Suscriptor

La paradoja del lago de Castiñeiras

La prohibición de asar ha acabado por empeorar la situación del parque

13.07.2016 | 02:36

El lago de Castiñeiras sigue a la espera de la instalación de los nuevos asadores adaptados a la normativa de incendios. El Concello de Marín debería haberlos colocado el 1 de julio, tras el acuerdo con la Xunta y la Fundación Lago de Castiñeiras alcanzado el pasado mes de marzo. La Xunta prohibió las barbacoas en 2006, lo que frenó la afluencia de visitantes. Desde entonces el estado de abandono ha ido en aumento. Las comunidades de montes denuncian la inacción de las administraciones públicas y la de San Martiño de Vilaboa negocia ya de manera unilateral con el ente autonómico.

La madera negra de Tasmania posee un nombre más aterrador que el del diablo con el que comparte origen....

Hazte suscriptor

Para continuar leyendo... suscríbete Suscríbete si aún no eres suscriptor

O utiliza un bono de los todavía que tienes pendientes aquí
0.5 euros
3.99 euros
Consulta otros tipos de suscripción »
Teléfono de atención al cliente: 902 767 117 Correo electrónico Preguntas Frecuentes
Enlaces recomendados: Premios Cine