Los camarones se salvaron en los ensayos preliminares

27.05.2016 | 02:53

Hace un mes la Plataforma en Defensa da Ría de Arousa (PDRA) y las cofradías reclamaron la flexibilización de los criterios que condicionan la extracción del relojito argumentando que el plomo que este bivalvo acumula en su organismo no es dañino para el consumidor.

Para demostrarlo se aferraron a un estudio realizado por la Universidade de Vigo, con el catedrático de Ecoloxía Ricardo Beiras a la cabeza. En el mismo se habían inoculado en los relojitos de ensayo concentraciones de hasta 17 microgramos por gramo de plomo, cuando al parecer en el medio natural es difícil que superen los tres microgramos por gramo. Y lo que se hizo fue utilizar esos bivalvos contaminados para alimentar camarones durante 28 días, concluyéndose que el plomo no se acumulaba en el cuerpo de los crustáceos.

En base a esto se deducía desde los sectores productivos que "el reloj no supone ningún peligro para el consumidor", si bien el propio Beiras reconocía que "por el momento solo tenemos indicios y hay que seguir investigando".

El profesor también esgrimía que "el plomo se acumula en el reloj en forma de gránulos minerales y el organismo de sus depredadores no absorbe estos gránulos, sino que los expulsa en su totalidad". A lo que añadía que el estudio era limitado, ya que "el sistema digestivo de los seres humanos es distinto del de los animales marinos". De ahí que también él reconociera que para tener una mayor seguridad sería conveniente realizar una segunda fase del ensayo, consistente en simular con enzimas del estómago y de los intestinos las condiciones de la digestión humana; para en una fase posterior hacer experimentos con ratones de laboratorio.

Y eso, seguir con las investigaciones y no limitar los ensayos a los crustáceos, sino probar con mamíferos antes de tomar una decisión, es precisamente lo que planteó ayer la Consellería do Mar.

En ese trabajo se centra también el Intecmar, cuya Unidad de Metales Pesados destina el 25% de sus análisis precisamente a determinar la presencia de plomo en el relojito.

Esos estudios son los que en 2008 obligaron a suspender la comercialización del bivalvo en Galicia, una vez constatada la presencia de niveles de plomo por encima de los límites legales permitidos.

Fruto del seguimiento de la especie realizado desde entonces, a finales de 2014 se permitió comercializar de nuevo esta especie, aunque solo en determinados bancos marisqueros y en función de su tamaño, ya que se determinó que la presencia de plomo en reloj con un tamaño inferior a 35 milímetros no alcanza los límites establecidos por la Unión Europea para el consumo humano con totales garantías sanitarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine