LAS UNIDADES QUE DISMINUYEN SUS VECINOS PASAN DE 40 A 37; LAS OTRAS TRES NO VARÍAN
 

Sólo once de las 51 parroquias de Rodeiro, Agolada y Dozón aumentan su población

21.07.2008 | 00:00

La capital de Rodeiro sufre una pequeña subida y los de Agolada y O Castro bajan. Hay cinco lugares deshabitados, todos en tierras de Camba, al repoblarse otros dos.

Los tres concellos más pequeños de la comarca siguen perdiendo habitantes año tras año: 218 cedieron en un ejercicio, según los últimos datos oficiales del INE (Instituto Nacional de Estadística), referidos a 1 de enero de 2007. El municipio de Rodeiro es el que sufre el descenso más acusado, con 124 habitantes menos que en la medición anterior (enero de 2006), mientras que Agolada pierde 70 y Dozón, 24, manteniéndose por debajo de la barrera de los 2.000 habitantes, con el consiguiente perjuicio en la recepción de fondos del Estado y el recorte de la representación municipal, que en los últimos comicios cayó de 11 a 9 concejales. Sólo 11 de las 51 parroquias que totalizan estos municipios incrementan su número de habitantes (4 más que en el ejercicio precedente), mientras que 37 sufren pérdidas (3 menos) y tres se mantienen igual (4 en 2006).
Quince de las 20 parroquias con que cuenta el Concello de Rodeiro perdieron población a 1 de enero de 2007, una cifra idéntica a la de 2006. La mayor caída bruta fue la experimentada por Carboentes, con una pérdida de 10 habitantes; seguida de Guillar, con 8; de Arnego y Vilela, con 6; y de Asperelo, San Xoán de Camba y Fafián, con 5 cada una. Únicamente cuatro parroquias ganaron población a lo largo del ejercicio 2006, según el INE: Santa Baia de Camba, con 4 censados más; Rodeiro y Álceme, con 2 cada una; y Pedroso, con 1. Por último, Pescoso mantiene los 202 vecinos de que disponía en el censo anterior. También es reseñable el tímido incremento experimentado por el núcleo urbano de Rodeiro, que crece en 5 habitantes, lo que compensa la anterior caída de 8.
Además, Rodeiro es el único de los tres municipios en donde existen lugares deshabitados; en concreto, aparecen cinco aldeas: San Xoán de Camba; Remesar, en Carboentes; dos llamados Devesa, en Río y Rodeiro; y Vilar do Fondo, en Riobó. Casasoa, en Río, que antes carecía de moradores figura ahora con una pareja. También Cardoufe, en la parroquia de Sanguiñedo (Dozón), revive al asentarse allí una persona. Pero hay otra treintena de lugares con menos de cinco habitantes.
En Agolada son 17 las parroquias que pierden población, dos menos que en 2006. Las que más caen son Brántega (-14), Ventosa y Berredo (-11), Borraxeiros (-9), Vilariño (-6) y Santa Comba (-5). También sufre una gran pérdida el núcleo de Agolada (-15), el quinto más poblado de la comarca, tras Lalín, Silleda, Vila de Cruces y A Bandeira. Curiosamente, Agolada pertenece a la parroquia que, sin embargo, más crece, Ferreiroa (+7), también la única de los tres concellos que supera el medio millar de empadronados. Le siguen Carmoega (+4) y Baíña y Ramil (+1). Inalterable se mantienen los censos de Basadre, Merlín y Sesto.
Por último, de las ocho parroquias de Dozón, cinco ceden vecinos -una menos que en 2006-, con las mayores caídas para Dozón y O Sixto (-10) y San Salvador da O (-8), parroquia ésta última a la que pertenece el núcleo de O Castro, que cede 4 habitantes. Crecen Saa y Vilarello (+4) y Vidueiros (+1).

noticias de FARODEVIGOMapa web
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Faro de Vigo