ÚLTIMA HORA
Un tren arrolla un autobús escolar en Francia y deja víctimas mortales

El ala de novicios de Armenteira lleva premio

El colegio de Arquitectos distingue la fábrica de jabones que diseñó el estudio de arquitectos Rodríguez+Pintos

25.09.2015 | 02:43

El monasterio cisterciense de Armenteira ha completado otra parte más de su tradicional esplendor tras la finalización del nuevo, moderno y funcional edificio que acoge la nueva fábrica de jabones que el Colegio de Arquitectos de Galicia acaba de premiar por su armónico diseño y que fue redactado en el estudio de Pontevedra "Rodríguez+Pintos". Ambos técnicos procuraron "recuperar la histórica huella del Ala de Novicios, cuya traza, evidenciada por excavaciones arqueológicas, emerge nuevamente al exterior a través de unos potentes muros de granito que perfilan la nueva edificación".

La comunidad de religiosas cistercienses que reside desde 1989 en el monasterio de Armenteira ya puede trasladar su producción artesanal de jabones y cremas a la moderna y funcional fábrica que el estudio de arquitectura Rodríguez+Pintos de Pontevedra ha proyectado sobre una de las zonas emblemáticas de la finca.

El edificio fabril "emerge del subsuelo" y apenas interrumpe el paisaje de este espectacular conjunto arquitectónico, que no en vano recibe el apelativo de Catedral de O Salnés.

Y la nueva obra no desmerece el espectacular monumento pues los arquitectos que la diseñaron han tenido que ser muy cautelosos para conservar la armonía paisajística preexistente.

Para ello, el proyecto se desarrolló sobre "la huella histórica del antiguo Ala de Novicios, cuya traza, evidenciada por la excavaciones arqueológicas, emerge nuevamente al exterior a través de unos potentes muros de granito que determinan el perímetro de la nueva edificación", se expone en la memoria que obtuvo el reconocimiento "Gran de Area" de los Colegios de Arquitectos de Pontevedra y Vigo.

Pero ello no quiere decir que la actividad artesanal que realicen las hermanas cistercienses quede constreñida. Más bien al contrario, pues como explican los arquitectos, "la estructura industrial ligera y modular del taller adquiere su propia dimensión entre estos muros".

Aseguran que se ha buscado "la máxima flexibilidad de uso" en el interior, si bien el jardín superior y los elementos de transición y unión con las antiguas dependencias monacales son parte primordial del proyecto.

Asimismo, los arquitectos premiados ponen de manifiesto otra ventaja de una obra que en cualquier momento puede ser desmontada. "Todas las actuaciones planteadas se realizan considerando la posibilidad de su futura y total reversibilidad", apuntan.

Aunque tal hipótesis queda ahí planteada, lo cierto es que la comunidad cisterciense ha realizado una importante inversión en este proyecto de futuro y con medios propios, con pequeñas ayudas de instituciones como la Diputación que explanó la zona.

El nuevo edificio se ubica al sur del conjunto monasterial, terreno que fue elegido por su fácil acceso, privacidad y favorable orientación, además de porque la topografía de la zona posibilita que toda la actividad se puede albergar bajo su rasante.

Este plano es precisamente el que se puede observar desde zonas altas, de modo que el nuevo edificio apenas es perceptible a la vista. No molesta, pues como explica Javier Rodríguez "queda casi enterrado", aunque en el perfil se observa la magnitud de la obra.

La construcción de este taller de jabones era una ansiada aspiración de las monjas cistercienses desde hace años, en especial desde el momento en que para conseguir recursos optaron por buscar una actividad rentable y a la vez ecológica.

En estos momentos ofrecen productos cosméticos que son muy demandados tanto por la calidad de los mismos como por el hecho de son realizados con productos naturales que las propias monjas obtienen en su jardín, por no decir en su paraíso particular.

Pero aunque la idea de la comunidad religiosa era la de conseguir unas instalaciones dignas para su actividad, no podían olvidar el valor histórico que tiene este conjunto, cuyo origen se remonta a la Alta Edad Media, posiblemente a la época prerrománica.

Destaca la iglesia, situada al norte del monasterio, que es la única parte original que se conserva y cuya construcción se inició en 1167 y concluyó a finales del siglo XII o principios del XIII. El resto del conjunto mantiene la primitiva organización de estancias en torno al claustro central, pero es obra realizada en su mayor parte durante los siglos XVI yXVII.

El proceso desamortizador, en el siglo XIX, abocó al monasterio al expolio y la ruína hasta que en 1963 se constituyó la asociación de Amigos del Monasterio de Armenteira, que implicó la conservación de los pocos restos existentes de valor, en especial el claustro y cocinas, pero también ocasionaron la desaparición de otras zonas como el ala de novicios que se extendía al sur del conjunto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine