Drones, libertad a vista de pájaro

Los fundadores de la asociación Tábano FPV desvelan sus secretos a jóvenes estradenses

11.06.2016 | 10:23
Los jóvenes del Centro Juvenil La Estación pudieron ver los drones de cerca. // Bernabé / Víctor Espiño

Pesan entre 300 y 500 gramos. Pero el resistente chasis y las múltiples hélices que rompen los dueños de drones hasta conseguir dominarlos les proporcionan "adrenalina" y "libertad". Con ellos, gracias a la cámara que llevan acoplada, a su sistema de transmisión de vídeo y a unas gafas especiales, logran disfrutar a vista de pájaro del "sueño de poder volar".

Cuatro amantes de los drones que están constituyendo la asociación de ámbito autonómico Tábano FPV desvelaron ayer a un grupo de jóvenes del Centro Juvenil La Estación de A Estrada los secretos de los drones. Procedentes de Ferrol, Vilagarcía de Arousa y A Coruña, los cuatro expertos del colectivo les mostraron estos artefactos y les enseñaron cómo se vuelan. Buscan nuevos talentos de esta modalidad que acaba de ser reconocida como deporte. Saben que solo conociendo al milímetro cada uno de sus detalles se le puede sacar el mejor partido. Volar un dron exige saber armarlo, conociendo una a una todas sus piezas; soldarlo o unirlo; y conectarlo al ordenador para ponerlo al día. De esa labor callada pero constante surge la innovación tecnológica.

Volar un dron exige conocimientos. Pero también proporciona sensaciones. Sobre todo, señaló ayer el piloto Alain Sánchez, quienes los vuelan sienten que la "adrenalina" recorre su cuerpo y una inmensa sensación de"libertad". Y es que los pequeños drones que manejan -de entre 300 y 500 gramos de peso, de los que la mitad se corresponden con las baterías- llevan acoplada una pequeña cámara y un sistema de transmisión de vídeo que -a través de unas gafas especiales de grandes dimensiones- les permiten disfrutar de imágenes tomadas a vista de pájaro que hacen realidad el "sueño de poder volar".

Conseguir dominarlos exige mucha práctica y "romper muchas hélices". Hasta el "mínimo gramo" cuenta. Por eso, hay quien opta por usar tornillos de titanio, para aligerar la carga y ganar velocidad. Hay drones de trabajo pero también de carreras que pueden alcanzar entre 80 y 130 kilómetros por hora. Se vuelan en circuitos controlados dotados con mallas protectoras, de acuerdo con unas reglas ya estipuladas. La ilusión vuela con ellos al ritmo de su banda sonora: el rugido de sus motores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine