Flota y consumidor se olvidan del centollo y fijan su objetivo en la nécora y el pulpo

El sector ya no está obligado a etiquetar individualmente las nasas, pero sí a colocar el chip en las caceas -El crustáceo y el cefalópodo son dos de los productos estrella del verano

18.06.2017 | 03:24
El pulpo regresa en julio a las lonjas tras mes y medio de veda. // Muñiz

A rey muerto, rey puesto. Por eso una vez superada la campaña del centollo es momento de pensar que está prohibida su comercialización, por lo que solo cabe centrar la mirada en las especies que están por venir, como son la nécora y el pulpo.

Ya solo queda un par de semanas de espera, pues a partir del primer domingo de julio tanto los pescadores como los consumidores podrán centrarse plenamente en el crustáceo y el cefalópodo, sin duda dos de las especies más importantes del verano para los amantes de la buena mesa.

Con las redes conocidas como miños, las más utilizadas para la captura del centollo, dedicadas ahora al choco y peces planos como el lenguado, el protagonismo estival va a recaer en las nasas, que en algunos puertos empezarán a calarse el domingo 2 de julio, para llevar a lonja las primeras nécoras al día siguiente. Y así será hasta principios de enero.

En el caso del pulpo, su pesca va a efectuarse de acuerdo a un plan consensuado por la Consellería do Mar, con validez desde el 3 de julio al 30 de agosto, y desde esa fecha hasta la nueva veda, que se acordará en los primeros meses de 2018.

En el primer periodo citado la cuota máxima de capturas de cefalópodo será de treinta kilos por barco y día, junto con treinta kilos más por tripulante enrolado a bordo y jornada de faena, hasta un máximo de 210 kilos diarios.

Desde agosto el tope será de cincuenta kilos por barco y día, más cincuenta kilos diarios por tripulante, hasta un máximo de 350.

Lo que más puede interesar al sector pesquero es que en estas campañas se introducen novedades respecto al control de las artes de pesca a emplear después de que en las anteriores se desarrollara una experiencia piloto "en aras de mejorar el control sobre la actividad extractiva y sobre el uso de las nasas".

Lo que se hizo fue implantar progresivamente un sistema de control de los aparejos basado en dos elementos principales, como eran las etiquetas identificativas individuales para cada nasa y los chips RFID, para identificar las caceas (conjunto de nasas).

Pero en la Consellería do Mar explican que una vez evaluada la iniciativa se observó que "es suficiente, para garantizar el control sobre el uso de las artes de pesca con la utilización de los chips RFID".

Es por ello que para las campañas 2017-2018 de nécora y pulpo se exime a los profesionales del marcado individual con etiquetas identificativas en cada nasa.

Se hace así, argumentan en el departamento que dirige Rosa Quintana, para "facilitar el trabajo de los pescadores en tanto que se mantienen las garantías sobre el control del correcto uso de las artes de pesca".

Sea como fuere, los naseiros deben tener muy claro que sí se mantiene el control de las caceas a través de los chips RFID, que deben colocarse en los extremos de las mismas y cercanos a la boya de fondeo para registrar la información acerca de la embarcación titular de los aparejos y número de nasas incluidas.

En cualquier caso, en los próximos días la Administración ofrecerá al sector la información precisa para una correcta colocación de los chips.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine