Madurez digital

11.07.2017 | 02:26
Madurez digital

La estimulación del proceso de avance digital va desde una fuertísima corriente de compartición de información a través de las redes, no en vano los usuarios digitales vamos agrupándonos por multitud de grupos de todo tipo en red que comparten información en directo a través de herramientas informáticas que usamos de forma tan intuitiva que a cualquier edad y condición se crean estos grupos de interés de forma espontánea. Por otra parte, a través de nuestro teléfono móvil, accedemos a una increíble oferta de Apps que serían impensables aún hace nada y sobre todo a costes que no podríamos pagar de forma accesible y popular como lo estamos haciendo. Además estos aplicativos nos trasladan progresivamente a la lógica del e-commerce donde vamos asumiendo de forma natural comprar, pagar, y, en definitiva, realizar nuestras transacciones económicas y financieras más habituales a través del móvil, con lo que los modelos de negocio tradicionales entran en trance y provoca en muchos casos su sustitución por otras formas de empresas donde aparecen empresas hoteleras que no tienen hoteles o empresas de alquiler de coches que no tienen coches propios, como casos muy conocidos de la llamada economía colaborativa.

Con este avance de la economía digital se están incorporando a nuestro léxico habitual ideas y conceptos con los que nos familiarizamos, así denominaciones y conceptos como firma digital, protección de datos, interoperabilidad, comercio electrónico, transformación digital y un larguísimo etc., se han instalado, también, sin darnos cuenta en el vocabulario común que utilizamos a diario.

La transformación probablemente no sea tan rápida como a veces creemos, pero si tiene una condición que es muy destacable, avanza inexorable y desordenadamente y frente a aquellos comentarios antiguos de que "pasarán por encima de mi cadáver, antes de que toque yo ese ordenador" hoy pasas directamente al pelotón de los analfabetos funcionales, si te niegas a dominar la utilización de todos esos equipos que forman parte de la digitalización de nuestras vidas. Por todo esto es muy importante que tanto los ciudadanos, como las empresas, como los responsables públicos y privados, evalúen de forma continua el grado de madurez tecnológica y hagan accesible al mayor número de personas los medios tecnológicos y de comunicación que nos hagan ser ciudadanos digitales, pero libres.

*Economista

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PEDRO DE SILVA

El dolor no nos debe hacer ingenuos

Quien suponga que las respuestas y reacciones ante los criminales...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Barcelona, ciudad abierta

Todo lo que la capital catalana tiene y debe conservar

 
 

EDUARDO JORDÁ

Lo que haremos las buenas personas

Comportamientos previsibles que siguen a todo golpe del terrorismo

 
 

CAMILO JOSÉ CELA CONDE

Libros sobrevalorados

Un escritor joven, muy prolífico en las redes sociales, ha sacado la lista de diez obras...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine