Historias de tertulias

17.07.2017 | 02:02
Historias de tertulias

¿Debería todo hombre que se precie fundar una tertulia? ¿Pertenecer a una tertulia es un derecho o un deber? ¿El buen tertuliano, nace o se hace?

Plantar un árbol, tener un hijo y fundar una tertulia. Ya luego, con las experiencias vividas en ella se puede escribir un libro. El periodista Antonio Díaz-Cañabate (1897-1980) publicó en las medianías del siglo pasado un libro recomendabilísimo, ameno, costumbrista y bien escrito, Historia de una tertulia (Espasa) por el que desfilan anécdotas, narraciones, historias y semblanzas de las gentes que a ella acudía, en el café Lyon, allá por los años cuarenta.

Iban Lili Álvarez, campeona de tenis (personajazo); el arabista Emilio García Gómez; los escritores Edgar Neville, Eugenio D'Ors o José María de Cossío; toreros como Juan Belmonte; políticos, intelectuales, diletantes, millonarios, ingenieros, pobretones, etc. Las tertulias de este tipo proliferaban, había casi una en cada esquina, Madrid tenía centenares de cafés. Luego llegó la televisión. Y la aversión al franquismo por todo lo que fuera reunión y debate. Y las cafeterías modernas, nada que ver con los cafés clásicos.

En el día de hoy, decir tertulia es imaginar a un nota sabelotodo en la televisión o radio. A veces vociferando. No siempre fue así. Sin embargo, quedan tertulias. Se fundan, se diluyen. Se mezclan, se fusionan. Tertulias futboleras de lunes en bareto de barrio; tertulias jurídicas mensuales en marisquería. Tertulias políticas en coctelería de hotel, tertulias estudiantiles cotidianas en la sala de profesores. Hay tertulias etílicas en las que nunca se pone el sol; tertulias de poetas que acaban a hostias, tertulias sabatinas de filatélicos que toman vasos de clarete en una plaza mayor y tertulias de domingo con vermú después de misa, camisa recién planchada y hay que ver, Ernestina, qué guapa se está poniendo Rosita, que ya es toda una mujer y me han dicho que se habla mucho con Segismundo, que aunque ya ha dejado preñadas a dos se le ve buen muchachote y tiene casi seguro plaza en la Diputación.

Nacen, crecen, se reproducen y mueren. Las tertulias. Los ministros tienen una tertulia semanal y la llaman Consejo de Ministros, dijo Cañabate. En un artículo sobre las tertulias no puede faltar una mención al café Gijón. Umbral describe con portentosa adjetivación a todos los que allí acudían en La noche que llegué al café Gijón. Hay tertulias que deberían figurar en el currículo de uno y tertulias a las que uno no hubiera querido nunca acudir.

Hace muchos años fundé una junto a un grupo de periodistas. Nos reuníamos un lunes noche de cada mes en un mesón con pretensiones, nombre de ciudad castellana y buen jamón. Invitábamos a algún político a que nos contara cosas jugosas. Me gustaría decir que fue una experiencia enriquecedora pero lo cierto es que algún lunes lo que salía del establecimiento era más pobre.

No estreché lazos con ninguno de esos políticos, aunque a alguno lo conocí mejor. Sí estreché lazos con mis compañeros de tertulia y profesión. Gente estupenda. Uno de los invitados fue tan idiota que nos habló como si estuviera en una rueda de prensa. Otro se tomó tan en serio lo del off the record que nos confesó sus gustos sexuales. Yo creo que después de la cena se fue a un club, pero es solo un barrunto, una percepción. Nunca he coincidido después con él en una tertulia para preguntárselo. Sí en una rueda de prensa, pero me daba cosa preguntarle nada. Ya hace muchos años que no está en activo. Políticamente, quiero decir, no sé sexualmente. Igual tiene una tertulia sobre sexo a la que llaman el 69. O igual se ha muerto. Conviene ponerle nombre a las tertulias, que luego pasa lo que pasa. No puedes tener una tertulia de prestigio e influencia y llamarle La peña cachonda. O una tertulia de teatro y llamarla El videoclub. Por ejemplo. Sí, todo ser que se precie debería fundar una tertulia. Pero ojo, para hablar y escuchar. Pegar la chapa, no. Plantar un árbol, sí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

IRENE BASCOY

La factura catalana

| En Marea . La crisis de En Marea es como el Guadiana. Ahí está. A veces se le ve y otra...

 
 

POR RAFAEL L. TORRE

Carlos Caba, policía y escritor

Pontevedra se rindió a su talento literario y bonhomía personal,...

 
 


ISABEL VICENTE

No hay un porqué

Ni puedo ni quiero imaginarme lo que tiene que ser vivir con miedo a que te den una paliza o a...

 
 

LUIS M. ALONSO

Hubo tiempos más luminosos

Estoy en una edad en que la vejez todavía se adapta a uno. Pronto, si da tiempo, llegará otra...

 
 

MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ GARCÍA *

El traslado del coro de la catedral: entre el acierto y la chapuza (y II)

La consagración del altar mayor. Llama mucho la...

 
 

ANTONIO TOURIÑO

Lo que queda en la memoria

Los errores humanos cuando se cronifican son garrafales. La Historia así lo confirma...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine