Cuando en A Estrada se hizo la luz

El casco urbano estrenó hace ahora 116 años su alumbrado público eléctrico, que comenzó a extender al amplio rural del municipio en la década de los 30

25.09.2016 | 03:17
Imagen antigua del casco urbano de A Estrada en 1962. // Imagen cedida por Fotos Antigas Estrada

Darle al interruptor y que se ilumine una estancia no sorprende a nadie, al igual que encontrarse el camino completamente bañado por la luz cuando uno avanza de noche por una calle. Fue un mes de septiembre como el actual cuando en A Estrada se hizo la luz. En el atardecer de aquel 20 de septiembre de 1900 se iluminaron las primeras farolas de la villa. Se colocaron 61, después de una instalación en cuyo material se invirtieron 1.748 pesetas de la época. Pronto habría de demandarse una expansión, que en el amplio rural estradense comenzó a concretarse desde los años 30.

Solo cuando se produce un apagón se enciende la luz. De pronto se ve a las claras la importancia que tiene un gesto tan cotidiano que termina por pasar desapercibido entre los múltiples avances del progreso. El hecho de apretar un botón y que una estancia quede completamente iluminada es hoy algo ordinario, como lo es el salir a la calle y encontrarla bañada por la luz de las farolas. A Estrada fue de los primeros concellos que tuvo alumbrado público. La luz se hizo en las calles de la villa hace ahora 116 años, en el atardecer de un 20 de septiembre en el que calles y plazas estradenses quedaron por vez primera bajo el manto de la luz eléctrica.

Corría el año 1900 cuando el pleno de la corporación municipal acordó la distribución de los primeros puntos de luz eléctrica del casco urbano. La distribución definitiva quedó conformada por 61 farolas. Así lo recoge el artículo que María Jesús Fernández Bascuas publicó en el primer volumen de A Estrada. Miscelánea Histórica e Cultural, con el que la autora realiza una aproximación de la llegada y el desarrollo del alumbrado público eléctrico a la capital estradense, entre 1900 y 1950.

Evidentemente, retroceder más de un siglo en el tiempo dibuja una estampa de A Estrada bien distinta a la actual. Recoge la propia Fernández Bascuas que la villa era entonces -en base a las referencias de la época- un núcleo de población pequeño, que más bien semejaba una aldea. Sin embargo, aunque todavía ajena a servicios y comodidades, se iniciaba en ese momento un proceso de cambio que traería consigo su desarrollo y modernización.

Uno de estos adelantos llegó, precisamente, de la mano de la electricidad. Fernández Bascuas recuerda que, tanto en el alumbrado como en otras actividades, vino a sustituir el gas y a superar sus posibilidades. Explica que la llegada de esta nueva energía a A Estrada fue temprana, ya que en aquel 1900 había un contratista dispuesto a prestar este servicio al ayuntamiento. Era Camilo Pardo Feijoo, quien con anterioridad había firmado -recoge el citado artículo- una escritura con los representantes municipales para instalar la potencia lumínica de 106 bujías. Pronto se le sumarían 54 más.

El despliegue del alumbrado eléctrico hizo preciso colocar postes para el tendido y la instalación del primer transformador, en una caseta de madera en un terreno municipal. Era, explica la autora, una ubicación provisional, hasta que se completase la de la travesía de la iglesia, aun conservada. Por todo el material de fundición de hierro se pagaron 1.748 pesetas de la época. La llegada de la electricidad a las calles de A Estrada no pasó desapercibida. Se festejó con un acto de inauguración en el que no faltó la música de banda. Ese mismo año se decidió dotar de luz al consistorio y al patio del cuartel de la Guardia Civil, llegando un año después al del juzgado.

Las peticiones de expansión del alumbrado público no tardarían en llegar. Vecinos del Campo da Feira, rúa Ulla y Leicures insistieron hasta conseguir que el servicio llegase a esta parte del casco.

Explica María Jesús Fernández que en el primer cuarto de siglo la luz la servía en exclusiva Camilo Pardo. Sin embargo, en los años 20 aumentó la oferta. En 1920 arrancan las obras de la central hidroeléctrica situada en el río Liñares. La empresa pasará a denominarse La Nueva Electra de La Estrada.

En 1924 el Concello emprende trámites para un nuevo contrato de alumbrado público. A partir de entonces se abre una etapa de expansión y mejora de la red, prolongándose hasta la Avenida de la Fuente y, seguidamente, hacia la avenida Fernando Conde.

En el año 1928, Juan Vilas Filloy, de Codeseda, habría de convertirse, con su central de 10 kilovatios denominada Sagrado Corazón, en el primer contratista del alumbrado público rural. De su mano, A Sagrada fue el primer núcleo rural de A Estrada que contó con este avance. Sería en la década de los 30 cuando arrancase la expansión del alumbrado público eléctrico hacia el amplio rural de A Estrada, un proceso que, según la investigación de Fernández Bascuas, no se culminará hasta bien entrados los 70. El proceso fue lento, comenzando por las parroquias más próximas a la villa. Cereixo, Rubín, Vinseiro, Tabeirós, Lagartóns, Guimarei o Callobre fueron de las primeras en disponer del servicio. En los 50 se sumarían Ouzande, Parada, Aguións, Moreira, Lamas, Olives, Curantes, Pardemarían, Ancorados, Matalobos Toedo, Santo André, San Xiao, San Xurxo y Santa Cristina de Vea, Baloira, Frades, Cora y Couso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes Deza

Un puente entre Sabucedo e Irlanda

Un puente entre Sabucedo e Irlanda

El primer Trofeo Garañón de fútbol gaélico traerá a A Estrada a dos clubes irlandeses durante...

Nabaoui y Bensoultana disputan el Campeonato de España de campo a través

Nabaoui y Bensoultana disputan el Campeonato de España de campo a través

Forman parte del equipo de Galicia para esta competición

El Estradense golea al Beiramar (1-10) y se clasifica para la cuarta ronda de la Copa Diputación

El Estradense golea al Beiramar (1-10) y se clasifica para la cuarta ronda de la Copa Diputación

Su rival en la siguiente ronda será el Unión Deportiva Cobres Vilaboa de Segunda Autonómica.

Un regreso por todo lo alto

Un regreso por todo lo alto

El estradense Iván Iglesias vuelve a competir tres años después de romperse las vértebras

La cita histórica del Basketdeza

La cita histórica del Basketdeza

El Nucamsa disputa con el Tecven Padrón una eliminatoria a doble partido para decidir el ascenso

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

Vinos de Galicia
 

Deza-Tabeirós-Montes

Una jornada para divertirse como niños y disfrutar del paisaje blanco

Una jornada para divertirse como niños y disfrutar del paisaje blanco

Ocurre cada vez que nieva. Las zonas verdes de las comarcas, pero sobre todo sus cumbres, se...

La historia se redescubre en Lalín

La historia se redescubre en Lalín

Inauguran el centro científico y expositivo sobre la cultura arqueológica del Pazo de Liñares

Enrique Latorre Ruiz: "La gente está cansada del tono vehemente de las reivindicaciones LGBTI"

Enrique Latorre Ruiz: "La gente está cansada del tono vehemente de las reivindicaciones LGBTI"

"Me sumo un poco a eso de que si no se puede bailar, no es mi revolución, que decían aquellas...

Aluvión de alertas durante la madrugada

Aunque nevó durante buena parte del día, el grueso de las alertas al 112 se...

A Banda da Loba, pop en gallego con alma de mujer

A Banda da Loba, pop en gallego con alma de mujer

Integrada por las estradenses Andrea y Marcela Porto, Estela Rodríguez, Inés Mirás y Xiana Lastra,...

Enlaces recomendados: Premios Cine