"Me hicieron una llave y pasé toda la noche atado debajo de la cama; no conseguía salir"

Un anciano de Vilagarcía sufrió un violento robo en su domicilio -Le taparon la cara con un almohadón para asustarlo -Está en el hospital con heridas en el rostro y en un brazo

19.08.2016 | 07:41
Vivienda en la que reside José Luis Agra Villaverde y en la que fue asaltado y agredido. // Iñaki Abella

El septuagenario José Luis Agra Villaverde, más conocido en Vilagarcía como José Luis "el de Fenosa" por su pasado laboral en la compañía eléctrica, sufrió en la noche de martes una de las peores experiencias de su vida. Una banda de ladrones entraron a su vivienda en el número 26 de la avenida Rodrigo de Mendoza, le robaron y, no conformes, lo agredieron hasta dejarlo malherido y sin capacidad para pedir auxilio hasta que, al día siguiente, una empleada acudió al hogar del anciano para prepararle la comida y se encontró al hombre, de 74 años, debajo de la cama.

Fueron tres, dos mujeres y un hombre, los asaltantes que se colaron en el domicilio de José Luis Agra. El acento delató su condición de extranjeros, posiblemente rumanos. Rompieron una ventana trasera que da al salón de la vivienda y esperaron al hombre en el interior. "Era día de San Roque y yo había ido a la capilla a ver la imagen del santo. Después fui a buscar algo para cenar" y cuando regresó a su casa ya percibió que algo extraño sucedía. "Noté algo raro al entrar, la puerta estaba cerrada pero sin llave. Oí ruidos" y en ese momento vio a varias personas en el interior. "Eran tres. Les dije: qué hacen ustedes aquí. Y me respondieron: ¡cállese!". Fue entonces cuando comenzaron a emplear la violencia para reducir a José Luis Agra. "Me hicieron una llave, me golpearon en el vientre me ataron y me pusieron un almohadón tapando la cara con la intención de asustarme, supongo". En un momento en el que los asaltantes lo soltaron "aproveché para meterme debajo de la cama", intentando así que no siguieran dándole golpes. Empezaron entonces a "darme patadas, pero como no me alcanzaban metieron periódicos y más periódicos bajo la cama y ya no conseguí salir".

Así, atado de pies y manos y muy asustado, pasó el anciano toda la noche. Gritaba pidiendo auxilio pero nadie le oía ya que el inmueble en el que reside "hace esquina y detrás tiene una huerta", sin que haya otros edificios anexos. Fue sobre las dos del mediodía del día siguiente, el miércoles 17, cuando una empleada del hogar que a diario le hace la comida al anciano entró en la vivienda y se encontró algunas estancias revueltas, la ventana rota y a la víctima en pésimas condiciones bajo la cama. "Ella llamó a la policía y me sacaron de allí", recuerda el septuagenario todavía un tanto desorientado y recuperándose de sus lesiones en el área de Urgencias del Hospital do Salnés. Allí lo llevó una ambulancia, mientras que el perro que tiene como mascota y con el que algunos vecinos lo vieron pasear el mismo día que sufrió el robo fue trasladado a un refugio de animales.

Es la Policía Nacional la que se encarga de investigar la autoría y pormenores de este violento robo. José Luis Agra, debido a su estado convaleciente, todavía no pudo acudir a la Comisaría a presentar la denuncia pero, aún así, lo sucedido el martes es "un hecho perseguible de oficio", explican fuentes del mencionado cuerpo de seguridad. La policía científica juega también un papel fundamental en las pesquisas, dado que fueron sus agentes los que inspeccionaron al detalle el domicilio del anciano en el que, según pudo saber FARO, había bastantes huellas y también rastros de sangre en algunas dependencias que bien podrían ser consecuencias de las heridas sufridas por la víctima. Además de moratones y daños en el rostro, Agra Villaverde tiene muy afectado el antebrazo izquierdo.

Según explica el vilagarciano, los tres asaltantes únicamente se llevaron una cadena de oro que tenía al cuello y el cabezal metálico de la antigua cama bajo la que se cobijó. "La deshicieron toda y el cabezal desapareció", apunta desde su cama del Hospital do Salnés. José Luis Agra, sin hijos ni sobrinos, reside solo en la vieja vivienda emplazada en el número 26 de Rodrigo de Mendoza, en la confluencia con la calle Figueira. Desarrolla su vida en la planta baja del inmueble. En la superior vivía antes su hermana, que ahora está en el Asilo.

Continuos robos en viviendas

Los robos en viviendas habitadas tanto del centro como de zonas rurales de Vilagarcía se están convirtiendo en el pan de cada día. Este tipo de delitos son cada vez más frecuentes y, sin ir más lejos, la Policía Nacional detuvo hace unos días a un individuo de 46 años que había accedido al interior de dos viviendas en la calle Santa Eulalia, haciéndose con un botín de 1.000 euros en una de ellas. Este ladrón ya fue arrestado en innumerables ocasiones por hechos similares, las últimas en los meses de junio y julio. Sin embargo, el juez decretó de nuevo su puesta en libertad, con lo que es probable que vuelva a reincidir. La Policía Nacional recomienda exigir siempre acreditación a los representantes de servicios técnicos -gas, agua o luz-, comprobar que ventanas y puertas están bien cerradas y no dejar dinero ni objetos de valor a la vista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine