Francisco Lozano: "Algunos políticos tendrían que saber lo que es trabajar en una fábrica 8 horas"

El exdelegado de Facenda ha escrito la novela sobre la corrupción "A tiro hecho"

14.05.2016 | 06:06
Francisco Lozano, en el parque de Las Palmeras, con un ejemplar de su novela. // Rafa Vázquez

El paro, la corrupción y el engaño de las entidades bancarias son los ingredientes con los que Francisco Lozano adereza su novela "A tiro hecho", una historia que no hubiera creado si la crisis no hubiera sacudido a España. "Hace cincuenta años, la mayoría de la plantilla de una empresa era fija. Ahora parece que hay que cambiar de empleo como en Estados Unidos", critica. En su opinión, deben darse los "elementos administrativos y políticos que pongan fin a la corrupción".

-¿Qué nos vamos a encontrar en "A tiro hecho"? ¿Es un thriller, novela de suspense??

-No nos vamos a encontrar ninguna sorpresa porque no está basada en hechos reales, es pura ficción. Cualquier parecido con algún hecho es mera casualidad. El lector se va a encontrar escrito ese ambiente que hemos vivido y seguimos viviendo sobre la corrupción. Algo más importante todavía son las consecuencias de esta situación económica de capitalismo financiero atroz que echa al paro a la gente sin ningún tipo de miramiento. Nos vamos a encontrar la desesperación del paro, la desvergüenza de la corrupción y a unos políticos más empeñados en conseguir sus propios intereses que en hacernos ver una ideología. En la novela, el personaje llamado Venero se encuentra con la desesperación del paro, engañado por las preferentes.

-Venero podría ser cualquiera de nosotros?

-Las ideas surgen y empiezas a echar los cimientos. Y sobre esos cimientos empiezas a construir. Cuando ya tenía creado a ese personaje, conocí a un familiar de unos amigos de la edad de Venero que se encontraba en paro. A partir de ahí, ya me parecía como que algo de la realidad se metía en la ficción.

-¿Pretende ser una novela de denuncia?

-La verdad es que yo no pretendo nada, solo plasmar sobre el papel una situación. No tengo ninguna intención, es simplemente que no soy capaz de estar al margen de esta situación. Son momentos en los que uno ve algo. A mí me gusta observar. En todo caso, pretende gustar a los lectores.

-¿Cómo comenzó su afición por la escritura?

-A través de los libros de mi hermano. Cuando leí "Guerra y Paz" se me quedó muy dentro y comencé a escribir relatos.

-Esta novela es la primera que publica.

-Me ha costado mucho trabajo publicarla. Posiblemente haya sido por la temática, que sigue de actualidad. Si se hubiese solucionado la llamada crisis, a lo mejor se quedaba sin ver la luz. Todo el mundo se dedica a otras cosas, ahora nadie se preocupa por ello. Es la globalización.

-¿Hemos salido perdiendo con ella?

-La Unión Europea, que era una esperanza, no es más que la voluntad de Alemania, que, a su vez, es la voluntad de Estados Unidos. Y, realmente, detrás de la voluntad de un país no hay tal voluntad, hay unas empresas muy grandes que no sabemos quiénes son. Son grupos de inversión y al final...

-¿Quién lo paga?

-Los ciudadanos. Hace cincuenta años, en una empresa la mayoría de la plantilla era fija. Ahora parece que hay que ir cambiando de trabajo como en Estados Unidos. Ahora te aconsejan que te hagas un plan de pensiones para asegurarte la jubilación. Entonces, ¿para qué quiero yo al Estado? Nos quieren vender que es más barata la gestión privada, y es un cuento chino. La que es más barata es la pública porque no pretende obtener beneficios.

-¿De qué modo le influyó su trabajo como delegado de Facenda?

-Aquí no hay nada de mis trabajos anteriores. Hombre, cuando hablo de economía es porque la he estudiado.

-Pero hay corruptos en la novela.

-Sí, los hay, pero no tienen ni nombre ni apellido.

-¿Son políticos?

-Los hay políticos y no políticos. Corruptos y corruptores están cortados por el mismo patrón.

-¿Los llegó a ver en su trabajo?

-Siempre tuve la suerte de vivir una situación normal. Siempre he sido feliz en las distintas etapas laborales.

-¿Nunca se vio en una tesitura complicada?

-No. Nunca. A lo mejor estaban a mi lado. En mi trabajo he sido feliz, pero como lo pudo haber sido un pintor o un fontanero.

-¿Es más fácil ser ahora corrupto que antes?

-Se tiene que dar una caldo de cultivo. Por ejemplo, cuando la época del ladrillo, se movía mucho dinero. Hay personas a las que no nos gusta llevar mucho dinero en el bolsillo, porque pesa. Tiene que haber elementos administrativos y políticos que pongan fin a la corrupción. La democracia trajo la libertad política, pero con el tiempo no se pusieron los filtros ni controles para evitar eso que ya se sabía que podía suceder.

-¿Es culpa de los políticos?

-Los políticos de antes tenían discursos ideológicos, pero los de ahora no.

-Pero esa corrupción ha ido a más.

-Los halagos comienzan a encumbrar a las personas. El corrupto tiene algo en su forma de ser.

-¿Por qué en España hay más facilidad para defraudar que en otros países?

-No puedes defraudar a Hacienda, igual que no puedes engañar a la Seguridad Social ni irte sin pagar unos calcetines de una tienda. A eso es a lo que hay que acostumbrarse.

-Pero aquí se acostumbran a lo contrario...

-Porque tenemos políticos que se llevan el dinero a Panamá para pagar menos impuestos y consideran que no han hecho nada malo. Esas personas no se pueden dedicar a la política. Tienen que ponerse a trabajar en una fábrica para que sepan lo que es un salario ganado estando de pie ocho horas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine