zapatos un domingo" o "se nos obliga a cambiar de idioma o religión".

"Cada uno tiene la diferencia que elige -puntualiza- y si alguien quiere vestirse de verde porque su grupo va de verde, adelante; pero muchas mujeres iraníes tienen que elegir lo que no quieren para evitar que los guardianes de la revolución les tiren ácido a la cara".

Mosterín defiende un mundo global y cosmopolita en el que florezca la "libertad completa" de Internet. "China o Irán quieren poner puertas al campo, pero en el mundo de la Educación la red nos libra de obedecer los dictámenes de un gobierno autónomo", señala, ya que la libertad por sí misma tampoco garantiza acabar con desigualdades, ni demás problemas del vivir.

"Es la condición para espabilarnos, para el desarrollo de iniciativas que resuelvan nuestros problemas", concluye mientras mira a una sociedad que le gustaría fuera "más libre y menos democrática, menos nacional y menos soberana".

Y sostiene que "no hay razón para prohibir a nadie que ofrezca su fuerza de trabajo en ningún lugar del mundo". "¿Por qué pedir permiso a los burócratas cuando lo que se quiere conquistar es un espacio para trabajar?".

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine