FÚTBOL - SEGUNDA DIVISIÓN B

La reacción final no fue suficiente

El Pontevedra no pasó del empate ante el Lugo - Los visitantes, que se adelantaron en el marcador, pudieron sentenciar tras el descanso-Los granates despertaron con los cambios, pero ya fue tarde

01.12.2008 | 00:00
Turiel supera en el salto a la defensa del Lugo y marca el gol del empate para el Pontevedra en el derbi de ayer en Pasarón. Turiel supera en el salto a la defensa del Lugo y marca el gol del empate para el Pontevedra en el derbi de ayer en Pasarón.

PONTEVEDRA 1 - 1 LUGO

PONTEVEDRA

Saizar, Ormazábal, Pelegrina, Vázquez, Bermudo, Jonay, Turiel, Jorge Rodríguez, Dul (Danilson, minuto 79), Yuri (Capelo, minuto 87), Yago (Tigrao, minuto75).

LUGO

Javi Muñoz, Mauro, Aira, Garmendia, Pablo Ruiz, Manu, Tornero (Sergio, minuto 86), Alberto García, Rubén Durán, Rubén Arroyo (Rubén Pardo, minuto 69), Losada (Dani Cancela, minuto 89).

Goles: 0-1, Minuto 38: Losada. 1-1, Minuto 61: Turiel. Árbitro: Javier González Arévalo, del comité gallego. Amonestó a Turiel, por parte local y a Garmendia, Pablo Ruiz, Rubén Durán y Dani Cancela, por los visitantes.

víctor méndez  Pontevedra

El choque de la decimoquinta jornada de liga en el grupo I de la Segunda B deparó un gran duelo de estrategias que se pudo decantar hacia cualquiera de los contendientes. El Pontevedra y el Lugo firmaron tablas en un derbi muy interesante que midió las pizarras de dos técnicos gallegos, Rafa Sáez y "Fonsi" Valverde, que jugaron sus bazas con pericia.

La primera parte tuvo alternativas. Sáez propuso un novedoso sistema con tres centrales y dos carrileros profundos, con la idea clara de ocultar las carencias en el juego por bandas a causa de las conocidas bajas. Valverde decidió apostar por la presión en tres cuartos de campo para dificultar la salida del balón de los locales, con un buen resultado hasta que a los suyos le fallaron las fuerzas.

El Pontevedra tenía más el balón, pero Jorge Rodríguez estaba desubicado y no tomaba las riendas (tuvo que jugar de falso interior derecho). La mejor oportunidad fue para Yago, que reemplazó en el once al tocado Tigrao y tuvo una gran ocasión para reivindicarse tras un buen pase de Jonay. Su control fue excelente, pero no supo meter la puntera para definir a tiempo.

El Lugo robaba balones en la zona de construcción ante las dudas de Turiel y de Jorge y la inconsistencia de Dul, que no recogió con firmeza el capote que le tendió Sáez.

El tramo final del primer tiempo ganó en emoción con las jugadas a balón parado. En el minuto 38 llegaría el gol visitante tras un grave error de la zaga pontevedresa a la salida de un córner. El balón se paseó entre las líneas defensivas a media altura y fue cabeceado sin oposición por el veterano Losada.

La zozobra invadía Pasarón, pero la película de los primeros 45 minutos tendría un nuevo clímax.

El equipo de Rafa Sáez perdió el sitio por completo y la retaguardia estaba noqueada. En el minuto 44 el visitante Rubén Arroyo firmó la jugada del partido y se plantó ante Saizar tras penetrar por el centro como Pedro por su casa. Se quiso coronar con una "Raulina" y envió la ocasión al limbo. Antes de tomar el camino de los vestuarios llegaría la acción polémica del encuentro. Pelegrina remata a la red un saque de esquina de Jonay muy cerca de Javi Muñoz. El árbitro da gol, pero incomprensiblemente atiende las indicaciones de su asistente y señala falta sobre el meta (el primer colegiado estaba a 10 metros y el juez de línea a 35 de la jugada). Protestas en la grada y descanso.

La segunda mitad fue mucho más vistosa. Sáez pidió a Rodríguez más implicación en la construcción, y el de Cee intentaba distribuir desde la derecha. Valverde sabía que estos instantes marcarían el partido, y ordenó una presión asfixiante sobre Turiel en la medular. Fruto de ello, el Lugo recuperó dos balones que se convirtieron en puñales para la sentencia. En ese momento surgió la figura de Mikel Saizar, que con varias intervenciones providenciales salvó los muebles cuando su equipo más lo necesitaba.

En el minuto 60 llegaría la jugada que daría lugar al empate local. Una de las pocas ocasiones en las que Yuri lograba desbordar a su par por la derecha concluyó en falta cerca del banderín de córner. Jonay lanzó y Turiel no perdonó en el primer palo en una de sus especialidades, el remate de cabeza.

La última media hora se convirtió en un monólogo del Pontevedra, que mostró sus credenciales con cierto retraso. Las bajas, el frío y el respeto por el rival pudieron influir, pero lo cierto es que los de Sáez no fueron fieles a sí mismos hasta este momento. Yuri tuvo la mejor ocasión en una contra, pero envió el esférico ligeramente alto.

El cansancio del Lugo tras una hora de intensa presión y el aire fresco de los cambios (Tigrao y Danilson jugaron el último cuarto de hora) provocaron unos minutos finales de agobio para la meta visitante. Sin embargo, la reacción granate fue tardía y el gol del triunfo no llegó en esta ocasión.

Con este resultado, eso sí, los de la ciudad del Lérez conservan su plaza entre los cuatro primeros y mantienen la imbatibilidad del estadio de Pasarón.

Sin embargo, en el derbi de ayer se escapó una buena ocasión para dar un golpe sobre la mesa en un momento importante de la temporada. Nueve puntos siguen siendo la renta del líder, el Real Unión de Irún.

noticias de FARODEVIGOMapa web
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Faro de Vigo