"Cada vez hay menos semáforos con señales acústicas"

El grave accidente de un invidente llama la atención sobre las barreras que deben superar cada día en la ciudad, desde maceteros, terrazas o toldos bajos, a obras mal señalizadas, mobiliario urbano y semáforos que son un peligro

22.06.2014 | 01:07
Lorenzo, en el paso de peatones de Reina Victoria, en el que calzada y acera no se distinguen.

La caída desde tres metros de altura al interior de un transformador subterráneo de Fenosa de un invidente, que resultó herido grave, llama la atención sobre los múltiples obstáculos y peligros con los que se encuentran las personas invidentes cada vez que salen a la calle. La directora de la ONCE en Pontevedra destaca que simples maceteros, terrazas de bar o incluso semáforos que no cumplen de todo su función se pueden convertir en un gran problema. Aunque la administración puede velar por incorporar mejoras de accesibilidad, destaca que lo más importante es la concienciación de las personas.

Pontevedra se despertaba el pasado lunes con el sobresalto de un grave accidente que sufrió un vecino de esta ciudad que es invidente. Teodoro, muy conocido entre los afiliados a la ONCE en la ciudad, se precipitaba desde una altura de tres metros al interior del registro de una subestación de Fenosa que estaba abierto por unas obras de mantenimiento. El resultado, una fuerte conmoción cerebral, politraumatismos, varias costillas rotas y una investigación abierta para conocer si la obra estaba bien señalizada. Por suerte, Teodoro se recupera satisfactoriamente de estas lesiones.

Su accidente sirve para llamar la atención sobre los numerosos obstáculos con los que se encuentran las personas con problemas de visión a la ahora de circular por la ciudad. Un objeto que para alguien que ve perfectamente no es más que una maceta o una terraza de un bar, para un invidente es un obstáculo, y muchas veces un auténtico peligro, como el propio Teodoro ya había advertido en múltiples ocasiones.

Basta con dar un pequeño paseo por Pontevedra acompañando a la directora de la ONCE en la ciudad, María de los Ángeles Lorenzo, para que aquellos que conservamos la visión abramos realmente los ojos y se nos manifiesten los muchos peligros a los que se enfrentan cada día las personas invidentes. "La verdad es que para un ciego salir a la calle es toda una aventura", explica María Lorenzo. Nada más dar los primeros pasos aparece la primera barrera, la terraza de un bar. María Lorenzo conserva un rastro de visión y camina sin bastón, pero para la mayoría de los invidentes ésta es la principal herramienta para guiarse por las calles de la ciudad. Las fachadas de los edificios son su principal punto de referencia y por eso la instalación de las mesas de una terraza de un establecimiento hostelero pegadas a la pared del edificio se convierten en una complicación para una persona invidente. No solo son un obstáculo, también provocan que pierdan la referencia de la pared con su bastón. A veces, también ocurre que el espacio que dejan los veladores para transitar por la calle es mínimo. "A todos nos gusta disfrutar de un café en una terraza, y no tenemos nada contra los dueños de las cafeterías, pero dejar el espacio suficiente para pasar no cuesta nada y nos ahorra muchos problemas", explica la directora de la ONCE en Pontevedra.

Maceteros, rampas de acceso para minusválidos que se internan en las aceras (deben iniciarse siempre en la puerta de los establecimientos), planchas de hierro que cubren las obras o losetas desprendidas en las aceras son otros obstáculos que se encuentran a menudo. Un toldo de un comercio a la altura de la cabeza de una persona e indetectable para un bastón, puede también acabar causando un fuerte golpe en la cabeza a una persona invidente.

María Lorenzo cree que aunque las administraciones podrían mejorar la accesibilidad de las ciudades para las personas invidentes, la mayoría de los obstáculos con los que se encuentran se podrían solventar solo con una mayor sensibilización por parte de la población. "Fundamentalmente se trata de un problema de concienciación", explica. "La gente debe darse cuenta de que si deja su coche estacionado, todo o en parte, sobre un paso de peatones, una persona ciega no tiene porqué saber que está ahí". Peor todavía si se deja un vehículo, como ya le ocurrió a Lorenzo alguna vez, con alguna puerta abierta o con parte de su carga sobresaliendo al exterior. "En una ocasión me golpeé en la cabeza con los tablones de un coche que salían por fuera hacia la acera", explica. Lo mismo sucede con las motos aparcadas en plena acera (algo muy frecuente en Pontevedra, dice) o las bicicletas tiradas en el suelo. Entre las personas invidentes residentes en Pontevedra se avisan de los múltiples obstáculos que van detectando por las calles de la ciudad, como ocurre estos días con una zanja sin protección al lado de la acera camino de la estación de autobuses, o un socavón de una obra mal señalizada. Estos últimos son quizá los más peligrosos. "Me he encontrado con socavones, algunos incluso con operario dentro, señalizados solo con conos o con unas cintas plásticas que no detecta un bastón y en las que te desvías un poquito y te caes dentro", señala.

María Lorenzo reconoce que aunque la concienciación ciudadana es quizá la base para evitar muchos de estos problemas, también hay mejoras en las que se podría involucrar la administración. Reconoce que, aunque el Concello sí tiene en cuenta en muchas ocasiones la voz de la ONCE a través de la Plataforma para la Accesibilidad, en la que tienen voz y voto, cree que "la ciudad es muy accesible para las personas en silla de ruedas pero no tanto para los ciegos". En el caso de los semáforos, por ejemplo, "cada vez hay menos preparados con señales acústicas". Además, señala la importancia de respetar los pavimentos rugosos que indican a los invidentes la presencia de pasos de peatones en las aceras y alerta de la problemática de algunos semáforos, como los bolardos de Reina Victoria junto a la Audiencia. Además de no contar con señal acústica, en este paso de peatones el suelo es uniforme de tal forma que no distingue entre zona peatonal y calzada y puede provocar desorientación. "Puede ocurrir fácilmente que crees que has acabado de cruzarlo cuando realmente sigues caminando por la carretera". A veces tienen problemas con el mobiliario urbano que no está instalado de forma uniforme.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes Pontevedra

Iván Martín (en el centro) con el Valladolid B. // Víctor Álvarez
Iván Martín, refuerzo para el ataque

Iván Martín, refuerzo para el ataque

El Pontevedra firma al delantero, que ocupa ficha Sub23, y deja la ficha senior disponible para...

El Ofisgón cambia Moaña por Marín

El Ofisgón cambia Moaña por Marín

El equipo que milita en la segunda nacional ha fijado su sede en el colegio San Narciso

Marín se enorgullece de sus taekwondistas

Marín se enorgullece de sus taekwondistas

El Ayuntamiento de Marín, con su alcaldesa María Ramallo al frente, recibió...

El Pontevedra ficha al delantero Iván Martín

El Pontevedra ficha al delantero Iván Martín

Los granates refuerzan el ataque antes de comenzar la temporada y dejan una ficha senior...

El Pontevedra deja escapar a Ígor

El Pontevedra deja escapar a Ígor

El veterano delantero brasileño, que se había ofrecido al club granate, ha firmado por el Boiro...

Jugador de Asobal y también Youtuber

Jugador de Asobal y también Youtuber

El teucrista Edu Moledo se abre un canal de videojuegos en esta red social

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine