La misión humanitaria de los guardacostas gallegos puede tener continuidad en Libia

Javier Losada explica que el éxodo de emigrantes apunta a una creciente búsqueda de refugio en la isla Lampedusa -Los "centros de detención" parecen en pésimas condiciones

04.04.2016 | 01:57
Refugiados en el puerto de Quíos, una isla del mar Egeo perteneciente a Grecia y situada muy cerca de la costa de Turquía.

El grovense afincado en Chapela Javier Losada Carballo, que en las dos últimas semanas participó por voluntad propia en una misión humanitaria de ayuda a los refugiados sirios en el Mar Egeo, llega esta noche a casa. Pero la presencia gallega entre quienes ayudan a los damnificados por esta crisis humanitaria continúa de la mano de Carlos Rodríguez Castro, un vecino de A Guarda que, como el meco, es rescatador en el helicóptero Pesca I de Gardacostas de Galicia.

Antes de su regreso a casa Javier Losada pudo comprobar el hacinamiento al que están sometidos los refugiados que van a ser deportados a través de Turquía, al igual que constató que la presión internacional en aguas del Mar Egeo hace presagiar que el éxodo va a desviarse en próximos días al Mediterráneo, y más concretamente a la costa de Libia, motivo por el cual hasta allí podría desplazarse a lo largo de esta semana el barco "Topaz Responder" de la ONG Moas, que sirvió de base de operaciones al propio Losada y que desde el sábado es el "hogar" de Carlos Rodríguez.

"Con el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía hay una importante presencia militar que controla el paso por mar de los refugiados hacia islas griegas como Samos o Lesbos, pero cada día aumenta el número de personas que tratan de cruzar desde Libia hacia la isla de Lampedusa, a la que están llegando ya entre 800 y 1.000 refugiados cada noche", explica el guardacostas grovense tras ver con sus propios ojos la fuerte presencia de la Agencia Europea de Fronteras Exteriores (Frontex) en el Mar Egeo.

Irá a más

Todo indica, continúa "Xavi", que el tirón de Lampedusa "va a seguir incrementándose, e incluso pueden vivirse situaciones más peligrosas que hasta ahora, ya que en este caso los que se desplazan son barcos también en pésimas condiciones pero más cargados, con hasta medio millar de personas a bordo".

Losada, que sigue contando sus vivencias y las de su compañero Carlos Rodríguez a través de FARO -como ya pudieron conocer los lectores del decano de la prensa nacional en la edición de ayer-, señala igualmente que en la jornada dominical -de madrugada- llegaron a Samos un centenar de refugiados que fueron recogidos por un barco alemán y otro griego antes de ser hacinados en el puerto, a la espera de ser trasladado a una zona para refugiados habilitada en un campo de fútbol.

Cuando esto sucede, estas víctimas de la guerra son recogidas a diario por un barco que las traslada a Kavala, una ciudad situada al noreste de Grecia, aunque a partir de ahora muchos acabarán en Turquía y de nuevo en el horror del que tratan de huir.

Losada aprovecha para destacar el trabajo vital que están realizando las ONGs, y muy particularmente el desarrollado por Moas y Médicos sin Fronteras. Lo hace al tiempo que alude a vivencias de familias en concreto y refugiados a los que prácticamente pone nombres y apellidos después de la terrible experiencia vivida.

Se refiere, por ejemplo, a una familia siria que había encontrado refugio en la pequeña isla griega de Agatonisi, donde en cierto modo estaba siendo tratada con dignidad, dado que al menos sus miembros -entre ellos varios niños- tenían comida. Sucede que fueron obligados a abandonar el campo de refugiados en el que estaban para ser trasladados a otro de esos espacios que muchos denominan "centro de detención", ya rodeados de verjas.

Mientras se consolida el acuerdo entre las autoridades griegas, europeas y turcas para expulsar a cientos de migrantes desde islas como Lesbos o Quíos -próximas a la costa de Turquía y donde acampan cientos de personas a la espera de que un ferri las transfiera al puerto de El Pireo, una ciudad al sudoeste de Grecia-, se constata también que las condiciones en las que se hacinan los migrantes no son las idóneas.

Esto ha permitido ver imágenes dantescas en los campos de refugiados, como también improvisadas protestas de los sirios que a pie de puerto piden ayuda y portan pancartas reclamando su derecho a ser libres.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine