Crónica Política

La carrera

05.07.2017 | 01:33
La carrera

De modo que, aparecido ya el primer precandidato a la secretaría general del PSdeG -y que parece haber seguido, como en su momento Pachi López, lo de "a quien madruga, Dios le ayuda, pese a que no fue lo que ocurrió con el dirigente vasco, o al menos no del todo- y "restaurada" la gestora de Pilar Cancela, no resulta difícil prever que el congreso de los socialistas gallegos no va a ser una fiesta. Puede que tampoco una carnicería, pero en todo caso sí que estará "animado".

Y es que, dicho con el máximo respeto hacia la persona -y el perfil- de don Gonzalo Caballero, parece cierto que hay mucha gente que ahora mismo lo ve más como un protomártir que como un auténtico candidato con peso y posibilidades. Resultaría probable su éxito si fuese capaz de aglutinar tras su persona no solo a los que en su día votaron a Pedro Sánchez aquí, sino a los que rechazan a su tío el alcalde de Vigo, pero esa tarea hoy por hoy parece al alcance de bastante pocos en un partido que, como el PSdeG, está aún más fraccionado -aunque menos ruidoso- que antes en familias, tribus, banderías y simples partidas guerrilleras.

Claro que esa descripción, que responde solo a la opinión personal de quien la expone, puede ser aún peor si se mira hacia afuera, a los posibles votantes, que no militantes, socialistas. Un partido que tiene como único objetivo confeso la obsesiva idea de su líder, "echar a Rajoy a cualquier precio", para lo cual no descarta aliarse con su más directo rival electoral -Podemos- confiando en que al radicalizarse recuperará los apoyos previos a la llegada de Iglesias y compañía, asume una apuesta arriesgada, y más en Galicia.

La razón es relativamente sencilla: se basa en suposiciones no muy bien fundadas y un cierto desprecio del electorado gallego, al que muchos socialistas consideran gregario y/o manipulable, aunque se abstengan de expresarlo así, y en todo caso, "cautivo" irredento de la "derecha caciquil". Una de las razones de sus abundantes fracasos. Porque sigue sin entender la diferencia entre "moderado" y "conservado" y que Galicia se apunta más a lo primero que a lo segundo.

Y solo cuando lo asuma -Pérez Touriño anduvo cerca con su "cambio tranquilo"- y desarrolle los conceptos, puede que cambien sus tornas electorales. Pero seguramente necesitará -y, con Sánchez, mayor razón-, un par de palizas más. Es lo que hay, y más le vale al socialismo gallego aggiornar sus conocimientos sobre la realidad auténtica de la ciudadanía de este antiguo Reino si no quiere aumentar el número de esas palizas.

¿Eh...?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A vueltas con el congreso del PP de Cangas

Que me tienen loco con el congreso local del Partido Popular de...

 
 

ANXEL VENCE

Vacaciones con mando a distancia

Aunque por la barba y el continente recuerde a un prócer...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Los medios no le dan tregua

Los medios de Estados Unidos, tal vez arrepentidos de no haber hecho lo suficiente para evitar...

 
 

ISABEL CALLE SANTOS*

Amor obsesivo como enfermedad

En 1979, la psicóloga Dorothy Tennov, publicó el...

 
 

MANUEL TORRES

El Museo del Mar

Desde hace tiempo unos marinenses, hombres de la mar, se han propuesto conseguir un local, con...

 
 

DANIEL CAPÓ

Plena soberanía

La nueva sensibilidad política que consiste en dejar solo el músculo de la voz del pueblo sin...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine