Parrêssia y filosofía en bachillerato

22.06.2017 | 01:35
Parrêssia y filosofía en bachillerato

Mi amigo Jorge Álvarez Yagüez me envía su última publicación sobre el filósofo Michael Foucault y el concepto de la parrêsia en la Grecia clásica. Y aprovecho uno de los frecuentes viajes a los que nos somete el trabajo en la Comisión de expertos sobre financiación autonómica para recrearme en él. De repente, percibo y comprendo algunas cosas de manera diferente. Mi perspectiva se ha ampliado y enriquecido. Como con los huevos del anuncio, disfruto y me alimento. Me alimento como analista social y como ciudadano. Porque es evidente que pertrechados solo con el conocimiento instrumental y técnico estamos condenados a ser idiotas en el sentido griego del término; a descubrir el Mediterráneo cada vez que quedamos con alguien a tomar café y hablar de cosas serias; o a ser incapaces de gestionar un conflicto colectivo que entrañe dimensiones distributivas, como de hecho ocurre en casi todos los casos.

Por eso es un disparate integral birlarles a nuestros jóvenes una inmersión lo bastante profunda en pensamiento filosófico. Es una aberración que una persona de 18 años no haya leído textos de Kant o de Platón; preocupante que no le suene Rawls o Nozick. Por eso es fundamental que se refuerce la presencia de la filosofía en los curriculums, como se pide en la Iniciativa Legislativa Popular que en estos momentos circula por Galicia y que firma virtualmente desde esta columna.

De hecho, sería partidario de ir más allá y, por utilidad social y privada, dedicarle tiempo también a la filosofía en la ESO y la formación profesional. La filosofía, una inversión de futuro.

*Director de GEN (Universidad de Vigo)

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine