Suscriptor

Jugar con el agua, toda una aventura

Los siete niños saharauis acogidos en Deza disfrutan lejos del calor del desierto

21.07.2016 | 04:36
Susana y Fátima pasan su último verano con Lehyeila y Labda. // Bernabé/ Javier Lalín
Susana y Fátima pasan su último verano con Lehyeila y Labda. // Bernabé/ Javier Lalín

Los niños saharauis llegan a tierras dezanas huyendo del calor de los campamentos, que en ocasiones llega a más de 50 grados, algo que es muy difícil de llevar para los pequeños. Lo que más les llama la atención es poder disfrutar del agua sin temor, poder jugar con ella o no tener miedo a quedarse sin ella para beber; les asombra ver llover. También les sorprende la abundancia que hay aquí, mientras que ellos aprovechan hasta los cartones de la leche para poder alimentar a sus animales. Por eso, disfrutan de todo tipo de comida y sin dejar "ni una migaja de pan en la mesa", como señala una de sus acogedoras.

Los siete niños que aterrizaron en tierras dezanas, a través del programa Vacacións en Paz, ya está...

Hazte suscriptor

Para continuar leyendo... suscríbete Suscríbete si aún no eres suscriptor

O utiliza un bono de los todavía que tienes pendientes aquí
0.5 euros
3.99 euros
Consulta otros tipos de suscripción »
Teléfono de atención al cliente: 902 767 117 Correo electrónico Preguntas Frecuentes
Enlaces recomendados: Premios Cine