El presunto asesinato del vino envenenado (segunda parte)

José Luis Lamelas, libre tras tumbar el Supremo su condena inicial, vuelve al banquillo ante un nuevo jurado por la muerte de un convecino, un viejo socio que se convirtió en enemigo

19.05.2013 | 00:00
José Luis Lamelas volverá en una semana al banquillo, año y medio después del primer juicio con jurado que anuló el Supremo. // Brais Lorenzo
José Luis Lamelas volverá en una semana al banquillo, año y medio después del primer juicio con jurado que anuló el Supremo. // Brais Lorenzo

Felisindo regresó el 24 de noviembre de 2009 a su casa de Castro de Escuadro, una recóndita aldea de la agreste montaña de San Mamede, en Maceda, tras dedicarse como cada día a alimentar al ganado. Era jornada de batida y se encontró una escena con restos de lo que parecía una merienda de cazadores transcurrida y una bolsa olvidada. Había alimentos de su gusto y una botella de vino encorchada. Felisindo se la llevó. De vuelta a casa un solo sorbo, con sabor a vinagre, lo condujo a una muerte cruel. "Voy a morir como un perro envenenado", manifestó a su esposa, impotente, en un adiós tormentoso.

José Luis Lamelas Álvarez, el vecino acusado y condenado inicialmente por la muerte de Felisindo, culpabilizado por un jurado de maquinar un plan criminal para intoxicarlo con vino mezclado con estricnina, un potente veneno para matar jabalíes y animales salvajes, regresará la próxima semana al banquillo enfrentándose, de nuevo, a un jurado con distintos rostros. Todo se repite por un revés judicial y la toma en consideración de una prueba -una confesión a un guardia civil en una conversación informal, sin las garantías legales- que nunca debió ser admitida y que no se podrá repetir en la nueva vista.

Desde enero, tras más de dos años en la cárcel, el presunto asesino permanece libre al anular el Supremo la sentencia inicial a 17 años, refrendada en segunda instancia por el TSXG. La marcha atrás ha obligado a realizar nuevamente notificaciones, sorteos de jurados y multitud de trámites. La Audiencia de Ourense acogerá durante tres días, entre el 27 y el 29 de mayo, el segundo juicio por el mismo caso. Candidatos al tribunal popular han intentado librarse justificando cargas de familia, problemas de edad y salud o exigencias laborales. El primero de los días señalados, las partes -fiscal, acusación particular y defensa- podrán recusar a los últimos precandidatos -unas 20 personas- hasta que el tribunal quede conformado definitivamente por 9 miembros y 2 suplentes.

En Escuadro, una aldea de caminos angostos, vida anclada en el sector primario y apenas un centenar de vecinos, donde una ventana da a otra, el suceso pasó a la posteridad como "el percance". La casa de la familia del fallecido dista solo 800 metros de la vivienda a la que acudían el acusado y su esposa, con domicilio habitual en Verín, donde está obligado a comparecer cada sábado en el juzgado desde que es libre.

María del Carmen Pazos, la viuda, recibía incrédula el dictamen del Supremo que se dio a conocer en diciembre pasado. Para ella, que rompió a llorar al oír el veredicto invalidado contra Lamelas, no había dudas de quién era el autor del crimen desde que fue testigo de la muerte atroz de su marido. "Revivir el asesinato y pasar otra vez por el juicio me llena de rabia y tristeza", dijo tras el revés judicial.

Fruto de la enconada enemistad del acusado y su marido, José Luis Lamelas había amenazado con prender fuego a la casa familiar, y también arreciaron las denuncias contra la víctima. El buen entendimiento de años atrás devino en rencor y odio por cómo se resolvió la sociedad entre los dos hombres a mediados de los noventa en una explotación ganadera. Fue el móvil del odio y la impresión, menos compartida al inicio y generalizada meses después, de que la víctima había sido envenenada con intención, el hilván que acompañaron Policía Judicial y juez durante una investigación de casi un año. El presunto asesino fue detenido y encarcelado en octubre de 2010.

José Luis Lamelas, que arrastra una enfermedad, apeló al argumento de la fatalidad, de la casualidad, del olvido. Había pasado un tratamiento de quimioterapia -que concluyó tres años antes- y sufría esporádicamente lagunas de memoria. Según él, preparó el brebaje con la intención de matar jabalíes. Al ver setas, decidió recogerlas, de despistó y olvidó la botella. El primer jurado, por unanimidad, se decantó por la tesis maquiavélica: "Todas las líneas de prueba confluyen en el mismo punto, el asesinato", razonaban los miembros del tribunal popular en el veredicto invalidado.

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


Enlaces recomendados: Premios Cine