Antes y después de diez años de evolución del territorio

Una década de presión urbanística en Pontevedra a golpe de clic

Un visor permite observar el impacto de infraestructuras y viviendas sobre el paisaje entre 2004 y 2014, así como las cicatrices del crack del ladrillo

30.08.2016 | 11:00

El Instituto Geográfico Nacional ha puesto a disposición de los ciudadanos una aplicación que resulta muy útil para comprobar la evolución de la ordenación del territorio en todo el país. Un visor permite comparar el estado del territorio entre 2004 y 2014. En Pontevedra salen a la luz fracasos urbanísticos como los de A Granxa o Tafisa, proyectos que mejoraron sensiblemente la capital como los de Campolongo o la humanización del centro o infraestructuras que cambiaron para siempre el paisaje como los polígonos industriales o los puentes de As Correntes y el de Las Palabras. También permite comprobar la presión urbanística sobre el litoral en Portonovo o como la ciudad crece sobre todo hacia el este, en A Parda.

El macronudo de Curro con y sin el polígono industrial

Diez años son un suspiro en la evolución de una ciudad pero a veces una década es suficiente para comprobar como la presión urbanística que se ejerce sobre el paisaje hace que éste cambie su configuración para siempre. A veces de lo hace de manera acertada (o más bien con un impacto asumible y necesario, en el caso de algunas infraestructuras), otras de forma desastrosa. En cualquier caso, son cambios que marcarán la fisonomía de un pueblo o de un paraje natural para siempre. En cualquier caso, las últimas décadas y especialmente los años de la crisis fueron un ejemplo de sacrificio del paisaje que tenía como único objetivo la búsqueda de un rendimiento económico que, para colmo, nunca llegó.

El pasado mes de junio el Centro Nacional de Información Geográfica, dependiente del Instituto Geográfico Nacional de Fomento, lanzó un nuevo visor en el que resulta realmente sencillo comprobar la evolución del paisaje en toda España entre 2004 y 2014. El visor es muy fácil de manejar y tiene una ventaja, que en una doble pantalla muestra directamente el estado más reciente del territorio y justo al lado como se encontraba hace apenas diez años.

Un paseo virtual aéreo por la comarca de Pontevedra permite comprobar de inmediato como ha crecido el nivel de urbanización de las villas, especialmente en el litoral. Un ejemplo es Portonovo, en donde se aprecia a simple vista el notable incremento en el número de construcciones que en solo diez años se levantaron en torno a su casco urbano.

El nivel de urbanización en Portonovo

En este paseo destacan algunas de las grandes cicatrices que dejó la crisis del ladrillo en la comarca. La polémica urbanización a pie de costa en A Granxa, entre Sanxenxo y Poio, muestra a este espacio del litoral prácticamente virgen en 2004 mientras que ahora se ha convertido en un laberinto de viales que dan servicio a una urbanización fantasma, dado que las 400 viviendas proyectadas nunca se llegaron a ejecutar.

También en la capital, Pontevedra, se aprecia como grandes proyectos urbanísticos no acaban de cuajar como es el caso de Tafisa. La imagen de 2004 muestra todavía la vieja fábrica de tableros, mientras que la ortofoto de 2014 descubre una amplia urbanización vacía, dado que los edificios que pretendián albergar 691 viviendas no acaban de levantarse como consecuencia de la crisis. Por lo menos, en este caso, el Concello ha logrado que los espacios públicos estén ya abiertos, aunque las parcelas privadas siguen mostrando un estado bastante descuidado.

Terrenos de Tafisa urbanizados pero sin edificios

No todo son fracasos, también hay algún proyecto urbanístico que sí se ha llevado a cabo y que ha transformado para bien la ciudad. En este apartado podríamos citar elba rrio de Campolongo. Las imágenes de 2004 muestran todavía el antiguo y lúgubre cuartel del Ejército así como sus terrenos abandonados, que contrasta, diez años después, con la urbanización actual en donde sí se llegaron a construir las grandes torres de viviendas que estaban proyectadas, así como el nuevo edificio de la Xunta y la sede de Hacienda.

También se aprecia el avance del modelo de ciudad en Pontevedra con calles y espacios emblemáticos como Rosalía de Castro o la plaza de España sin humanizar, entre otras muchas.

Desarollo de Campolongo

Las infraestructuras

Otra de las reflexiones que deja este paseo simultáneo sobre la Pontevedra de 2004 y la de 2014 es el impacto que tienen las tan demandadas infraestructuras sobre el paisaje y la ciudad. La nueva línea del AVE se abre paso por terrenos que antes eran campo entre Pontevedra y Vilagarcía pero también transformó de forma notable toda la zona este de la ciudad. Hace diez años una única pasarela cubría la línea del ferrocarril en 12 de Novembro y en las imágenes de 2014 ya se aprecia como gran parte de la línea discurre oculta por la ciudad del Lérez casi desde la estación de tren.

Vista aérea de la polémica urbanización de A Granxa

El nuevo nudo de O Pino, la variante de Marín y su rotonda de Placeres o el puente de As Correntes se suman ahora al paisaje pontevedrés con total normalidad y se echan de menos en la foto de apenas diez años antes. Un viejo y nostálgico Pasarón aguarda en 2004 a convertirse en el flamante nuevo estadio de hoy en día, aunque sin sospechar que va a costar el triple de los siete millones de euros que inicialmente se iban a invertir en su construcción. Un Pasarón que en 2004 aparece algo más solitario que el actual al encontrarse en una zona que tuvo un gran crecimiento urbanístico en la última década a lo largo de toda la calle Juan Bautista Andrade y que estiró el entramado urbano de Pontevedra más allá del Lérez hasta la rotonda de Médico Ballina.

La ciudad crece hacia el este
Pero si hubo una zona de la ciudad que experimentó un importante crecimiento urbanístico durante esta década es el barrio de A Parda y toda la zona este de la ciudad. A los cambios introducidos por el AVE ya comentados hay que sumar la construcción de un buen número de edificios o la urbanización del barrio de Valdecorvos. Todo esto se aprecia de forma evidente en el visor, como también ocurre, en menor medida, con Monte Porreiro, Eduardo Pondal o la Avenida de Vigo.

Este viaje por el vistor del Instituto Geográfico Nacional permite constatar que los cambios son menores en las parroquias del rural de Pontevedra, algo que explica como en diez años el centro de la ciudad ha ganado más de 5.500 vecinos (un 9,6%) mientras que el rural cuenta ahora con 1.300 habitantes menos (un descenso del 6%).

En Marín, el Puerto se muestra en 2004 en fase de ampliación pero sin apenas muchas diferencias con 2014.

Monte Porreiro y el punte de As Palabras

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine