Un perito informa sobre el atentado ecológico de junio de 2009

El mayor vertido al río Barbaña mató especies amenazadas y causó 250.000 euros en daños

La contaminación del agua elevó los niveles permitidos a 8 veces más de manganeso, 28 más de hierro, 120 de cobre y 200 de zinc -El estudio de un biólogo, clave para cerrar el caso 7 años después, ratifica que hubo mortalidad masiva

15.05.2016 | 06:16
El vertido esquilmó la fauna del Barbaña y afectó a un tramo de 5 kilómetros del río. // FdV

El 24 de junio de 2009, un vertido industrial en el río Barbaña que no fue frenado por la depuradora de San Cibrao das Viñas causó una devastación a lo largo del tramo de 5 kilómetros entre la planta de tratamiento y la desembocadura del afluente en el Miño, bajo el puente del Milenio de Ourense. Un biólogo acaba de aportar al juez que investiga el caso, desde hace 7 años, un informe que documenta el impacto de la contaminación en la fauna y el agua. Además, el estudio del perito hace una valoración económica de uno de los mayores atentados ecológicos registrados en la provincia de Ourense. El experto constata que el vertido mató a especies piscícolas catalogadas como vulnerables (una, incluso considerada en peligro de extinción) y que provocó en torno a 250.000 euros en daños. Murieron 17.013 ejemplares de peces.

La investigación nunca localizó a la empresa responsable del vertido, que alteró la composición tolerable del agua. El laboratorio reflejó valores 8 veces superiores a lo permitido de manganeso; 28 de hierro, así como elevadas concentraciones de metales pesados: 120 más de cobre y casi 200 más de zinc de lo debido. A falta de autor directo, cuatro personas de la empresa que gestiona la depuradora han pasado por el juzgado y continúan investigados por un posible delito contra los recursos naturales y el medio ambiente, en la modalidad de imprudencia grave, tipificado con entre 1 y 2 años de cárcel y multa de 4 a 8 meses.

Espina y Delfín, la empresa que la gestiona, sería responsable por omisión. En 2009, la planta carecía de un conductivímetro, que habría frenado el vertido, pese a que estaba obligada a tenerlo tal y como establecía el permiso del organismo de cuenca. La contaminación se habría evitado con ese sistema y activando el "tanque- pulmón" (para eliminar el tóxico con sosa en un proceso físico-químico).

Sanción al Concello en espera

El concello de San Cibrao sería el responsable civil subsidiario. Antes del fatídico vertido, el concello había sido sancionado en tres ocasiones por incumplir los parámetros de vertido y por falta de controles analíticas. La contaminación al Barbaña no se ha frenado pese a las mejoras implementadas por la Diputación. Los tres principales polígonos industriales que orilla -San Cibrao, Pereiro y Barreiros- son su principal amenaza. La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil no prevé completar el saneamiento hasta dentro de un lustro, una vez ejecutada una inversión global de 17 millones, la mayoría con cargo a un plan europeo.

Por el grave episodio de 2009, el Concello se enfrenta a una posible sanción de 300.506 a 601.012 euros, al tratarse de una infracción muy grave. El expediente está suspendido hasta que la vía penal finalice, con sentencia o archivo.

El estudio del biólogo, una ampliación de un primer examen realizado en 2012 y que la Fiscalía solicitó al juez en octubre de 2015 -se demoró porque la Xunta tardó en pagar el primer encargo 3 años-, es clave para poder cerrar el caso tras 7 años, después de varios autos de archivo que fueron revocados por la Audiencia Provincial. Con todo, advierte de que las "limitaciones" presupuestarias e incluso la "inexistencia de documentación para analizar la mayor parte de los extremos que se requieren" han complicado su tarea. El biólogo se sirve de los informes de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, el Seprona de la Guardia Civil de Ourense y la Dirección Xeral de Avaliación e Calidade Ambiental. Estas son las conclusiones principales del informe aportado al juez:

| 5 km de ecosistema, afectados. Ocho meses después del vertido, en febrero de 2010, "las poblaciones de peces apenas mostraban síntomas de recuperación", tal y como informó Conservación da Natureza. El ecosistema afectado fue de 5 kilómetros, desde la depuradora de San Cibrao hasta la desembocadura en el río Miño.

| Mortalidad de especies de interés. La especie más relevante entre los 17.013 peces muertos fue el espinoso. El biólogo recuerda que está considerado como una especie en peligro de extinción, según una publicación del ministerio de Medio Ambiente. El vertido también causó mortalidad de otras 4 especies piscícolas catalogadas con la categoría de amenaza vulnerable: la anguila, la boga, la bermejuela y la trucha. "Es muy probable que el vertido acabase con toda la fauna invertebrada acuática existente" en ese trecho, añade el perito judicial. Además, considera muy "probable" la mortalidad "masiva" de ciertas especies de anfibios, como la rana ibérica, catalogada como vulnerable; así como de algunos reptiles "y posiblemente algún mamífero como la nutria".

| Impacto "muy grave" en el agua. La Confederación Hidrográfico hizo mediciones tras el vertido. El laboratorio halló valores fuera de los límites: PH muy ácido, niveles elevados de aluminio, Demanda Química de Oxígeno (DQO), sólidos en suspensión, amonio, fósforo, níquel y cadmio. Los valores de manganeso eran 8 veces superiores al permitido; los hierro, 28 veces mayores. La contaminación disparó la concentración de aceites, grasas y metales pesados: 120 veces más de cobre y casi 200 más de zinc. El perito no dispuso de "información detallada" para valorar la incidencia del vertido en aguas subterráneas, "si bien su existencia puede considerarse cierta por la infiltración de aguas superficiales".

| Las cuantías del daño ecológico. La Confederación cifró en casi 220.000 euros los daños a la calidad del agua, más un canon de control de vertidos de 4.200 euros. Como sanción muy grave, el Concello de San Cibrao se enfrenta a una posible sanción de 300.500 a 601.000 euros (la vía administrativa está en suspenso hasta que la vía penal se cierre). El Concello de Ourense gastó unos 3.500 euros en limpieza de cadáveres de peces y otros residuos. El perito cifra en casi 17.000 euros los daños sobre la fauna piscícola catalogada. La mortalidad del espinoso supone una infracción grave de una ley gallega, sancionada con multas de 6.000 a 60.000 euros.




Haz click para ampliar el gráfico

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine