con otra cara

Cosas de piratas

Se nos está haciendo la piel tan fina que no hay quien cuente un chiste

26.06.2017 | 04:11
Cosas de piratas

No sé si nos estaremos pasando de frenada en defensa de lo políticamente correcto, pero una tiene la sensación de que bordeamos el esperpento cuando se encuentra con que una representación infantil de fin de curso en un colegio de Palma acaba siendo investigada por la Policía porque en una de las canciones llamada "El Himno de los Piratas", se aboga por acabar con los cristianos. Se trata de un tema de la obra teatral de finales del siglo XIX "Mar i Cel" de Àngel Guimerà que en los años 80 el grupo Dagoll Dagom adaptó al género musical. En la canción, los piratas cantan párrafos como: "Llegará un día de gloria cuando ya no queden cristianos que cantaremos la gran victoria de los fieles valientes hijos de Alá", letra que algunos padres y madres no consideran apropiada ante la escalada terrorista que nos invade. Es verdad que te llegue el crío a casa cantando loas a Alá con la que está cayendo, llama la atención, aunque, si lo vistes de pirata, le pones un parche en un ojo y lo subes a un escenario en un barco de cartón, igual no es tan dramático. En las fiestas de Moros y Cristianos de cualquier localidad alicantina te encuentras con amenazas de grueso calibre contra los cristianos en boca del embajador moro, y al revés, y nadie se rasga las vestiduras; al menos hasta ahora, que no se trata de dar ideas. Si nos ponemos finos, mejor que nuestros hijos no lean a Shakespeare ni vean cómo justifica Otelo el asesinato de Desdémona al creerla infiel no sea que alguien vea en la obra una apología de la violencia de género, ni permitamos que los niños jueguen en la calle a policías y ladrones, ni que en las funciones de títeres acaben siempre solucionando sus problema a garrotazos entre los aplausos de los críos, ni que nos riamos cuando Homer Simpson zarandea a Bart cogiéndolo por el cuello, ni dejemos a los niños ver Blancanieves o la Cenicienta donde las únicas que limpian son las mujeres mientras esperan a que el príncipe las salve. Está bien que tengamos cuidado para no tolerar actitudes machistas, homófobas, racistas y obviamente terroristas, pero se nos está haciendo la piel tan fina que no hay quien cuente un chiste por si hay alguien que se ofende.

Que un compañero de trabajo te diga que estás guapa con tu nuevo corte de pelo es machista o es acoso, un cachete en el culo al crío si intenta meter las manos en el enchufe es maltrato, llamar chino a un chino es racista y cantar una canción de piratas es incitación al terrorismo ...

Dado el carácter guasón que nos gastamos por estas tierras, es realmente difícil no saltarnos el dogma en más de una ocasión, aunque quizá el mayor problema es que nos lo tomemos todo demasiado en serio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A vueltas con el congreso del PP de Cangas

Que me tienen loco con el congreso local del Partido Popular de...

 
 

ANXEL VENCE

Vacaciones con mando a distancia

Aunque por la barba y el continente recuerde a un prócer...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Los medios no le dan tregua

Los medios de Estados Unidos, tal vez arrepentidos de no haber hecho lo suficiente para evitar...

 
 

ISABEL CALLE SANTOS*

Amor obsesivo como enfermedad

En 1979, la psicóloga Dorothy Tennov, publicó el...

 
 

MANUEL TORRES

El Museo del Mar

Desde hace tiempo unos marinenses, hombres de la mar, se han propuesto conseguir un local, con...

 
 

DANIEL CAPÓ

Plena soberanía

La nueva sensibilidad política que consiste en dejar solo el músculo de la voz del pueblo sin...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine