04 de junio de 2017
04.06.2017
Tribuna libre

La relación cultural entre Galicia y Portugal

04.06.2017 | 03:28

Durante décadas, siendo claramente países hermanos en lengua y cultura, Galicia y Portugal se dieron la espalda en muchos temas. Incluso hoy tiene mayor relación Extremadura que Galicia con Portugal, y son muchos los centros educativos extremeños de secundaria en los que se estudia el idioma portugués, que había nacido en la Edad Media en la antigua Gallaecia, con la denominación de galaico-portugués. Es muy significativo aquel hermoso dibujo de Castelao del Album Nós, en el que un viejo tiene en su regazo a un niño, sentado en la ribera del Miño (puede ser Tui o Arbo). Al otro lado está Portugal y el muchacho pregunta: "Y los de la otra orilla son más extranjeros que los de Madrid?" El pie del dibujo continua con la frase: "No se supo lo que le respondió el viejo". Pero se intuye, pues al sur de nuestra Tierra está Portugal y no Andalucía.

Sobre la relación entre ambos países hermanos se tiene hecho muy poco, al menos a nivel de instituciones gubernamentales durante infinidad de años. Existen todavía lamentablemente múltiples preconceptos por ambas partes. Los sucesivos gobiernos gallegos no llegaron más allá de tímidos contactos y de frases rimbombantes, vacías de contenido. Existe el Eixo Atlántico, pero con muy poca actividad e intercambios y una Comunidad de Trabajo Galiza-Norte de Portugal, más en el papel que en hechos concretos y reales. La Lei Paz Andrade, aprobada por unanimidad en el Parlamento Gallego, camina a paso de tortuga, pues en el gobierno gallego no existe el entusiasmo necesario para hacerla efectiva. Es un verdadero contra sentido, que Galicia y el Norte de Portugal, especialmente, no tengan una relación institucional, periódica y continuada. Para favorecer los intercambios comerciales, culturales, industriales, educativos y turísticos. E incluso para recibir ayudas de la Unión Europea.

Redactamos este artículo unos días antes de la conmemoración del Día de Portugal y las Comunidades Lusófonas, que se celebra todos los años el 10 del mes de junio, y también es el día de Camoens, que por si algunos no lo saben, era de origen gallego. Sus antepasados procedían de la localidad de Cadmos en Nigrán. Es posible que la razón de que durante el franquismo y los años que llevamos de democracia, fuera mínima la relación galaico-portuguesa de carácter oficial, sea el hecho de que existiese miedo por parte de los gobernantes gallegos y los de la corte madrileña, a que gallegos y gallegas pudiesen reflexionar de que Portugal es una grande Galicia, con cultura e idioma similares. Y por esto continuamos sin poder ver la televisión portuguesa, sin escuchar sus radios, sin poder comprar libros, diarios y revistas lusos, de forma normal, y otros recursos culturales aquí en nuestra Tierra. Es una especie de miedo irracional a la libertad. Por ello, la relación cultural que hubo y hay entre ambos pueblos, a un lado y otro de la raya seca y la raya húmeda, fue casi siempre llevado a cabo por intelectuales particulares con sensibilidad y de forma individual, y por entidades culturales de carácter privado.

Defensores de la hermandad

Castelao en ese su hermoso libro Sempre en Galiza (considerado como la "Biblia de los Gallegos") dedica varios capítulos a Portugal y señala que cuando viajaba a Portugal al volver a Galicia más "gallego" se sentía. Es célebre su frase "A nosa língua floresce en Portugal", que tiene un profundo sentido. Por su parte, Antón Vilar Ponte, llegó a decir que "el gallego que no ama a Portugal no puede amar a Galicia". Nuestro Otero Pedrayo escribió aquello de que "Galicia es una prolongación de Portugal, o Portugal una prolongación de Galicia. Lo mismo da". Cuevillas mantuvo una relación prolongada con intelectuales portugueses, y además todavía hoy sus investigaciones sobre la prehistoria y la edad del hierro de la antigua Gallaecia están sin superar. Fueron muchos los gallegos que periódicamente viajaron a Portugal, encontrándose como en su propia casa, para participar en conferencias, exposiciones, seminarios y congresos. Entre los ya desaparecidos tenemos a Vicente Risco, Fermín Bouza Brei, Ricardo Carvalho Calero, Ernesto Guerra da Cal, Jesús Taboada Chivite, José Posada, Francisco Fernández del Riego, J. Vicente Biqueira, Manuel María Fernández Teixeiro, los hermanos Carré, Celso Emílio Ferreiro, Darío Álvarez Blázquez, José Filgueira Valverde, Rafael Dieste, Roberto Blanco Torres, Rei Alar, Juan Naia, Díaz Jácome, Antón Tovar, Pura Vázquez, González Garcés, Anxo Martínez y otros. De entre los vivos, todavía entre nosotros, tenemos a Isaac Estraviz, José Luis Fontenla, Antonio Gil Hernández, José Paz, Antonio Rodríguez Colmenero, Mª del Carmen Henriques, Felipe Senén López, Adela Figueroa, Manuela Ribeira, Alexandre Banhos Campo, Carlos Durán, Antonio Martínez Coello, José Manuel Barbosa, José Rodríguez Cruz, Jesús Torres Regueiro, Martinho Montero y otros.

Por parte portuguesa, tenemos que destacar en primer lugar al poeta de Amarante Teixeira de Pascoaes, que abre con un poema dedicado a los poetas gallegos el primer número de la revista Nós, pues era amigo de Risco. Y muy especialmente a Manuel Rodrigues Lapa, de Anadia-Porto, gran amante de nuestra tierra y experto en la lírica galaico-portuguesa. También el grande experto en juegos populares Antonio Cabral, de Vila Real, que participó en numerosos encuentros galaico-portugueses a un lado y otro de la raya y en las "Jornadas do Ensino". Merecen capítulo aparte el pionero Manuel de Oliveira Guerra, creador de la revista galaico-portuguesa Céltica, con sede en Porto, en la que colaboraban gallegos y portugueses. Y Joaquim Rodrigues dos Santos Júnior, que viajaba periódicamente a Galicia, y a Ourense en particular, pues era muy amigo de Florentino L. Cuevillas. En Torre de Moncorvo se conserva su excelente biblioteca, en la que destaca muy especialmente el apartado dedicado a Galicia, con muchas primeras ediciones de libros de gallegos, firmados por sus autores. Oliveira y Santos Júnior, junto con Rodrigues Lapa, merecen un artículo monográfico aparte que escribiremos en su día. Es necesario mencionar también a António Lamela, que tanto ayudó en los años ochenta y noventa a colocar placas sobre la amistad gallego-portuguesa en Ponte de Lima, Guimarães, Arcos de Val-de-Vez y Ponte da Barca. De una lista amplia de amantes de Galicia hay que reseñar en especial a Hernani Cidade, Hugo Rocha, António Leite, Rebelo Bonito y António Norton. Entre los vivos merece una mención especial el Padre Lourenço Fontes, de Vilar de Perdizes, Chrys Chrystelo de las islas Azores, António Pires Cabral de Vila Real, Hélder Pacheco de Porto, José Luis Pires Laranjeira de Coímbra, Salvato Trigo de Porto y António Sousa Fernandes, João Formosinho y Rui Vieira de Castro de la Universidade do Minho de Braga. Además del presidente de la Câmara Municipal de Montalegre, Orlando Alves.

Actividades

Entre las entidades, con sedes en Galicia y Portugal, y con actividades de tipo cultural en las diversas ciudades y localidades de ambos territorios hermanos, tenemos que destacar las Irmandades da Fala de Galiza e Portugal (IFGP) que llegó a editar varios números de la nueva revista Nós y la revista lusófona Cadernos do Povo, la Associação da Amizade de Galiza e Portugal (AAGP) y la Associação Sócio-Pedagógica Galaico-Portuguesa (ASPGP), sin duda la más activa, pues además de publicar la revista O Ensino y Temas do Ensino, organizó de 1978 a 2008 treinta ediciones de la escuela de verano "Jornadas do Ensino de Galiza e Portugal" en Ourense, Vigo, Pontevedra, Viana do Castelo, Compostela y A Coruña, con participación de docentes gallegos y portugueses, tanto como alumnos que como directores de cursos y talleres. También, en colaboración con la Librería Minho de Braga, varias ediciones en Ourense de las "Mostras do Livro Português na Galiza", que se celebraban en el Museo Municipal de la calle Lepanto, y diversas ediciones de los "Encontros Galaico-Portugueses de Jogos Populares", en colaboración con la Associação Cultural de Vilar de Perdizes, la "Penas Livres" de Vilardevós y el Centro Cultural Regional de Vila Real (CCRVR). Dichos encuentros se celebraron en Amoeiro (dos), Vilar de Perdizes, Vilardevós, Vila Real, Corcubión, Ribeira de Pena y Vinhais.

Merece mención especial también la Associaçom Galega da Língua (AGAL), con su revista Agália y la organización de varios congresos internacionales, muchos de ellos en Ourense, en uno de los cuales había participado José Saramago, cuya "alma mater" era Mª do Carmo Henriques. Y la Academia Galega de Língua Portuguesa (AGLP), que publica un interesante Boletim, y tiene su sede en Compostela. Esta Academia defiende la unidad lingüística entre el gallego y el portugués y apoya la Lusofonía y la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP), que tiene su sede en Lisboa.

No sería justo dejar de mencionar que las Cámaras Municipales, con sus ciudades, de Ourense y Vila Real están hermanadas, pero nos gustaría que se organizasen muchas más actividades conjuntas y de intercambio. De dicha hermandad mantenemos desde hace años el Premio de Poesía Cidade de Ourense, con participación de poetas gallegos y portugueses. Nuestra felicitación va también para los ayuntamientos de Verín y Salvaterra do Miño, que mantienen programas comunes e intercambios con los de Chaves y Monção respectivamente. Animamos a que hagan lo mismo los de Tui-Valença do Minho, Arbo-Melgaço, Vilardevós-Vinhais y Ginzo-Montalegre.

De entre las publicaciones periódicas galaico-portuguesas hay que destacar el Novas do Eixo Atlántico (Xornal Galego-Portugués da Gallaecia), que dirige nuestro amigo Guillermo Rodríguez, y que antes había dirigido A Peneira. Le deseamos a este periódico larga vida. Como desearíamos que las universidades gallegas y del norte portugués estuviesen más coordinadas. Así como que en la feria del libro de Viana do Castelo hubiese siempre presencia gallega.

(*) Educador Social y Animador Cultural.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales
 

MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ COELLO

Orense Balneario tiene mar

Orense Balneario tiene mar. Es una localidad integrante en el partido de Tres Arroyos, al sur...

 
 

PILAR GARCÉS

Las dos Españas de Sabadell

La propuesta de quitar a Machado, Quevedo o Goya del callejero de la localidad catalana

 
 

PEDRO DE SILVA

Cargas de nuestra civilización

El objetivo del terrorismo, como su nombre indica, es provocar...

 
 

ESTEBAN GRECIET

La necesaria reciprocidad

Solo faltaba que las diferencias entre el Gobierno español y la Generalitat entorpecieran la...

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

Una forma de piedad

La noticia del atentado llega a la playa

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine