Gastronomía

Un joven bilbaíno lleva las tapas a lo más selecto de la noche de Yakarta

08.04.2008 | 13:28

Un joven cocinero de Bilbao está revelando el secreto del éxito de las tapas en uno de los locales nocturnos más selectos de Yakarta, conjugando los sabores de la tradición gastronómica de España con el jugoso atractivo de las relaciones sociales en torno a una mesa.

"Las tapas están teniendo muchísima demanda", comenta a Efe Asier Arroyo, de 31 años, que se dedica principalmente a labores de consultoría gastronómica.

"Triunfan porque tienen unos sabores muy novedosos para este país y por el concepto social de las tapas, por la posibilidad de reunirse de forma informal y comer algo a la vez que se charla", explica.

El joven bilbaíno lleva cerca de un mes trabajando como chef consultor para el club nocturno Dragonfly, uno de los locales de referencia de la animada vida nocturna de la capital de Indonesia, que le pidió que confeccionase un menú de 50 tapas y le mostrase a su equipo de cinco cocineros los entresijos y las técnicas de la cocina española.

"Querían tapas creativas con un toque artístico, de autor", dice Asier Arroyo, quien desde hace dos años reside en Indonesia y ha colaborado en distintos proyectos gastronómicos en el país, la mayoría ligados a la gastronomía española.

"Mi favorito es el pincho Guggenheim", reconoce sonriente, para detallar después que esta creación, una de las más solicitadas, es un hojaldre de hongos con queso brie azul y salsa trufada.

Otras de las tapas más encargadas por los cerca de 500 clientes que acuden cada noche a este local son las tostaditas de atún tataki con salsa de piñones catalana y las chuletitas de cordero marinadas en menta con espuma tibia de alioli.

Agus Ishermawan, cocinero jefe del Dragonfly y con 25 años entre los fogones, reconoce que hasta ahora nunca había preparado comida española, pero que su encuentro con Asier Arroyo le ha enseñado mucho y le servirá para preparar innovaciones en el futuro.

"Las tapas encajan muy bien con el gusto asiático y además son muy sabrosas", comenta Agus Ishermawan, que destaca que las claves de su gran acogida son la sencillez de la elaboración y la calidad de los productos.

"La magia de las tapas es el arte de mezclar sabores y productos", apostilla por su parte Asier Arroyo.

El joven bilbaíno considera que Asia tiene un enorme potencial para este tipo de bocados, que "están en auge", como lo demuestran los proyectos que tiene ya en agenda este cocinero para los próximos meses, algunos en Indonesia, otros en países como Singapur.

En la ciudad-estado colaborará en la apertura de una cadena de restaurantes de tapas para el distrito financiero, "una especie de fast-good", explica, "para la gente que quiere comer rápido, pero bien".

"Las tapas tienen el punto asiático de la variedad de platos y sabores, algo muy típico en Japón y China, pero además son fáciles al paladar, porque los indonesios están acostumbrados a las especias", apunta.

También es un tanto a su favor la facilidad que tienen de combinarse con vino, señala Arroyo, aprovechando el tirón que está experimentado esta bebida alcohólica entre la clase alta indonesia en los últimos años, a pesar de su mayoría musulmana.

Desde hace dos años, este joven vive en Bali, isla paradisiaca y destino turístico de primer orden del que destaca "su ambiente internacional", "el surf" y su "enorme potencial" para seguir trabajando como cocinero.

"Allí abrí el primer bar de tapas español de toda Indonesia y tuvo muy buena aceptación", recuerda el cocinero, que poco después empezó a combinar su trabajo en este establecimiento con otras tareas de consultoría gastronómica.

"Bali engancha por su estilo de vida tranquilo y sano, por la cultura local, la comida, la naturaleza y su vida social", añade.

No obstante, antes de comenzar su periplo asiático, este cocinero ya había hecho sus primeros pinitos con la gastronomía oriental, como un libro de comida china que escribió durante su estancia en Barcelona o su medio año en la cocina de un restaurante japonés en Londres.

A pesar de lo asentado que está en Indonesia, Arroyo sigue echando en falta "a familia y amigos" en el terreno personal y, cuando se encuentra delante de una mesa, "por supuesto, los "productos autóctonos".

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine