MEAÑO

Los vecinos saldan la deuda con el juglar de Padrenda

Sus cantos y poemas tenían éxito en todas las romerías pero también entre los asiduos clientes del hotel de A Toxa

15.05.2013 | 10:13
Bajorrelieve del "Cego de Padrenda", de Lucas Míguez. // Iñaki Abella
Bajorrelieve del "Cego de Padrenda", de Lucas Míguez. // Iñaki Abella

El que fuera "cego de Padrenda" Eugenio Padín, mítico cantor de coplas considerado el último juglar de O Salnés, tendrá por fin merecido tributo. Será nueve años después de haberlo proyectado Diputación y concello, y en un acto que se celebrará este próximo viernes, día de las Letras Galegas, a las 12 en su localidad natal de Padrenda.

Frente a la casa de cultura de Padrenda, se descubrirá un altorrelieve de 1,80 metros por 1,30 creado por el escultor Lucas Míguez que mostrará una estampa del "cego" con su zanfoña, bastón y sombrero, acompañado de un lazarillo, con boina y tocando la pandereta, en una imagen ésta que legó el fotógrafo Francisco Zagala a través del objetivo de su cámara y que se puede contemplar en el Museo de Pontevedra.

Un bisnieto del propio Padín, también instrumentista, pondrá la nota musical en el tributo a un ciego cuya estampa fue retratada con maestría en su tiempo a través de la pluma de Cabanillas, Filgueira Valverde o Blanco Torres, -quien dijo de él: "Era respetado polos vellos e animado polas mozas"-, así como por el pincel de artistas como Castelao, Osés o Suárez Couto.

Eugenio Padín nació en Padrenda en la segunda mitad del XIX. La viruela lo dejó ciego con 18 años, pero ello no fue óbice para que su novia, Ramona, con la que mantenía una relación formal, contrajera nupcias con él años después. Del matrimonio nacieron tres hijos, Ramón, Adolfo y María. Hoy viven tres de sus nietos, si bien sólo uno, Mercedes, mantiene la mente lúcida para atisbar algunos recuerdos del que fuera su abuelo.

El ciego Padín se atrevió pronto con la copla y el romance hasta convertir su afición en un estilo de vida. Sus hijos primero, luego un criado y más tarde un nieto, se convirtieron en sus lazarillos en cada viaje por cuanta fiesta había y donde hacía gala de su sátira, música y voz. En As Cabezas en Armenteira, en A Pastoriza en Vilanova, en Santa Cruz en Castrelo, en As Angustias de Xil, en San Adrián de Vilariño... no había fiesta, fonda o taberna que se preciara en O Salnés por donde no pasara el ciego con sus coplas. No obstante, su mejor clientela estaba en Vigo y en el hotel de A Toxa, en donde amenizó los baños en verano durante más de 60 años y donde los turistas gozaban con sus valses, polcas y coplas, tocados, "bardallados" o cantados, y no solo en gallego o castellano, sino hasta en francés, idioma éste en que el ciego cobraba más por cantar.

"Los ciegos eran entonces la viva voz de lo que hoy es la sección de sucesos de un periódico". Quien así habla es el lucense Baldomero Iglesias Dobarrio, miembro en su día de Fuxan os Ventos y fundador del grupo de música tradicional A Quenlla, y que es hoy unos de los grandes conocedores de los cantares de ciegos. "Los sucesos -continúa-, y en particular los crímenes, eran la temática más recurrente de sus coplas, y el caso del cego de Padrenda no era una excepción. También estaban presentes los amoríos, la temática heroica y la pícara, incluso alguna sátira política, con metáforas para eludir la censura y dependiendo del público presente". En su investigación sobre el "cego de Padrenda", Baldomero Iglesias ha logrado recopilar algunos de los temas que interpretaba Eugenio Padín "entre ellos una marcha real con la que abría repertorio y la pieza Non me mates, que era un parrafeo de temática amorosa entre mozos y mozas". "Otras -continúa-, como el Xan Pirulé que popularizó Padín, estaban extendidas entre los ciegos, mismo en Lugo esa misma pieza era conocida como As tres comadres, si bien es cierto que luego cada uno, como hizo el de Padrenda, adaptaba la letra a su zona alumbrando una versión nueva". Pero el arte del ciego no solo era el canto sino también el humor "y así -concluye Iglesias Dobarrio- era habitual que contaran chistes o realizaran comentarios jocosos para captar la atención del público".

Tal fue su fama que el ciego Padín pronto se codeó con gente de alcurnia. "Incluso era llamado a cantar a casa de señores como los Zárate -recuerda hoy su vecino Ramón Piñeiro, conocido como Moncho "O Ferreiro-, y la señorita María de Zárate fue madrina de bautismo de la hija del ciego". "En A Toxa -continúa- había un célebre tenor de la época, Mercadillo, que acudía cada año de vacaciones al hotel y al que le gustaba cantar allí con el ciego". Refiere además como en otra ocasión los turistas adinerados del hotel financiaron las guirnaldas del alumbrado que se dispuso en Padrenda cuando la fiesta del Sacramento de la hija del ciego. Y es que la fama de Padín llegó a ser tal que allí donde actuaba acudía la gente en gran número "porque entonces -recuerda Moncho- ir a ver al ciego era como hoy ir a ver a Los Satélites o la Sintonía".

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine