12 de diciembre de 2017
12.12.2017

Malestar entre los usuarios del puente de A Barca tras la primera borrasca del otoño

Lamentan pasar a diario por un viaducto con la cubierta dañada y con una flagrante falta de iluminación -Hace ya diez meses que la Xunta supervisó la zona utilizando drones

12.12.2017 | 05:37
Un hombre pasa por una zona con la cubierta desprotegida. // R.V.

Mucho malestar entre los vecinos de Poio que utilizan el puente de A Barca a diario tras la primera borrasca del otoño, "Ana". La mayoría lo hacen para acudir a su trabajo o para trasladar a sus hijos al colegio, otros, simplemente, para ir al ayuntamiento vecino a hacer sus compras o pasear. Todos ellos comparten el enfado por el estado del viaducto, al que desde el invierno pasado le faltan varias planchas de la cubierta y en cuyo firme se forman incómodos charcos tras la lluvia que obligan a circular en eses y, en ocasiones, a aguardar a que otros peatones pasen para no mojarse el calzado.

"Nunca este puente estuvo tan mal como ahora, ni siquiera cuando no estaba parcialmente cubierto", asegura Arturo López, que lleva viviendo en San Salvador más de 40 años. Son los vecinos de esta parroquia los más afectados, ya que, por proximidad a Pontevedra, son los que pueden prescindir del coche para poder entrar en la capital caminando.

También lamentan el estado del puente aquellos que viven cerca de esa zona en el margen de Pontevedra y que acuden al centro comercial A Barca bien a hacer sus compras, bien a trabajar.

El principal problema es la cubierta. Los últimos temporales arrancaron varias uralitas, lo que provoca la entrada de lluvia por esos huecos, que, además, termina formando charcos. Pero también lo es, y mucho, la falta de iluminación, muy evidente para cualquiera que circule por el puente al anochecer. La gran mayoría de las lámparas no funcionan, especialmente las del margen del puente más próximo a Poio, lo que impide distinguir de noche a otros peatones a pocos metros de distancia, aumentando la inseguridad de la zona.

Tal y como confirmó la Consellería de Infraestructuras de la Xunta de Galicia, que es quien debe asumir las obras, el proyecto de reparación del puente de A Barca se encontraba a mediados del pasado mes de agosto en la fase final de su redacción y a la espera de la valoración técnica. Poco más de un mes después, aseguraba que básicamente los trabajos se centrarán en los actuales desperfectos y en el cambio de la estructura de madera que sujeta la marquesina, para lo cual se barajaban varios proyectos.

Hace ya diez meses que la Xunta realizó un estudio utilizando drones para conocer el estado exacto de la estructura del viaducto, más dañada precisamente a la altura de la autopista, donde hay zonas en las que faltan varias planchas próximas. Dos meses después la Axencia Galega de Infraestructuras informaba de que no se habían detectado "defectos estructurales" ni en el conjunto del puente ni en la marquesina que cubre las aceras en la PO-531.

La rehabilitación de la zona recibirá, según los presupuestos para 2018, una partida de 1,3 millones de euros con la que se pretenden resolver todas estas carencias.

La estructura de madera lleva ya un cuarto de siglo, tiempo suficiente de vida para este tipo de material, especialmente a la intemperie. Por el momento, ni desde el Concello de Poio ni desde el de Pontevedra han recibido novedades al respecto. "Sabemos lo que se ha ido publicando en prensa", coinciden en asegurar ambas partes. Ambos se encuentran a día de hoy a la espera de la decisión de la Xunta de Galicia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2017/2018

Calendario laboral 2018 en Galicia

Calendario Laboral 2018 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2017/2018 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine