ÚLTIMA HORA
Puigdemont vuela hacia Copenhague pese a la advertencia de la Fiscalía de que podría ser detenido
tribuna del lector

Intrusismo profesional

04.08.2017 | 03:02
Intrusismo profesional

El intrusismo profesional es una lacra latente cuya práctica no es fácil de demostrar en algunas actividades. El mundo competitivo, exigente y global en el que vivimos nos obliga a los profesionales debidamente acreditados a hacer inversiones grandes de dinero y esfuerzo para poder desempeñar funciones y tareas con solvencia. Formación continua, asistencia a congresos y jornadas, así como alta dedicación fuera del horario laboral, se imponen si queremos estar al día.

El Colexio Oficial de Podólogos de Galicia, que cumple veinte años, ha hecho de la lucha contra el intrusismo una de sus enseñas, velando además por el recto cumplimiento de la normativa entre nuestros colegiados como garantía para nuestros pacientes. Atendemos todas las denuncias o avisos, las investigamos y documentamos, y las ponemos en manos de la justicia cuando es posible. Porque el proceso es farragoso y muy difícil de demostrar, además de la atención que requiere. Recientemente hemos logrado desenmascarar, sentencia judicial incluida, un caso que acumulaba veinte años de práctica ilegal, por poner un ejemplo notorio.

El camino directo para eliminar el intrusismo sería que los podólogos formásemos parte del sistema público sanitario. Otra iniciativa eficiente sería dotar también al colexio profesional de capacidad inspectora para apoyar los procesos de control sanitario en clínicas podológicas, como ya se realiza en otras comunidades autónomas. En su momento ya solicitamos el endurecimiento de las sanciones a los centros no sanitarios en los que se detecten actuaciones o publicidades que puedan llevar a engaño y suponer intrusismo.

Esta es una de las razones por las que reivindicamos la inclusión de la podología en la sanidad, así como planes específicos para los servicios de atención primaria en relación con la patología conocida como el pie diabético, por sus significativas consecuencias traumáticas, sociosanitarias y económicas. Y para ello necesitamos formación adecuada con residencias de podólogos en los servicios de las especialidades médicas que intervienen en su diagnóstico y tratamiento. El futuro es hoy.

* Presidente del Colexio de Podólogos de Galicia

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine