Cine

Un millón de firmas para retirar al cineasta Uwe Boll

08.04.2008 | 18:27

Desde siempre ha habido películas tan malas que producían cierta hilaridad por la desfachatez de su propuesta. Ahora, uno de los estandartes de ese cine, el alemán Uwe Boll, podría retirase si prospera una petición que circula en ese sentido en internet.

Al menos eso se deduce de sus palabras en una entrevista realizada por el portal de cine estadounidense fearnet.com, en la que se le preguntaba a Boll si conocía la existencia de una iniciativa en la que se recogen firmas para que cese sus labores como director.

"Sí, estoy al tanto", admitió. "Pero 18.000 firmas no son suficientes para convencerme", replicó el realizador.

"¿Cuántas harían falta para ello?", se le inquirió. "Un millón.

Ahora hay un nuevo objetivo", agregó Boll.

Las 18.000 firmas enviadas hasta el pasado 1 de abril, fecha en la que se realizó la entrevista, han aumentado hasta las 74.000 y siguen subiendo de forma vertiginosa.

"Nosotros, los abajo firmantes, respetuosamente rogamos que Uwe Boll acceda a los deseos de la comunidad de los vídeo-juegos, del horror y del cine en general, y deje de dirigir, producir o tomar parte en la creación de futuras películas", reza la petición, publicada en http://www.petitiononline.com/RRH53888/petition.html
"Su desagradable manera de afrontar el material de trabajo y la falta de conocimiento que demuestra hacia él no se pueden consentir más tiempo", reseña Robert Harvey, el autor de la iniciativa, vigente desde 2005 y que ahora resurge gracias a las tentadoras palabras de Boll.

Para Harvey, el realizador germano demuestra una "falta de comprensión" en la adaptación al cine de numerosos vídeo-juegos, a los que "ha hundido y pateado" en su traslado a la gran pantalla.

Boll es conocido por muchos por ser el Ed Wood -considerado el peor director de todos los tiempos- del cine actual.

Conocido como "el doctor", la clave de su éxito reside en agrupar en sus obras a actores que antaño fueron rostros populares de la industria y que ahora viven sus horas más bajas, con actrices de físicos espectaculares y efectos especiales de segunda mano.

Muestra de ello es la aparición de nombres tan respetados como los de Ben Kingsley y Michael Madsen en "BloodRayne" (2005) o Burt Reynolds y Ray Liotta en "In the Name of the King" (2007).

Tras los poco afortunados inicios en su Alemania natal, Boll dio el paso a la dirección en EEUU con "Sanctimony" (2000), un filme para televisión que le permitió tres años más tarde perpetrar su primer ataque a los vídeo-juegos, en "House of the Dead", co-protagonizada por su compatriota Jürgen Prochnow.

Recaudó algo más de diez millones de dólares en EEUU, suficiente para financiarse "Alone in the Dark", otro clásico de las consolas, que a pesar de contar con la presencia de Christian Slater y Tara Reid, ingresó la mitad de dinero que su anterior filme.

Pero a Boll no había quien le parase y volvió a estrellarse con "BloodRayne", protagonizada por la ex modelo Kristanna Loken, la rival de Arnold Schwarzenegger en la tercera parte de Terminator.

El pírrico millón de dólares que amasó en EEUU con esa cinta, considerada por él mismo como su mejor trabajo, no fue óbice para evitar que siguiera adelante y, de hecho, ya tiene pendiente de estreno "Postal", el próximo 23 de mayo.

Precisamente fue durante la sesión de preguntas y respuestas tras uno de los primeros pases de esta cinta, realizado en Manhattan (Nueva York), donde el director se atrevió a lanzar el reto del que se han hecho eco numerosas páginas de internet.

Aunque también dejó espacio para la reflexión: "Creo que era necesario demostrar que soy capaz de reírme de mí mismo", dijo el director en alusión a "Postal", la enésima versión de un vídeo-juego que cae en sus manos.

"Es importante recordar que trabajamos en la industria del entretenimiento y no tomamos decisiones a vida o muerte", explicó Boll. "No deberíamos tomárnoslo tan seriamente".

Parece que el alemán ya se va cubriendo las espaldas por si la iniciativa llega a buen puerto.

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine