08 de diciembre de 2017
08.12.2017
tribuna del lector

Puigdemont, el prófugo "vip"

08.12.2017 | 01:53
Puigdemont, el prófugo "vip"

Aunque el tema es serio en el fondo, las formas están empezando a parecer una comedia de Arniches. En esa misma línea y sin restar, repito, ni un ápice de seriedad al fondo del asunto, me permitiré algunas licencias.

Hace algunos años D. Santiago Bernabéu a la sazón presidente del Real Madrid contestaba a un periodista que daba por hecha la contratación del técnico Helenio Herrera para entrenar al equipo. El periodista le decía: "D. Santiago, dice Helenio Herrera que el Real Madrid le ofrece 10 millones de pesetas para que venga". D. Santiago con su proverbial socarronería contestó: "Dígale al Sr. Herrera que yo le doy 15 para que no venga".

Con la diferencia del tiempo y el contexto en que nos movemos, ante las pretensiones del expresident y los remilgos de la justicia belga que fue renuente a la entrega del encausado, creo que el Estado español debe de ponderar la disyuntiva de acogerle o simplemente dejar que los belgas carguen a cuenta de su erario público con el expresident en cuestión, lo acojan con carácter definitivo, le paguen la pensión o bien le ofrezcan un trabajo bien remunerado acorde a los derechos humanos y al alto standing que reclaman a instituciones penitenciarias españolas.

Si vemos el asunto desde el punto de vista económico e incluso del problema social que puede acarrear su llegada, casi viene a cuenta que España pague algo para que no vengan ni él ni sus acompañantes haciéndoles llegar por "valija diplomática" algunas viandas navideñas por cuestación popular; los mejillones y el chocolate que lo pongan los belgas también.

Es evidente que en estas fechas tan señaladas que se avecinan, yo personalmente no haría bueno el anuncio del Almendro de la vuelta a casa por Navidad. Ya que la justicia belga (pródiga en denegar extradiciones a asesinos etarras y demás bandoleros por mor de su "garantismo procesal") se la ata con papel de fumar y pide poco menos una cárcel similar al Ritz les devolvería la pelota. Quédense allí Puigdemont y compañía, póngales ustedes un hotel de 5 estrellas, y los prohíjen sine die. Si luego los eligen para el nuevo Parlament les hacen una réplica en Bruselas y todos contentos, a legislar por videoconferencia.

Para terminar y ya en serio, una sencilla cuestión para los belgas que han sufrido en sus carnes el terrorismo yihadista con la solidaridad de todo país de bien nacidos entre los que destaca España: ¿No les da a ustedes vergüenza dar voz continua y foros públicos de expresión a unos políticos que se están burlando del propio espíritu de la UE conspirando para destruirla? Quédense con ellos que aquí solo han hecho daño, en el pecado llevarán la penitencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine