21 de marzo de 2018
21.03.2018
RENTING Y MOVILIDAD
EXTRA RENTING

Los seguros en los coches de rénting: comprobar y comparar

Hay una ventaja que toca la fibra del consumidor con el rénting: que su cuota mensual lo incluye todo

27.03.2018 | 09:23

Muchas de las empresas que ofrecen flotas de rénting lo hacen con sus vehículos asegurados a todo riesgo. Aún en esta situación que es la ideal y la habitual según la Asociación Española de Rénting de Vehículos (AER), hay que tener muy en cuenta excepciones a esa norma, detalles y consideraciones que pueden afectar a su cobertura. Por ejemplo, conviene saber si sólo protege al usuario o usuarios que constan en el documento de cesión del vehículo; si se establecen límites según edad o antigüedad del permiso de conducir; o si, por el contrario, el conductor no está nominado y cubre a todo aquel que se ponga al volante.

Hay más aspectos relativos al seguro de un rénting que hay que analizar con lupa. Faustino Martín, director del área de Motor de Marsh, una de las compañías referencia en correduría de seguros a nivel mundial y con presencia en 130 países, afirma que las coberturas más importantes para un usuario medio de este tipo de servicios son "la responsabilidad civil, defensa, reclamación, accidente de conductor, robo, incendio, daños propios, lunas y asistencia en viaje".

A propósito de ésta última, hay expertos que recomiendan consultar si está sujeta a restricciones. Hay operadores que acotan una distancia máxima, por ello, mejor cerciorarse en caso de conductores que tengan por costumbre viajar a otros países. Lo recomendable en caso de algún contratiempo técnico durante un viaje es exigir la cobertura del arreglo en caso de avería y el traslado de los ocupantes.

Desde AER, su presidente Agustín García señala que de esa cuota que el cliente paga mensualmente, "el porcentaje del gasto destinado al seguro está en torno al 15% tomando como base un vehículo de unos 20.000 euros, para 30.000 km anuales, con un plazo de contrato de cuatro años". Por ello, porque es un factor que repercute directamente en su competitividad, las empresas que ofertan flotas destinadas al alquiler a largo plazo necesitan siempre negociar a la baja el precio con las aseguradoras. En cualquier caso, García recuerda que, como sucede siempre a la hora de hacerse con un seguro, "influye directamente en su coste el comportamiento del conductor". "Cuanta más siniestralidad, más caro será", argumenta.

"Normalmente, las limitaciones de los seguros a todo riesgo asociados a este tipo de servicios vienen determinadas por el uso del vehículo o la actividad de la empresa cliente, ya que algunos usos y/ o actividad representan un agravamiento importante del riesgo", explica Faustino Martín. Con datos en la mano, asegura que la modalidad de todo riesgo sin franquicia, la ideal para el cliente, es la que incorporan a sus ofertas la inmensa mayoría de los operadores de rénting. "Es la más completa y elimina cualquier ´GAP´ –brecha– de cobertura al usuario", añade.

Conviene prestar atención también a la cobertura legal, a la cuantía destinada en caso de incurrir en alguna responsabilidad civil y, siempre en caso de un siniestro, que no se establezca un límite en los gastos médicos. Incluso los incómodos trámites administrativos derivados de un accidente pueden llegar a recaer sobre el usuario, algo que un buen seguro debe evitarnos siempre.

Dicho todo esto, a la hora de cotejar distintas alternativas de alquiler a largo plazo no sólo hay que sopesar precio, marca y prestaciones. Las condiciones de uso y las coberturas del seguro han de entrar obligatoriamente en el análisis si se quiere hacer la elección más inteligente.

¿Seguro incluido o aparte?


Buscando siempre ese equilibrio entre precio y máximas coberturas, ¿conviene al cliente buscar por su cuenta el seguro para su coche de rénting? Desde AER lo desaconsejan por varios motivos. "Contratarlo directamente a través de la compañía de rénting permite hacer todas las gestiones a través de un único interlocutor. Además, los diferentes acuerdos con los talleres permiten reducir los costes, que es algo de lo que se benefician nuestros clientes", señala Agustín García.
Recuerdan desde la asociación que representa a los operadores de rénting que, en ocasiones, en busca de unos costes más competitivos, las operadoras asumen directamente el riesgo de daños propios y dejan el seguro obligatorio en manos de aseguradora a través de la propia compañía.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
RENTING Y MOVILIDAD
Enlaces recomendados: Premios Cine