Censura

Playboy llega a los quioscos de Filipinas sin desnudos

02.04.2008 | 20:28

La revista Playboy debutó hoy en Filipinas sin las fotos de desnudos que la han hecho famosa en medio mundo, después de la alarma que suscitó el anuncio de su publicación en la conservadora sociedad de este país de mayoría católica.

Varias jóvenes de aspecto sexy con el disfraz de "conejita" que ha popularizado la revista estadounidense dieron la bienvenida a las celebridades del mundo de la farándula filipina y a los patrocinadores invitados a la presentación del primer número en un famoso local nocturno de Manila llamado "Siete Pecados".

El editor de la Playboy Filipinas, Beting Laygo Dolor, dijo a Efe que "los desnudos de las chicas serán parciales y siempre disimulados por las posturas porque es el contenido que demandan los filipinos".

En la portada del primer número aparece fotografiada en una pose pudorosa Priscila Meirelles, una modelo brasileña que ganó el título de "Miss Tierra" en 2004 y que reside desde hace años en Filipinas.

Las páginas interiores ofrecen un reportaje sobre las novedades automovilísticas de este año, una de las pasiones de los filipinos con y sin dinero, y una entrevista a un senador del país.

Dolor, que se definió a sí mismo como católico, admitió en la presentación que la Iglesia influyó en la decisión de la revista de no mostrar desnudos integrales.

"No quiero avergonzarme cuando se la enseñe la revista a mi madre y quiero que mis hijos estén orgullosos de su padre", apuntó el veterano periodista.

En respuesta a las críticas que la publicación ha recibido por parte de la Iglesia Católica filipina, Dolor recomendó a los obispos "que lean la revista antes opinar" y aseguró que él tiene "la conciencia muy tranquila".

La publicación de la edición filipina de Playboy ha sido acogida por la sociedad de diferentes formas, y mientras unos se echan las manos a la cabeza, otros le han dado la bienvenida.

Billy Magandet, un taxista de 41 años, defendió que el Playboy filipino debería mostrar desnudos completos y, pese a declararse buen creyente, se mostró en contra de la posición adoptada de la jerarquía eclesiástica.

"Soy católico, pero ya no somos analfabetos y debemos tener libertad para elegir lo que queremos leer", apuntó Magandet, quien criticó a "la Iglesia cuando utiliza su poder para manipular la sociedad y la política de este país".

La estudiante Michona Santos, de 24 años, celebró la decisión de la revista de suprimir desnudos explícitos, porque "evitará la mala influencia en los jóvenes y que haya más violaciones".

Ryan Patag, de 24 años y que se declaró gay, dijo que, aunque no lee revistas para adultos o eróticas, resulta "ridículo" que censuren las fotos en el Playboy, y la contable Emy Lou, de 31 años, opinó que "la revista debería mostrar lo que ellos quieran, mientras que no la lean los niños".

A pesar de que la revista ha rebajado el tono de sus fotografías, la Iglesia Católica se opone a su publicación porque, a su parecer, va en contra de la moral.

El arzobispo Oscar Cruz, de Pagasinan, al norte de Manila, aseguró que la edición es un síntoma del declive de los valores morales de las nuevas generaciones.

Cruz aseveró que este tipo de publicaciones demuestran que los filipinos "están lejos de la moral" y agregó que van en contra del sexto mandamiento de la Iglesia: No cometerás actos impuros.

Más del 80 por ciento de los 92 millones de habitantes de Filipinas son cristianos y conservadores.

La censura filipina corta y elimina las escenas eróticas de las películas por razones religiosas y la pornografía está prohibida por ley, aunque algunas revistas sí muestran fotografías con desnudos parciales.

Fundada en Estados Unidos en 1957, Playboy cuenta con más de veinte ediciones a lo largo de todo el mundo.

La versión filipina, de la que el 70 por ciento del contenido será local, lanzará este mes 50.000 copias que costarán 199 pesos (unos 4,76 dólares) cada una.

La revista espera no tener en Filipinas los mismos problemas que tuvo en Indonesia, donde tuvieron que mover sus oficinas de Yakarta a la liberal Bali por los ataques y protestas de grupos islamistas, pese a que sus fotos son tan recatadas como en la edición filipina.

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine