Un vecino de Bueu pasará diez años en prisión por abusar sexualmente de su hija

Los asaltos se iniciaron cuando la joven tenía trece años y se sucedieron a lo largo de un lustro - La Audiencia le impone también 10 años de alejamiento y 5 de libertad vigilada

11.04.2014 | 01:10

La Sección Segunda de la Audiencia de Pontevedra condenó ayer a un vecino de Bueu a diez de años de prisión por un delito continuado de abusos sexuales contra su propia hija, que tenía trece años cuando se convirtió en víctima de los deseos libidinosos de su progenitor. Una situación que se prolongó durante más de cinco años.

El tribunal además le prohibe aproximarse a menos de 100 metros de distancia de la chica y mantener cualquier tipo de contacto o comunicación con ella durante diez años y añade una pena adicional de cinco años del libertad vigilada una vez cumpla su condena en un centro penitenciario.

La sentencia dictada ayer es firme al reconocer el bueuense los hechos imputados y aceptar la pena planteada por el Ministerio Fiscal, que descartó en sala el segundo de los delitos recogido en el escrito de acusación inicial: utilización de menores de edad para elaborar material pornográfico por el que este hombre se enfrentaba a una segunda pena de siete años de privación de libertad.

La vista oral desarrollada ayer a puerta cerrada en la Audiencia Provincial fue muy breve dado la aceptación de los hechos y de la pena por parte del acusado. Tal como puntualizaban fuentes de la Fiscalía de Pontevedra, no se puede hablar de una sentencia de conformidad en sentido estricto ya que para que se pueda producir un acuerdo de estas características la sanción inicial planteada no puede superar en ningún caso los seis años de privación de libertad.

De acuerdo con el relato de hechos del Ministerio Público, el hombre, "aprovechándose de la autoridad e influencia que ejercía como padre y con el ánimo satisfacer su atracción sexual", abusó de su única hija durante más de cinco años, sometiéndola a todo tipo de tocamientos, penetraciones, felaciones, obligándola a ver vídeos pornográficos e instándola a protagonizar ella misma escenas de marcado carácter sexual para que se las enviara vía telemática cuando estaban separados.

Domicilio familiar

Los abusos sexuales se cometían en el domicilio familiar cuando la madre de la niña no estaba en la casa que compartían en la localidad del Levante español a donde se habían trasladado en el año 2006 en busca de una oportunidad laboral. Fue en este momento cuando comenzaron los asaltos de índole sexual a la entonces menor.

La chica, aparentemente por falta de adaptación en su nuevo hogar de la costa levantina, regresó tres años después a su Bueu natal para vivir con su abuela y fue aquí, cuando ya habían pasado más de cinco años desde el inicio de su particular infierno y cuando se sentía integrada en su entorno, con el respaldo de sus profesores y tras recibir ayuda psicológica plantó cara a la situación que arrastraba y denunció a su padre. Para entonces era ya el mes de mayo de 2012.

Las diligencias se abrieron tras la presentación de la denuncia presentada por la víctima en el Juzgado de Instrucción número 1 de Marín y aún no había pasado un mes cuando desde esta instancia judicial se dictó un auto que prohibía expresamente al entonces acusado y hoy condenado a diez años de prisión a acercarse a menos de cien metros del lugar en el que estuviese la adolescente y a comunicares por cualquier medio con ella. Este auto de alejamiento nunca fue revocado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2017/2018

Calendario laboral 2018 en Galicia

Calendario Laboral 2018 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2017/2018 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine