Seis años de trabajo en Salcedo permiten regenerar cien hectáreas del monte devuelto por Defensa

El canon del Ministerio por la base militar sirvió para plantar más de 25.000 árboles y recuperar el patrimonio de la parroquia

08.05.2016 | 03:15
Los molinos de Batán, recuperados por los comuneros. // R. Vázquez

Las motivaciones de los comuneros para reclamar la devolución de los terrenos que ocupan estas infraestructuras son múltiples, aunque en la mayoría de las ocasiones, su intención es mantener la actividad de estas instalaciones públicas de las que ellos mismos, como vecinos, son beneficiarios en la mayoría de las ocasiones. Por ejemplo, en el caso del hospital de Montecelo, su intención era salvaguardar su carácter cien por cien público, como parece que finalmente va a suceder.

En Salcedo, Figueirido y Vilaboa, lo que movió a los vecinos a reclamar la titularidad de los terrenos de la Brilat fue la necesidad de articular una convivencia pacífica y saludable entre la actividad de los militares y los vecinos de la zona. Los soldados se habían adueñado del monte vecinal en el que casi que se prohibía la entrada a los comuneros mientras los militares campaban a sus anchas. Esto es ya pasado. La demanda judicial fue clave para que los dirigentes de la base se dieran cuenta de que era necesario establecer un diálogo con los vecinos, así como unas normas de convivencia. Hace ya más de un lustro que las relaciones se normalizaron y los vecinos aseguran que aquellos encontronazos quedan ya lejos en la memoria.

La sentencia judicial sirvió, en todo caso, para redimensionar la base y dar el empujón definitivo a un acuerdo que permitió a los militares disponer de un espacio en el monte adecuado para realizar sus ejercicios y a los vecinos recuperar 172 hectáreas, de las que 72 se cedieron a Defensa para su uso militar a cambio del pago de un canon anual. El resto, volvieron a manos de los vecinos. Según explica Fernando Pintos, presidente de la comunidad de montes de Salcedo, este acuerdo permitió que desde el año 2010 se hayan regenerado estas cien hectáreas de monte, eliminando los campos de maniobras que los militares habían construido de forma indiscriminada en algunas zonas y plantando principalemente especies autóctonas y frondosas. En total, se han plantado a lo largo de esos años 25.000 árboles. Pero es que además, se ha financiado con recursos de los comuneros la restauración de elementos del patrimonio arqueológico y etnográfico de la parroquia, como los molinos de Batán; o se han limpiado camino y abierto sendas que permiten disfrutar del bosque o que llevan hasta petroglifos que han sido adecentados. Se trabaja para poner en valor yacimientos arqueológicos o se restauró la sede de la propia comunidad de montes "que estaba bastante abandonada", explica Pintos.

Subvenciones a colectivos

Además, el dinero procedente del canon que abona Defensa revierte también directamente en colectivos de la parroquia, dado que los comuneros reparten el 5% de sus ingresos (9.000 euros) entre asociaciones de la parroquia que participan activamente en la vida cultural, artística y deportiva de la parroquia; así como en la recuperación de su patrimonio patrimonial y etnográfico. "El monte hoy está lleno de gente", explica Pintos, de tal forma que ahora estos terrenos están abiertos al disfrute de todos los pontevedreses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine