08 de febrero de 2017
08.02.2017

El acusado de intentar matar a dos hermanas con un coche dice que "iba cegado por el sol"

Los peritos descartan esta posibilidad y creen que el atropello fue "voluntario" - El fiscal rebaja de 18 a 10 años la condena que solicita por un trastorno que padece el procesado

08.02.2017 | 02:53
El acusado, durante el juicio celebrado ayer en la Audiencia Provincial de Pontevedra. // Rafa Vázquez

"No las vi porque iba cegado por el sol". Esta fue la explicación que ofreció ayer un vilagarciano del barrio de A Torre, Juan P. R., acusado de intentar matar a dos vecinas suyas atropellándolas con un coche contra un muro. Así se lo explicó a las magistradas de la Sección Cuarta durante el juicio por estos hechos que ayer quedó visto para sentencia en la Audiencia Provincial de Pontevedra

Sin embargo, tanto las declaraciones de los testigos como las de los propios peritos desmontan esta versión. Los investigadores visitaron el lugar de los hechos y realizaron cálculos para determinar que en el vial en el que se produjo el atropello, orientado de norte a sur, el sol no incide sobre la calzada en el lugar exacto del incidente dado que se encuentra oculto por unas casas. Señalan que, si bien sí podía incidir en el conductor en un tramo anterior, este le daría "por la nuca o la oreja" y nunca frontal o lateralmente como para entorpecerle la visión. "La posibilidad de deslumbramiento es nula", afirmaron. Tan solo un perito propuesto por la defensa señaló que sí podría molestarle el sol en un tramo anterior al lugar del atropello, pero reconoció que nunca en el punto exacto del arrollamiento, dado que allí no es posible el deslumbramiento.

Juan P. R. también intentó justificar a preguntas del fiscal el hecho de que abandonase el lugar en su vehículo sin prestar auxilio a las dos mujeres. Afirma que se fue a su casa en que "no tenía teléfono" encima para alertar de lo sucedido y que por eso acudió a su vivienda para que pedirle a alguien que llamase a la Policía. La hermana del acusado ratificó en el juicio que Juan entró en casa diciéndoles que acababa de atropellar a dos personas en A Bouza.

Según la tesis que defienden tanto el fiscal como la acusación particular, Juan P. R. habría arrollado a las dos mujeres por la muy mala relación que mantenía con una de ellas con quien acumulaba numerosos pleitos. Ella le había denunciado en múltiples ocasiones por amenazas de muerte, lesiones, amenazas, daños o vejaciones. En el juicio reconoció que el acusado en alguna ocasión le tiró un palo o le llegó a escupir en la cara. Ese mismo día tenía que ir al juzgado. Es precisamente esta víctima la que menos datos pudo aportar sobre el atropello: "yo solo vi un reflejo rojo y luego ya estaba tirada en el suelo". Sin embargo, su hermana sí afirmó que vio perfectamente como el acusado era quien conducía el coche, que aceleraba y cambiaba bruscamente de dirección para arrollarlas contra el muro. Dice que le vio la cara y que "se estaba riendo".

No hay frenado

Los peritos de Tráfico que declararon en el juicio también creen que se produjo un acelerón y un cambio de dirección en el vehículo antes de arrollar a las dos mujeres y consideran que este se hizo "voluntariamente". Además, añaden, "no se aprecia maniobra de frenado".

El fiscal jefe de Pontevedra, Juan Carlos Aladro, solicitó una rebaja en la condena que reclamaba inicialmente para el acusado. Pasa de pedir 18 años de prisión por dos delitos de homicidio en grado de tentativa (9 años por cada delito) a reclamar una pena de 10 años de prisión (cinco por cada delito). Entiende que cabe un atenuante tras comprobar que el acusado padece un trastorno mixto de la personalidad que, entre otras cuestiones, provoca que responda de forma "impulsiva" a ciertos actos.

Un trastorno que afecta "ligeramente" a su capacidad volitiva a la hora de contener estos impulsos. Con todo, insisten los especialistas del Imelga, esto no le impide "saber lo que hace" y comprender las consecuencias de sus actos. También la defensa, que ejercen los letrados Eloy Artime y Carmen Ventoso, modificaron sus conclusiones para pedir que en el caso de ser condenado se aplique el atenuante de arrepentimiento espontáneo.

Las dos víctimas sufrieron lesiones de gravedad que provocan que arrastren secuelas hasta ahora. Un perito de la Guardia Civil incluso señaló que "no entendemos como pudieron salir adelante".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes Pontevedra

Ángel Iglesias "Después de Huesca queríamos jugar cuanto antes"

Ángel Iglesias "Después de Huesca queríamos jugar cuanto antes"

El extremo espera que el cambio de horario liguero no afecte al ambiente

El internacional de Sanxenxo llega a las rondas decisivas por el título

El internacional de Sanxenxo llega a las rondas decisivas por el título

Hoy se disputan los cuartos de final de los cuadros individuales

El Poio Pescamar acumula internacionales

El Poio Pescamar acumula internacionales

La joven Carolina Agulla volvió de Portugal con un empate y una victoria con la Sub17

Davor Cutura se va a Francia para jugar en el Limoges

Davor Cutura se va a Francia para jugar en el Limoges

La estancia del veterano jugador serbio de balonmano, Davor Cutura, en Pontevedra ha llegado a su...

Contundencia sin renunciar al fair play

Contundencia sin renunciar al fair play

El Pontevedra es el equipo que menos tarjetas amarillas ha recibido (17) junto al Fuenlabrada -...

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine