A Ferrería se llena de color y aromas

El "veroño" propone flores sorprendentes en el mercadillo de Difuntos, como los hibiscos

01.11.2016 | 02:55

Es el mercadillo más colorido y aromático del año y también el más nostálgico. Una vez más, A Ferrería fue el punto de encuentro de cultivadores y floristas de toda la provincia, que protagonizaron el tradicional mercadillo de flores de Difuntos, visitado por cientos de vecinos de la comarca para adquirir centros, ramos y otras composiciones con las que adornar tumbas y panteones. La novedad: el veroño ha variado la oferta, con flores poco vistas en otras ediciones como los hibiscos. Por lo demás, los centros volvieron a ser los más demandados, con precios a partir de 27 y hasta superar los 100 euros.

La tradición de ofrendar flores a los difuntos está documentada desde hace miles de años y se perpetuó en la Edad Media, cuando los cadáveres se velaban durante días y a fin de aromatizar el ambiente y camuflar el previsible olor. También con ese objetivo se quemaba cera, tradiciones que han perdurado hasta nuestros tiempos, si bien ahora transformadas en un delicado recuerdo a los seres queridos.

Este homenaje a la memoria de los difuntos se encarna desde ayer en A Ferrería en forma de miles de flores de todos los colores, formas y aromas: los llamados pompones, liliums, rosas, margaritas, sofisticadas orquídeas y, muy especialmente, los crisantemos, la flor por excelencia del día de Difuntos.

Su floración coincide con este momento del otoño (al menos en los años sin el veroño que vivimos actualmente) y su floración es muy breve, de modo que emula especialmente la fragilidad de la vida y la temporalidad de nuestro paso por el mundo.

Es no obstante una preferencia cultural, ya que en distintos países de oriente el crisantemo se identifica con la vida y es obsequiado en nacimientos y bodas. Ayer un buen ejemplar costaba alrededor de 80 céntimos en el mercadillo de A Ferrería, si bien los de menor tamaño, especialmente si se adquirían en ramo al final de la mañana, reducían el precio.

Por lo demás, los 145 puestos de venta volvieron a ofrecer todo un abanico de posibilidades para los distintos bolsillos. Además de los ramos, de nuevo tuvieron especial éxito los centros y la mañana fue un constante trasiego de personas portando estas composiciones: a 27 euros se vendieron las realizadas con pompones y claveles, que subían hasta los 40 en el caso de las rosas, lilium y margaritas "y después está lo que uno se quiera gastar", explica Luz Hermida, una de las veteranas vendedoras.

En su puesto, orquídeas, anthurium y rosas de sorprendentes colores (desde negras hasta las que incluyen diferentes colores) también servían de base para realizar arreglos en forma de corona o de cruz y cuyo precio se multiplica en función de la complejidad y la calidad de la flor.

Más de la mitad de los vendedores proceden del municipio, en su mayoría de la parroquia de Campañó, pero también de otros municipios de la provincia como Poio, Barro, Ponte Caldelas, Sanxenxo, Vilaboa, Ribadumia, Tomiño, A Guarda, Cangas, Moaña, Valga, Vilanova y Meis, según el listado que hizo público la Concellaría de Mercados.

No pocos de los cultivadores, especialmente varias abuelas, acudieron con sus nietos, aprovechando la jornada sin clases y que los pequeños disfrutan especialmente de las flores.

Los floristas y cultivadores iniciaron la instalación alrededor de las dos de la madrugada, a fin de que a primera hora todo estuviese listo para el arranque del mercadillo. Éste continuará hoy, si bien en una jornada que tradicionalmente cuenta con menos compradores y oferta.

El veroño ha posibilitado una de las novedades de esta edición, flores poco frecuentes en otoño como los hibiscos.

Y con A Ferrería, los otros grandes puntos de afluencia de la jornada fueron los cementerios, especialmente los de Lérez y San Mauro. A fin de facilitar el acceso y el estacionamiento, la Policía Local puso en marcha un dispositivo de tráfico en las inmediaciones de los dos camposantos.

En ambos casos se estableció un sentido único de la circulación. En el caso de San Mauro el acceso se realizó desde la calle San Mauro hacia Camposanto, impidiendo el acceso de coches desde Pintor Laxeiro y desviando el tráfico a la altura de la calle Ricardo Portela hacia Juan Carlos I.

Por su parte, en el caso de Lérez se permitió el estacionamiento en el acceso al cementerio y el aparcamiento. Los vehículos pueden entrar por el interior habitual en la zona de A Piolla y salir siguiendo esa misma vía hacia Outeiro, donde se accede nuevamente a la carretera de Campolameiro.

Ambos dispositivos se mantendrán hoy para seguir agilizando el acceso a los cementerios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes Pontevedra

Equipo Bar Pasaje, de Segunda División. // G. Santos
Imelfa se mantiene fiel a su cita con el gol

Imelfa se mantiene fiel a su cita con el gol

El segundo clasificado de Primera es el conjunto más goleador de la máxima categoría

Samuel González e Isabel Castro mandan en el circuito de Campañó

Samuel González e Isabel Castro mandan en el circuito de Campañó

El hipódromo de Campañó fue ayer pista de carreras para la celebración del ciclocross Concello de...

El derbi se queda en Fontecarmoa

El derbi se queda en Fontecarmoa

El Cortegada consigue superar al CB Arxil tras una mala segunda parte de las verdes

La ligas infantiles de Poio arrancan la competición

La ligas infantiles de Poio arrancan la competición

Los pabellones del IES Fontenla y de Lourido acogieron el pasado fin de semana la primera jornada...

El Cisne vuelve a sonreír en casa

El Cisne vuelve a sonreír en casa

Los blancos no ceden como locales y ganan con claridad tras un gran segundo tiempo

El Teucro empata en un final de locura

El Teucro empata en un final de locura

Los catalanes anotaron el último tanto en el último lanzamiento del encuentro

 
Enlaces recomendados: Premios Cine