EN CANAL //

El Ángelus y el chupinazo

07.07.2017 | 05:44

Hora del Ángelus. El ángel del Señor anunció a María, y concibió por obra y gracia del Espíritu Santo. Doce del mediodía. El chupinazo desde el balcón del ayuntamiento de Pamplona anunció a los pamploneses y pamplonesas, y comenzó el jolgorio por obra y gracia de san Fermín.

Hermes fue el mensajero de los dioses hasta que fue sustituido por Mercurio, que fue mensajero de los dioses hasta que fue sustituido por san Gabriel, que fue mensajero de Dios hasta que Dios empezó a hablar cada vez menos. Ayer, seis de julio, el chupinazo rompió al mediodía el silencio de Dios desde el balcón del ayuntamiento de Pamplona. La Uno estaba allí para hacer de caja de resonancia llevando el mensaje de Pamplona a España, y de España al mundo. Esta colaboración divina tiene su precedente en Radio Nacional, que interrumpió durante muchos años su programación para emitir el Ángelus: de una remota aldea de Asia, hace dos mil años, a España; y de España al cielo.

"Es la hora del Ángelus", decía cada día Radio Nacional tras las señales horarias de las doce. Desde tiempos del abuelo Pachín hasta 1981, los españoles podíamos elegir con toda libertad entre oír a diario esta oración de sumisión de la mujer y su aparato reproductor a una voluntad ajena, o emigrar a Francia. A lo que hacía posible esa emisión radiofónica, junto a lo ocurrido aquellos últimos años en España, lo llaman ahora "el espíritu de la Transición". Y a la libertad antes nombrada, añaden otras hermosas palabras como "tolerancia" y "convivencia" para que no se nos olvide la gran virtud política que supone oír, ver y callar.

Aquella Anunciación diaria de la hora del Ángelus en la radio pública cambia ahora por una anunciación anual en la tele pública en la que lo de menos es la grosera sustitución de san Gabriel por un chupinazo, algo que ya de por sí traería loco a Fra Angélico y le habría hecho mandar el Renacimiento a freír churros. Dos mujeres encendieron en Pamplona el chupinazo de una anunciación en la que no sale ninguna esclava de ningún señor, ninguna mujer dice hágase en mí según su voluntad, y, por si no quedó claro, "no" es "no".

www.antoniorico.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos vigueses en Spokane

Decía un colega que el silencio y la emoción invadieron Estados Unidos, desde la Costa Este a...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La influencia

A partir de la idea de que cada cual puede hacer de su capa un sayo siempre que se lo permitan...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

La buena imagen de Trapero

Tras los trágicos sucesos de Cataluña el personaje de moda en los medios es el...

 
 

PEDRO DE SILVA

Aporofobia

Aunque han pasado casi dos décadas desde que la filósofa Adela Cortina propusiera...

 
 

DANIEL CAPÓ

La pregunta de la enfermera

La publicación de fotos de las víctimas de los atentados terroristas

 
 

TINO PERTIERRA

La tristeza del alivio

Agustín: "Las mejores respuestas llegan a veces cuando no te haces preguntas. A...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine