28 de mayo de 2017
28.05.2017
con otra cara

Un apoyo inmoral

28.05.2017 | 02:28
Un apoyo inmoral

Lo del Barça mostrando su apoyo a Messi después de que el Supremo haya confirmado su condena a 21 meses de cárcel por defraudar más de 4 millones de euros a Hacienda resulta alucinante. Dicen sus directivos que "el Barcelona seguirá ofreciendo siempre este apoyo al jugador", avalando así un comportamiento ilegal e inmoral. Nadie cuestiona la calidad deportiva del futbolista ni las muchas alegrías que está dando al club, pero ¿eso qué tiene que ver con defraudar al fisco, que no es sino robarnos a todos? Es comprensible que la directiva del Barça siga mimando al jugador en su actividad deportiva, pero, si no quieren afearle la conducta a una estrella en la que se miran millones de niños y jóvenes, al menos deberían callar ante sus delitos fiscales y no apoyarle con declaración institucional incluida como si fuera una víctima de un sistema injusto. Eso por no hablar de las decenas de personas que han aclamado al astro del fútbol a su entrada en los juzgados. ¿Qué aplauden? ¿Le animan a seguir robando? ¿Por ser buen deportista tiene bula para saltarse las leyes? Lo peor es que el caso de Messi es de lo más habitual. Nos hemos instalado en una sociedad dividida en bandos en la que justificamos todo lo que viene de los nuestros y pisoteamos todo lo que viene del contrario. Esto vale para todo tipo de famosos, pero toma un cariz especialmente esperpéntico en el fútbol y en la política. Esos aplausos al delantero argentino en los juzgados tienen su exacta réplica entre los políticos pillados por corrupción que reciben palmadas en la espalda hasta que la porquería les llega al cuello. La lista de personajes ricos y famosos que ha tenido problemas con Hacienda es extensa: desde Montserrat Caballé a Julio Iglesias, Alejandro Sanz, Plácido Domingo, Borja Thyssen, Isabel Pantoja, Cristiano Ronaldo y un largo etcétera de deportistas, cantantes, actores, y políticos, que creen que lo de que "Hacienda somos todos" es un cuento chino. No sería justo pedir condenas ejemplares para esos que, pese a ganar en un año más de lo que podrían gastar en varias vidas, choricean al fisco, pero que encima gente que no llega a fin de mes les aplauda y les pida autógrafos cuando comparecen ante el juez, evidencia que la estupidez no tienen límites.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A vueltas con el congreso del PP de Cangas

Que me tienen loco con el congreso local del Partido Popular de...

 
 

ANXEL VENCE

Vacaciones con mando a distancia

Aunque por la barba y el continente recuerde a un prócer...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Los medios no le dan tregua

Los medios de Estados Unidos, tal vez arrepentidos de no haber hecho lo suficiente para evitar...

 
 

ISABEL CALLE SANTOS*

Amor obsesivo como enfermedad

En 1979, la psicóloga Dorothy Tennov, publicó el...

 
 

MANUEL TORRES

El Museo del Mar

Desde hace tiempo unos marinenses, hombres de la mar, se han propuesto conseguir un local, con...

 
 

DANIEL CAPÓ

Plena soberanía

La nueva sensibilidad política que consiste en dejar solo el músculo de la voz del pueblo sin...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine