11 de diciembre de 2016
11.12.2016

El colaborador cerdedense de la ONU estrena el Campo de Laudas

Otero Espasandín "encarna los ideales republicanos" y por eso es el primero a quien distinguen Capitán Gosende y Calros Solla

11.12.2016 | 03:58
Asistentes a la inauguración del Campo de Laudas con el que Capitán Gosende y Calros Solla pretenden rescatar del olvido a los cerdendenses represaliados. // Bernabé / Adrián Rei

Nacido en Castro do Medio, al maestro y poeta Xosé R. Otero Espasandín encargó la defensa de la legalidad republicana. Ello le obligó a irse muy lejos. Prisionero en un campo de refugiados francés, testigo de los bombardeos de la aviación nazi en Londres y emigrado después a Buenos Aires con ayuda de Rafael Dieste, realizó una labor enciclopédica "sin igual", según Luis Seoane. Recalaría finalmente en Washington, dando clases en la universidad y siendo colaborador de la ONU. La escultura en su honor estrenó ayer el Campo de Laudas de As Raposeiras al que Capitán Gosende y Solla prometen dar continuidad.

El maestro y poeta Xosé R. Otero Espasandín encarna la defensa de los ideales republicanos, destacó ayer el estudioso Calros Solla al explicar por qué Capitán Gosende ha querido estrenar con una escultura en su honor el Campo de Laudas en Fontedorraca, cerca del Pazo das Raposeiras de Meilide (Cerdedo). Es uno de los de la "amplia nómina de personalidades" cerdedenses que merece ser rescatada del olvido porque, tras el golpe de Estado de 1936, "vieron comprometido su bienestar" sufriendo exilio, persecución, ostracismo... o "pagaron con la vida su defensa de la legalidad republicana".

Natural de Castro do Medio (Castro) fue un "defensor de la legalidad republicana, razón por la que se vio obligado a cruzar la frontera de Francia", donde permanecería prisionero en el campo de refugiados de San Ciprián antes de poder reunirse con su mujer en Londres, donde sufriría los bombardeos de la aviación nazi hasta que, gracias a Rafael Dieste, logró emigrar a Buenos Aires. Allí trabajaría intensamente, tanto que Luis Seoane aseguró que realizó una labor enciclopédica "sin igual". Y, finalmente, recaldaría en Washington, donde daría clases en la universidad y colaboraría con la ONU. Fallecido en 1987, sus poemas llenaron ayer de emoción y musicalidad el acto inaugural del Campo de Laudas con la escultura que, en su honor, diseñó el dibujante Joao Bieites (el gaiteiro de Capitán Gosende por antonomasia) y esculpió el cantero de Mos Marcos Escudero. El acto contó también con la participación de los historiadores de la memoria histórica Montse Fajardo, Xosé Álvarez y el estradense Xoán Carlos Garrido.

La "primera piedra" del Campo de Laudas en honor a Otero Espasandín no será la última. Tan pronto como lo permitan los ingresos procedentes de libros de Calros Solla como el que anoche presentó en la sala Abanca de A Estrada en un acto organizado por la Asociación Cultural Vagalumes y Capitán Gosende -Así aprenderán a non ter ideas. Agrarismo, caciquismo e República- se rescatará también del olvido al alcalde republicano Antonio Sueiro Cadavide y al teniente de alcalde Luciano García Ventín, ambos represaliados y "condenados al ostracismo", según destacó ayer Solla, pero también a l edil y presidente del PSOE cerdedense Xosé Torres Paz y al juez y secretario municipal Francisco Varela Garrido, que fueron fusilados en 1936 y1937 respectivamente, o a Francisco Varela Buela, maestro republicano, "ejemplo de honestidad y honradez" que "tanto bien hizo por los cerdedenses, remarcó ayer Solla. Para él, destinar los ingresos de sus libros a esta causa no es fruto de la generosidad sino "una obligación moral".

Se trata de rescatar una memoria que el miedo silenció incluso en el seno de las familias de los represaliados. Así se explicó anoche al presentar el libro de Solla en A Estrada. Le acompañaba el periodista Fernando Salgado, a la postre nieto de Francisco Varela. Dibujó con sus recuerdos el Cerdedo de su infancia. Personajes como el herrero, el zapateroo la organizadora de unos actos de Semana Santa que eran referencia en toda la provincia, las jóvenes que paseaban los domingos carretera arriba y abajo de ganchete, las "truchas a montones" que ofrecía el Lérez y las labores de búsqueda que los niños hacían entre las chapas de Mirinda que tiraban los bares para lograr los discos de moda. También la llegada a Cerdedo del teléfono. La madre de Salgado llevaba la central operadora sin saber que cuando su padre escribía en periódicos en los años 30 ya pedía para Cerdedo el teléfono ante el que los cerdedenses enmudecían al hablar con sus seres queridos emigrados.

Pero aun pasarían décadas hasta que cerdedenses como Salgado o Solla descubriesen que "hubo otro Cerdedo: libre, culto, contestatario, asociado, en el que primaban lo colectivo y los intereses de las clases favorecidas". Oponiéndolo al actual, que considera "silenciado, humillado" e "incapaz de levantarse" incluso "cuando la autoridad se arroga el derecho de hacer desaparecer el Concello", destacó que "hubo un Cerdedo que en el tiempo del agrarismo se significó como uno de los más activos de la comarca de Montes, de la provincia de Pongevedra y hasta de Galicia".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


 
Enlaces recomendados: Premios Cine