JUSTICIA

Un juzgado de Vigo condena a un hombre a 1 año y nueve meses de prisión por un delito continuado de estafa informática

23.12.2008 | 17:36

El condenado cobraba una comisión por enviar dinero sustraído ilegalmente de cuentas bancarias a países del Este.


El titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Vigo, Jaime Bardají, condenó a un vecino de la ciudad olívica, Juan José G.P., a una pena de un año, 9 meses y un día de prisión, así como a pagar una indemnización de 12.477 euros, como autor por cooperación de un delito continuado de estafa informática.


Según confirmaron fuentes judiciales, el magistrado consideró probado que el acusado había abierto una cuenta bancaria en el 2006, en la que recibía transferencias de otras cuentas sin autorización de los titulares. Estas transferencias eran realizadas por terceras personas, que usaban las claves de los clientes de los bancos sin permiso.


Una vez que recibía ese dinero, el acusado no lo retenía en su cuenta más de un día, y extraía esas cantidades para, posteriormente y en paquetes de un máximo de 3.000 euros, enviarlo por mensajería a otras personas en países del Este y Moscú. Previamente, detraía de esos envíos el diez por ciento del dinero en concepto de comisión.


Entre el dinero estafado, hay pruebas de que se sustrajeron casi 14.000 de la cuenta de Juan Carlos R.M. sin su consentimiento, que posteriormente fueron remitidas, en partidas de 3.000 euros, a varios destinatarios de Moscú.


Mientras que la Fiscalía pedía para el acusado una pena de dos años y medio de cárcel por estafa continuada -o alternativamente una pena de dos años por receptación continuada-- y 13.812 euros de indemnización para Juan Carlos R.M., el abogado de la defensa pidió la libre absolución de su patrocinado.


CONDENA


Una vez celebrado el juicio, el magistrado consideró probado el delito y tuvo en cuenta la atenuante de reparación parcial del daño, ya que el acusado abonó voluntariamente parte de las comisiones con las benefició al estafarle -unos 1.300 euros--. No obstante, además de la pena de 1 año y 9 meses de cárcel, el juez le impuso una indemnización por el resto de dinero adeudado, 12.477 euros, más intereses.


En la sentencia, Bardají desestima las atenuantes de confesión o arrepentimiento, y advirtió de que el acusado no podía alegar desconocimiento de que estaba llevando a cabo una actividad ilícita. Así, recordó que Juan José G.P., es una persona con cierto nivel académico y que él mismo, en un correo electrónico enviado a su jefe, reconoció que "podría tener problemas con Hacienda y ser acusado de evasión de capitales".

Enlaces recomendados: Premios Cine