MEIS

Jubilados que van por nostalgia o curiosidad

27.04.2014 | 01:46
En la feria de ganado de Mosteiro se dieron cita ayer seis vendedores, entre los cuales sumaban 124 cabezas. // Iñaki Abella

El 8 de abril de 1984 la feria de ganado de Mosteiro (Meis) se celebró por primera vez en su ubicación actual, una gran nave situada a las afueras del pueblo, junto a lo que hoy es la Autovía do Salnés. Por aquel entonces todavía era una de las principales ferias de la provincia de Pontevedra; ya había perdido algo de su esplendor, de cuando se celebraba los días 9 y 24 de cada mes en la actual alameda de la Praza de España (el popularmente conocido como Campo da Feira), pero los tratantes todavía se contaban por decenas, y los animales a la venta por centenares. Tres décadas después de aquel traslado, el único mercado de ganado que hay en O Salnés languidece.

Ayer solo acudieron a vender seis tratantes (dos de terneros, uno de ovejas y tres de cerdos) y en total había expuestos 124 animales: 55 de porcino, 36 de ovino y caprino, y 33 de vacuno. En otras épocas era fácil ver hasta medio millar. Los compradores también se contaban con los dedos de la mano. De entre estos, la mayoría eran curiosos: jubilados que acuden por nostalgia o a distraer la mañana junto a viejos amigos.

"Paisanos" y "tratantes" coinciden en su diagnóstico. La feria de Mosteiro es una sombra de lo que fue por varios factores, a la cabeza de los cuales sitúan la excesiva burocracia que es, a su vez, una de las razones que causan la falta de compradores. "Hoy en día para criar un ternero en casa tienes que contratar los servicios de una asesoría", afirma un vendedor. "Hay tanta burocracia que no levantas cabeza", afirma a su vez un comprador, Enrique Ferreiro, que acudió a Mosteiro desde Noalla (Sanxenxo) con la intención de comprar un cerdo "para matar por Navidad".

Para algunos "feirantes" las normas administrativas, sanitarias y fiscales que rodean hoy al ganado son demasiado exigentes y eso echa para atrás a mucha gente que de otro modo criaría algún animal en casa para autoconsumo, y más en los actuales momentos de crisis. Algunos vendedores, además, sostienen que aparte de la Xunta, el propio Ayuntamiento de Meis podría hacer algo más para garantizar la supervivencia de la feria.

Un "tratante" afirma que "aquí al lado tenemos una explanada grande donde antes se dejaba aparcar, pero ahora no dejan pasar a la gente con el coche, y eso echa para atrás a muchos". El espacio permanece ahora libre, mínimamente ocupado en un lateral por contenedores de obra y un depósito de tierra.

Juan Corrales y Juan Cerqueiro, dos vendedores de Santiago, aseguran a su vez que "en la provincia de Lugo todavía hay ferias a las que da gusto ir, como las de Vilalba o de Parga.

Ahí los paisanos pueden vender, y ves a gente con gallinas, con jamones... Aquí eso no se permite y hay menos ambiente".

Otra queja de los vendedores es la referida al precio del servicio de lavado y desinfección de los camiones, que se realiza en el mismo recinto. En Mosteiro cuesta 15 euros "y en el matadero de Santiago lo puedes haces por un euro".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine