03 de junio de 2017
03.06.2017
Nuestro mundo es el mundo

E Con tres piedras en el zapato

03.06.2017 | 01:56
Rajoy.

Mariano Rajoy obtuvo -con la aprobación tardía de las cuentas del 2017- una segunda investidura que le asegura poder gobernar hasta el 2019. Pero esta vez el apoyo definitivo no vino de la abstención del PSOE sino de una coalición multiforme lograda laboriosamente: PP, C's, Coalición Canaria, PNV y el ya célebre diputado Pedro Quevedo de Nueva Canarias que se presentó en coalición con el PSOE pero que ya ha votado contra los socialistas en dos asuntos clave. En la investidura de Rajoy votó no, como el rebelde PSC, y en los presupuestos ha votado sí. Pero el nuevo portavoz del PSOE, José Ávalos, se ha mostrado comprensivo.

Quizás el miércoles el más contento en el banco azul era Cristóbal Montoro, que ha demostrado saber hacer equilibrios malabares. Rajoy no le ha hecho -ni le hará- vicepresidente, pero ya es el ministro de Hacienda que más presupuestos (diez) ha elaborado. Rajoy también está satisfecho aunque la alianza construida se parece más a la que hace un año le sugería Pedro Sánchez -algo así como una laxa confederación de derechas autónomas y diversas- que a la que gustaba al propio Rajoy. Para la unión de todas las derechas (gran simplificación) sólo le ha faltado la antigua CDC.

Pero Rajoy está contrariado. Hace ocho días se pudo comprobar en Sitges en las jornadas anuales del Círculo de Economía. Rajoy sabe que se ha garantizado media legislatura y que la economía -al menos a corto- va incluso mejor de lo esperado, pero que está condenado a coexistir con tres molestas piedras en el zapato: Cataluña, la justicia y el retorno de Pedro Sánchez.

En Cataluña no hay arreglo a la vista a corto plazo. Ni a medio. Aquel error innecesario de la sentencia del Constitucional del 2010 ha logrado, siete años después, no ya resucitar el Estatut del 2006 sino conducir a un choque frontal con el Gobierno catalán, que reclama nada más ni nada menos que la independencia. Rajoy cree que Puigdemont no saldrá vencedor del choque, pero teme que él tampoco salga indemne. El choque dejará heridas, medicarlas el día después será difícil pues las encuestas dicen que la ERC de Jonqueras será el primer partido en unas elecciones, y es casi imposible que el Gobierno de Madrid gane popularidad en Cataluña. Ahí está la explosiva encuesta de "El País" del pasado domingo: el 94% de los catalanes, y el 77% de los españoles, no aprueban la política del PP con la desafección catalana.

Por otra parte, la dimisión de Manuel Moix como jefe de anticorrupción, por tener el 25% de una sociedad panameña, no sólo priva al Gobierno del fiscal elegido para poner orden en la "izquierdista" anticorrupción, sino que deja todavía más tocados al fiscal general, José Manuel Maza, y al ministro de Justicia, Rafael Catalá, bastante quemados ya por la reciente reprobación del Congreso. ¡Ojo, con el voto no sólo de Podemos y PSOE sino también de Rivera!

Cruje así la operación diseñada para controlar la justicia y aminorar el impacto de los casos de corrupción que más afectan al PP. Y eso cuando el propio Presidente tendrá que comparecer como testigo en el juicio sobre la financiación ilegal del PP. Algo que recordará aquel SMS del verano del 2013: "Luis (Bárcenas) sé fuerte". Sí, Pedro J. ya no dirige "El Mundo", que ha consumido desde entonces tres directores más, pero la Gürtel sigue ahí. Y obliga a demasiadas cosas y hace que demasiados días los jerifaltes de Génova se pongan colorados.

La última piedra -por el momento- es el retorno de Pedro Sánchez, que hará que las relaciones con el PSOE sean todavía más tortuosas. Y Rajoy sabe que la mayoría de 176 diputados del miércoles no es una alternativa del todo válida a una relación con un PSOE bajo la influencia del pragmático Rubalcaba. Entre él y Sánchez sólo pasa electricidad negativa. Y Rajoy sabe que ello comportará una notable pérdida de comodidad. Aunque sobre Cataluña los dos estarán obligados a negociar y acordar.

Rajoy sabe que disfrutar de La Moncloa tiene el peaje de tres puntiagudas piedras en el zapato. Y encima la inminente moción de censura de Podemos? Que quizás sea una bendición. Será el eficaz y algo cínico Rafael Hernando el que dará a Iglesias todo el palo conveniente. Y además se volverá a percibir que Iglesias existe, lo que cohesiona al electorado de la derecha, que el PP lo vuelve a derrotar y quedará claro que -guste o no guste- no hay mayoría alternativa a la que la retranca de Rajoy y el manejo de los presupuestos de Montoro han logrado construir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos vigueses en Spokane

Decía un colega que el silencio y la emoción invadieron Estados Unidos, desde la Costa Este a...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La influencia

A partir de la idea de que cada cual puede hacer de su capa un sayo siempre que se lo permitan...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

La buena imagen de Trapero

Tras los trágicos sucesos de Cataluña el personaje de moda en los medios es el...

 
 

PEDRO DE SILVA

Aporofobia

Aunque han pasado casi dos décadas desde que la filósofa Adela Cortina propusiera...

 
 

DANIEL CAPÓ

La pregunta de la enfermera

La publicación de fotos de las víctimas de los atentados terroristas

 
 

TINO PERTIERRA

La tristeza del alivio

Agustín: "Las mejores respuestas llegan a veces cuando no te haces preguntas. A...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine