Crisis en el sector lácteo

Los trabajadores de Larsa reclaman carga de trabajo para que no haya "ni un solo despido"

Proponen que Vilagarcía finalice todo el proceso de fabricación y loncheado del queso en barra -La actividad se redujo a la mínima expresión en los últimos 20 años -La firma pasó de casi 300 a menos de 100 empleados

30.05.2016 | 07:30
Fábrica de Larsa en Os Martices durante la protesta del sector lácteo por los bajos precios. // Noé Parga

La propuesta, todavía oficiosa, de parar la fábrica de Larsa en Os Martices (Vilagarcía) durante cuatro meses, a partir del 1 de octubre, encendió la pasada semana todas las alertas entre el centenar empleados (71 en la fábrica y los demás en portería, mantenimiento y limpieza). La preocupación es máxima pues la empresa lleva más de veinte años en retroceso con caídas en la producción y eliminación de líneas de fabricación. Lejos quedaron los tiempos en que cerca de 300 trabajadores no daban abasto para procesar más de 780.000 litros de leche cada día cuando se envasaba en cartón (brick), bolsas, nata, petisuis, requesón, queso fundido, mantequilla y se realizaban quesos en barra, bola, tetilla y quesitos.

En estos momentos la actividad quesera podría ceñirse a la fabricación de barras para su posterior loncheado en Asturias y, todavía no se sabe, la eliminación de alguno de los 25 yogures (el de vainilla es uno de los productos estrella de la fábrica vilagarciana desde los años 90 cuando cerró la firma en Vigo).

Además la política láctea europea es otra sombra que también se encuentra detrás de una crisis que parece que no encuentra la luz tras el túnel pues las decisiones de Bruselas favorecen muy poco a las empresas españolas del sector.

Con estos mimbres parece muy razonable y evidente la preocupación de los trabajadores. El presidente del comité de empresa, Carlos Rodríguez, asegura que han decidido exponer la situación "porque no podemos consentir que se pierdan puestos de trabajo".

Entiende que el paro de cuatro meses que plantea la empresa es una importante luz roja pues no se plantean alternativas. Por ello, su principal propuesta pasa porque Vilagarcía asuma el proceso del loncheado del queso en barra. Ésta sería una forma de generar carga de trabajo, que en estos momentos se atribuye a la empresa asturiana Juan Martínez. En este sentido sostiene que la inversión para la empresa es factible al rondar los 350.000 o 400.000 euros ya que la mitad de la maquinaria se adquirió hace un año para la fabricación de queso tierno y se encuentra sin servicio en la fábrica.

Asimismo entienden que completar el proceso en Vilagarcía implica ahorros de transporte, con lo que se puede contribuir a la producción de un queso competitivo.

Explican que existe una enorme competencia europea y que el queso gallego es mucho más caro que el que procede de países como Alemania o Bélgica. "Peligra por tanto la producción de barra si resulta que en el mercado se encuentra el kilo de queso alemán a 6 o 7 euros y nosotros no podemos dejarlo por menos de 8 o 9 euros el kilo", señala el representante de los trabajadores.

Las cuentas son muy claras para Carlos Rodríguez. "Elaborar un kilo de queso requiere unos nueve litros de leche que no se compra por debajo de los 25 céntimos; el coste es muy alto, a pesar de que el queso de barra es el más sencillo de elaborar".

Todos los demás quesos precisan una elaboración más compleja y por lo tanto su precio se eleva de forma considerable, ya que requiere un grado de maduración, el empleo de productos antimoho, de limpieza, etcétera.

Esta mayor dificultad parece que está detrás de la idea de externalizar dicha producción de quesos más complejos y que en principio se adjudicará a una firma gallega, cuyo nombre prefieren preservar, de momento.

Y entretanto, la empresa justifica a los trabajadores que se trata de un proceso de ajuste que va a ser pactado en la mesa de negociación en las próximas semanas.

En el comité recibieron este fin de semana llamadas de la dirección con el fin de calmar los ánimos por lo que esperan que en estos días haya alguna propuesta firme que no afecte a los trabajadores.

Asimismo, los sindicatos están especialmente agradecidos al gobierno de Alberto Varela porque "asumió el reto de defender la empresa desde el primer momento". "La anterior Corporación nos negó la audiencia en dos ocasiones", reprocha Rodríguez. También se sumó a la preocupación por Larsa el BNG que requiere al alcalde para que les mantenga informados sobre cualquier novedad respecto a la fábrica de Os Martices.

En el comité subrayan que de momento solo se ha iniciado la fase de negociación aunque no descartan medidas más contundentes, desde manifestaciones a una convocatoria de huelga.

De todos modos aún es pronto para aventurar un conflicto pues la empresa tiene tiempo para reaccionar ya que tiene en cartera una inversión de casi seis millones de euros, de los que solo gastó uno, desde la firma del convenio en el año 2012.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine