Una familia de represaliados: "Aún sentimos rencor"

Valga homenajea a los concejales de 1936 que fueron fusilados, pasaron varios años en la cárcel o perdieron sus bienes

31.07.2017 | 02:09
Familiares de Leoncio Viñas, a la izquierda, durante el acto celebrado en la plaza del consistorio. // I.Abella

El poeta Marcos Ana (Fernando Macarro Castillo) fue el hombre que más tiempo echó en las cárceles franquistas: 23 años. Y escribió: "No se puede pasar página sin antes leerla". Eso pretenden cinco colectivos de Valga que ayer a mediodía organizaron un acto de homenaje a la corporación municipal de 1936, varios de cuyos miembros fueron represaliados.

La Guerra Civil española es un acontecimiento que ya parece muy lejano en el tiempo. Pero para muchos, sus consecuencias siguen muy presentes. Una treintena de personas se dieron cita ayer a mediodía en un homenaje a la Corporación municipal de Valga de 1936, destituida tras el Golpe de Estado de Francisco Franco, convocado por cinco colectivos sociales, culturales y políticos de la localidad. Entre los asistentes se encontraban algunos descendientes de aquellos hombres que perdieron la libertad, su patrimonio o incluso su vida tras el alzamiento militar. Y aunque sonrían, a poco que se escarba en sus sentimientos brota el dolor.

Leoncio Viñas Menéndez era concejal de aquella corporación. En plena Guerra Civil fue condenado a cadena perpétua, y enviado a la prisión de Pamplona. En 1939 regresó a casa, y aunque de algún modo pudo rehacer su vida, nunca volvería a ser el mismo.

En la plaza situada frente a la casa consistorial de Valga se encontraban ayer dos hijas, dos sobrinas y una nieta de Leoncio Viñas. Las dos primeras recuerdan que su padre jamás les habló de la guerra, ni de los padecimientos que él había sufrido durante la represión, ni de las razones que le habían llevado a entrar en el Concello durante la Segunda República. Ni siquiera en los últimos años de su vida, a principios de la década de los 60, cuando el franquismo había ablandado un poco su brazo de acero, quiso hablar de política.

"Lo poco que sabíamos de él, de lo que le pasó, fue por nuestras tías, por sus hermanas", explican Ana y Pura, las dos hijas del concejal. "Las tías sí que hablaban abiertamente de lo que había pasado. Solo con la familia, claro, pero sí que hablaban abiertamente". Y no escondían su rencor, que era muy intenso.

Un rencor que quizás el tiempo haya mitigado, pero que no apagó por completo. Pura Viñas afirma que "aún yo lo siento. Mi padre perdió su salud allí dentro, en la cárcel. Ya vino tocado por el hambre, el frío y todas las calamidades que pasó allí dentro". En 1963, Leoncio Viñas falleció. Tenía 58 años.

Pero no solo él sufrió las consecuencias de la represión. Sus descendientes, al hablar de ese dolor que no han podido extirparse, recuerdan como "fuimos una familia señalada".

Dar a conocer la verdad, hacer justicia y reparar la imagen de aquellos que fueron calumniados... Esos son los objetivos de las entidades valguesas que han constituido la plataforma Memoria Histórica de Valga.

Tras los discursos, una de las organizadoras y una sobrina de Leoncio Viñas depositaron una ofrenda en memoria de los represaliados. No fueron flores, como suele ser habitual, sino "algo vivo", en palabras de la organización: una planta de laurel. La maceta quedó en una esquina de la puerta del consistorio, que estaba cerrado.

Los convocantes pidieron permiso para celebrar el acto en el salón de plenos, al ser un homenaje a la Corporación municipal. Pero según su versión, el gobierno municipal les respondió que podían usarlo, siempre y cuando hablasen ellos con un funcionario para que les abriese y cerrase. "Eso tendría que salir del gobierno municipal", apuntaba un hombre minutos antes del comienzo del homenaje.

Pero el acto ha servido para rescatar del olvido a personas como Celestino Carbia, que era el alcalde de Valga en 1936. Miembro de una familia pudiente, había estado en Cuba, y a su regreso llegó con ideas progresistas, como la de montar una cooperativa de productores de manzanas. Miembro del Sindicato Agrario Católico de Cordeiro, tuvo una plantación de tabaco.

Tras el alzamiento, estuvo preso en San Simón, y en mayo de 1937 le fusilaron en Monteporreiro. También le expropiaron parte de sus bienes, como una plantación de tabaco que desaparecería con él.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine