Sanidad

El 85% de los pacientes utiliza incorrectamente los inhaladores

01.04.2008 | 16:50

El 85 por ciento de los pacientes con problemas respiratorios utiliza incorrectamente los dispositivos de inhalación lo que agrava estas patologías, multiplica los tratamientos e incrementa los ingresos hospitalarios.

El Consejo General de Farmacéuticos presentó hoy los resultados de una campaña sanitaria para la optimización del tratamiento de los pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), en el que participaron 2.700 farmacéuticos y 1.313 enfermos.

El error más común detectado entre la muestra del estudio fue que el paciente inspiraba de forma "brusca y poco profunda", informó en una rueda de prensa el presidente del Consejo, Pedro Capilla.

También se descubrió que los enfermos no sabían que tenían que aguantar la respiración tras la inhalación y que fallaban en puntos tan sencillos como realizar una espiración profunda y completa antes de introducir el aire o ajustar firmemente los labios a la boquilla.

Ante esta situación resulta llamativo que el 96 por ciento de los encuestados confesaba haber recibido formación previa sobre el manejo de estos utensilios cuando se les recetó el fármaco.

Los farmacéuticos incidieron en esta materia durante los dos meses de duración de la campaña sanitaria, logrando que el porcentaje de fallos se redujera hasta el 32,29 por ciento.

Otro problema localizado fue el "incumplimiento terapéutico", ya que hasta el 50,5 por ciento de los pacientes se olvidaba de tomar al menos una o dos dosis semanales de tratamiento y un 3,2 por ciento presentaba cifras aún mayores.

Capilla resaltó que los pacientes incurrían en suspensiones temporales del tratamiento en el 44 por ciento de los casos cuando mejoraban los síntomas y en el 16 por ciento cuando sufrían reacciones adversas.

Alrededor del 13 por ciento confesaba que había suspendido sin más la medicación, sin avisar al doctor y sin consultarle, una vez que los síntomas desaparecían o si sentían reacciones adversas.

Estos datos revelan, en opinión de Capilla, la importancia de concienciar a los afectados de que la utilización de medicamentos para el tratamiento de la EPOC y del asma persistente está destinada a la prevención de los síntomas y que, por lo tanto, no deben suspenderse nunca a menos que exista una indicación médica.

Los expertos coinciden en que la utilización correcta de los inhaladores mejoraría en mucho la calidad de vida del enfermo, reduciría el gasto sanitario y evitaría las reiteradas hospitalizaciones por estas patologías respiratorias, que colapsan las urgencias sanitarias en determinadas épocas del año.

El 53,1 por ciento de las personas que participaron en el estudio habían sido diagnosticadas de EPOC de forma general, mientras que un 8,99 y un 1,68 por ciento especificaron tener bronquitis crónica y enfisema, respectivamente.

El 33,21 por ciento de los enfermos estaban en tratamiento con fármacos broncodilatadores y/o antiinflamatorios por vía inhalatoria, pero desconocían qué enfermedad tenían.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine