Félix Fernández Cao: "Poder competir en estadios de 50.000 espectadores ha sido algo inolvidable"

Ahora ejerce de preparador físico de jugadores como Gervinho o M´Bia en el Heibei

17.02.2016 | 04:55
El técnico en el estadio de su equipo, el Heibei China Fortune. // FdV

- ¿Cómo es el trato cotidiano?

- Culturalmente hablando, la diversidad del país es enorme y dispone de contrastes de todo tipo. Desde la China tradicional reflejada en Pekín, hasta ciudades como Shanghai y Guangzhou, mucho más modernas y cosmopolitas. Te choca mucho el impacto que supone residir en estas ciudades de 20 o 25 millones de personas, con presencia de gente de otros países y en las que pasas totalmente desapercibido, a ser el centro de atención en una ciudad como la que yo vivía, Wuhan, en la China central, con 13 millones de personas. Estaba hiperdesarrollada en algunos aspectos pero, en otros, son difíciles de entender algunos comportamientos en el siglo en el que estamos. Como por ejemplo que me sacase veinte fotos al día con la gente por la calle por el simple hecho de ser extranjero y de tener el pelo rubio, cuestiones que les chocaban allí porque apenas vivía gente de fuera. Esto se multiplicaba con los jugadores extranjeros de color que teníamos en el equipo.

- ¿Tienen en buena estima en China a los técnicos españoles?

- Por regla general, sí estamos bien considerados. De entrada, y en parte por los éxitos cosechados por la selección española en años recientes, se abre la puerta a profesionales de este país por la buena consideración en cuanto a nuestra propuesta futbolística. Después es ya una cuestión personal de desarrollo y buen hacer. En esto, un buen ejemplo es Gregorio Manzano y su cuerpo técnico. Su trabajo en Beijing Guoan ha valido para tener una propuesta de otro de los equipos fuertes, el Sanghai Shenshua, e incluso a optar al puesto de seleccionador nacional de China que recientemente quedó vacante. En la actualidad, son bastantes los profesionales españoles que se han desplazado a trabajar al país, desde técnicos en Segunda División como Jordi Vinyals, y su staff completamente español, a otros que trabajan en la formación de los jóvenes futbolistas, y que hemos tenido cerca en la provincia de Ourense, como Cote Iglesias o Luis Vilachá. Es un fútbol que quiere aprender y que respeta mucho la labor del entrenador.

- ¿En China es todo gigante?

- Creo que es una sensación acertada. Las provincias, las ciudades, los estadios, la pasión, la cantidad de gente que hay. Para hacerse una idea, la mayoría de los desplazamientos en avión, en función de dónde estés situado en el país para ir a jugar, son de entre tres y seis horas, más una o dos para ir desde al aeropuerto en autobús al hotel o a jugar, e incluso dos o tres horas más de vuelo si tu sede está muy al norte o al sur del país. Esto mediatiza mucho la competición, la organización, la recuperación o la planificación. Por cuestiones climatológicas dadas por la extensión del país, el calendario que disputamos con el equipo la temporada pasada (llegó para la segunda vuelta) fue de 13 partidos fuera y solo tres en casa.

- ¿Se han cumplido las expectativas que metió en la maleta?

- El balance es muy positivo en todos los aspectos. Es difícil estar tan lejos de la familia, pero la experiencia hasta ahora está siendo muy buena en el aspecto profesional y en el personal al tener la oportunidad de conocer una cultura como es la oriental. Ha sido un paso difícil, pero en términos generales muy satisfactorio. Poder ingresar en el fútbol profesional, aunque sea en un país en desarrollo en este campo, ha supuesto una gran experiencia. Poder competir y estar en estadios de 50.000 espectadores ha sido algo inolvidable, y ojalá pueda seguir desempeñando mi labor, creciendo en este inestable y difícil trabajo. A ver si algún día puedo estar a este nivel en Europa. Sería un sueño realizado.

- ¿Cuáles han sido los mayores contrastes con respecto a la vida y al fútbol en España?

- Los contrastes son muchos en todos los aspectos, siempre contextualizando que es la experiencia que a mí me toca vivir con un entorno muy determinado por los sitios en los que he estado y el papel que he desempeñado. Socialmente son muy distintos a nosotros en cualquier aspecto que uno se pueda imaginar. El día a día, las relaciones personales de cualquier tipo, la familiar, la amistad. En mi opinión, son una sociedad muy marcada por la cultura del honor y el respeto por la salud, la familia y la gente mayor. En cuestiones de alimentación, trabajo, costumbres, ocio o la barrera del idioma, las diferencias también están muy marcadas con respecto a occidente.

- ¿Es fácil conciliar la cultura deportiva europea con la asiática?

- Las diferencias son notables. Es un país joven en cuanto a la práctica del fútbol se refiere, por ello intentan importar profesionales extranjeros que doten de mayor experiencia y capacidad a los clubes y así poder evolucionar en su desarrollo. Cuestiones que en Europa y Sudamérica ya están muy trabajadas, como por ejemplo, la prevención de lesiones, la ergogenia, el control del porcentaje muscular o la medicina rehabilitadora occidental, ya que ellos se basan en la medicina tradicional china. Lo mismo ocurre desde el punto de vista técnico y táctico. En mi opinión, la parte en la que quizás están casi a la par es la que tiene que ver con scouting y seguimiento de rivales.

- ¿Cómo se presentó la posibilidad de dar el salto a la primera categoría, la Superliga, tras solo unos meses en el país?

- La oportunidad viene a través de uno de mis mentores, Luis Casais. Él fue primero mi profesor en la facultad, después en el máster y, más tarde, me involucró en un proyecto que sería mi primera experiencia profesional, jugando la fase de ascenso a Segunda División A con el Pontevedra, en la temporada que dirigió Pablo Alfaro. Después de unos años en el sector de la salud, compaginados con el trabajo en las categorías inferiores del Celta y del Ribadumia, Luis Casais me contacta para sustituirlo como preparador físico en el Wuhan Zall de la Liga Jía (la Segunda china), donde trabajo con Zhen Bin como entrenador. Los dos me llamaron de nuevo este año para incorporarme al club en el que trabajo ahora, el Hebei China Fortune.

- ¿Cuál es su cometido concreto en el cuerpo técnico?

- La preparación física y la prevención y recuperación de lesionados. Para todo ello se realiza un trabajo multidisciplinar con ayuda de más profesionales del club.

- ¿Se convertirá China en una potencia del fútbol o no lo verán nuestros ojos?

- Es difícil contestar a esa pregunta porque la respuesta está muy mediatizada por cuestiones estructurales de la competición. La más significativa es la limitación de los extranjeros. Cada equipo solo puede tener cuatro y un jugador de otro país de Asia, y en el campo solo pueden estar tres extranjeros y uno asiático a la vez. Esto condiciona mucho, sobre todo la cuestión técnico y táctica, influyendo directamente en el nivel de la liga.

- ¿Qué concepto tienen de la cantera?

- Con la ayuda del gobierno, desde infraestructuras, soportes y la creación de más de 20.000 escuelas, con el dinero de la televisión y con los acuerdos con otras ligas que se han realizado recientemente, el desarrollo de sus propios jugadores se prevé que irá creciendo. De a dónde acabará llegando su potencial, dependerá en gran medida de las decisiones que tomen y de cómo vayan mejorando todos estos aspectos. Hasta hace dos años no existían escuelas ni categorías inferiores. De hecho, aún ahora, aunque ya existan, la mayoría no compiten, solo entrenan, y eso limita mucho el desarrollo de jugadores en edad temprana.

- ¿A qué se debe el boom económico del fútbol chino?

- La explicación está en la apuesta del gobierno por desarrollar este deporte. Hay una fuerte inversión televisiva (1.250 millones repartidos entre los 16 equipos de la Superliga) y contratos publicitarios y de patrocinio de grandes empresas, que se quieren posicionar en el país y en el extranjero. No hay más que ver los apellidos de los equipos que representan a multinacionales. Es un cúmulo de cosas.

- ¿Está hecho el fichaje de Lavezzi, del PSG, por el Hebei?

- De entrada, no hay nada oficial. Solo se incorporaron a entrenar por ahora Gervinho, Kakuta, Ersan Gulum y acaba de llegar M'bia. Queda una plaza y, en China, aprendes día a día que siempre puede pasar de todo.

- Pagan fortunas por refuerzos, pero ¿el sueldo del staff se puede equiparar con los de ligas europeas?

- Depende de si hablamos de equipos 'top' de Europa o de mitad de tabla y de si aquí hablamos de equipos grandes consolidados o de equipos en crecimiento. Lo que también marca mucho esas cuestiones es quién te lleve al equipo y el 'nombre' que tenga. En general, las cifras son superiores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine