EN CANAL //

Buscando a Nemo en Egipto

19.07.2017 | 04:55

La gran diferencia entre "Tesoros del Antiguo Egipto" (La 2) y otras series documentales sobre la fascinante civilización egipcia está en que Alastair Sooke, su presentador, nos conduce por las maravillas del Antiguo Egipto de la misma manera que Jamie Oliver nos arrastra a su mundo de sabores, olores y colores en "La comida reconfortante" o Rick Stein nos invita a acompañarle en su delicioso viaje a lo largo y ancho del Mediterráneo. Alastair Sooke, Jamie Oliver y Rick Stein son tres británicos que, como el estadio de Anfield, la selección de rugby de País de Gales, el monstruo del lago Ness o la campiña inglesa de las novelas de Agatha Christie, consiguen que olvidemos el absurdo peinado de Boris Johnson, la dichosa City de Londres y la chocante temperatura de la cerveza en los pubs. Si prueban el Egipto de Sooke, las hamburguesas de Oliver y el Mediterráneo de Stein, querrán saber más de Egipto, de las hamburguesas y del Mediterráneo.

Quizás algunos (los de siempre) se enfaden porque Alastair Sooke habla del Antiguo Egipto con excesiva pasión, atrevidas conclusiones personales y, sobre todo, empleando categorías de nuestro tiempo que retuercen a los antiguos egipcios hasta convertirlos en nosotros con ropa rara. Pero el gran estudioso del mundo clásico E. R. Dodds ya dejó dicho que del mismo modo que un hombre no puede escapar de su propia sombra, ninguna generación puede pronunciar un juicio sobre los problemas de la historia sin referencia a sus propios problemas. Así, se puede entender que Sooke diga que el templo funerario de Hatschepsut en Deir el-Bahari podría ser una pieza de la arquitectura fascista de los años 30 del pasado siglo y que, desde lo alto, recuerda a un dibujo de Escher. Y, de la misma manera, podemos aceptar que Sooke compare a Amenofis III con Luis XIV y que diga que durante su reinado Egipto se convirtió en la mayor "superpotencia" que el mundo había conocido. Y también, entonces, es legítimo que Sooke describa el precioso pez de cristal del Imperio Nuevo encarcelado (como tantos tesoros) en el Museo Británico como un antepasado del pececito Nemo de "Buscando a Nemo", y hasta que defina a Amenofis IV, que luego se convirtió en Akenatón, como "el primer individualista de la historia". Arquitectura fascista, Escher, superpotencia, Nemo, individualismo... ¿Qué tiene que ver todo esto con el Antiguo Egipto? Mucho, si de lo que se trata es de dar vida y color a la arquitectura egipcia, la política exterior de Amenofis III, la artesanía del Imperio Nuevo y las revolucionarias reformas religiosas de Akenatón. Los documentales sobre Egipto, gastronomía y el Mediterráneo necesitan a Nemo.

www.antoniorico.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Consecuencias de la falta de aparcamiento

El concejal del PSOE de Cangas, Alfredo Iglesias, no llegó al minuto...

 
 

Alea jacta est, Roma!

YO ROMA, ROMA MÚSICA. Anoche estuve escuchando a la tuna en la Plaza Mayor de Salamanca, pero...

 
 

DANIEL CAPÓ

9 de agosto de 1942

Una regla universal nos dice que, casi en cualquier ámbito, las personas excepcionales son...

 
 

EUGENIO FUENTES

Tácticas nuevas para viejas redes

Los atentados por atropello o apuñalamiento no se inventaron en Niza...

 
 

J.M.EGUILETA*

As pontes sobre o río Miño

A historia dun territorio ten moito que ver coa das súas pontes. Iso lle contaba ao equipo da...

 
 

JOSÉ MARÍA PÉREZ ÁLVAREZ (CHESI)

Veranos

Para Luis Rebolledo El verano es un buen tiempo para recuperar la medida del mundo, salvo que...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine