13 de mayo de 2017
13.05.2017
con otra cara

La edad sí importa

13.05.2017 | 02:04
La edad sí importa

Casi tanto como de su marido, se habla mucho estos días de Brigitte Trogneux, la esposa del nuevo presidente de Francia, Emmanuel Macron. Y lo que más se comenta es su edad, 63 años, frente a los 39 de su esposo.

Pueden encontrar artículos y opiniones en todos los medios y redes sociales criticando a aquellos que se atreven a poner el acento en la diferencia de edad de la pareja y en su especial historia de amor, que seguro que veremos en algún biopic un año de estos. A mí, en cambio, me parece fantástico incidir en esos 24 años de diferencia a favor de esa profesora de francés del liceo La Providence de Amiens, que a los 40 años, casada y con dos hijos, se enamoró de un alumno de 17 años y se echó la manta a la cabeza. Verlos en fotos y vídeos cogidos de la mano es un canto a la igualdad y ayuda, como ninguna campaña de concienciación, a romper tabúes sobre la edad de las mujeres y a normalizar un tipo de relación que aún choca en la sociedad siempre y cuando sea la mujer la mayor, porque hombres 24 años mayores que sus esposas hay a capazos.

Normalmente la edad no importa, pero aquí sí. La nueva primera dama francesa proyecta una imagen fuerte, hermosa e inteligente pero, quizá por su edad, es difícil catalogarla como mujer florero. Tener que aguantar las tontadas de algunos de los detractores de su marido también debe curtir, pero los que dicen que parece la madre del presidente o la califican de "asaltacunas" evidencian una vez más la necesidad de normalizar estas relaciones. ¿O han leído en algún lugar que Trump parezca el padre de su mujer Melania pese a que también se llevan 24 años?

Cuentan los medios franceses que Macron se enamoró perdidamente de la belleza e inteligencia de su profesora, lo que no es extraño en un adolescente, pero por lo visto él lo tenía claro y, aunque sus padres lo mandaron a estudiar a París para intentar separarlos, a los 17 años confesó a su enamorada en una carta su voluntad de casarse con ella. Por su parte, Brigitte ha confesado en ocasiones que quedó prendada de ese alumno que "sabía todo sobre todo" y la enamoró hasta el punto de divorciarse para iniciar una nueva vida con el joven. Hace poco describió a su marido como "un caballero, un personaje de otro planeta que mezcla una inteligencia inusual y una humanidad excepcional. Todo en su cabeza está donde debe". No sabemos cómo será su mandato, pero esa descripción y el hecho de haber elegido como compañera a una mujer sin tener en cuenta los convencionalismos sociales, son puntos a su favor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos vigueses en Spokane

Decía un colega que el silencio y la emoción invadieron Estados Unidos, desde la Costa Este a...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La influencia

A partir de la idea de que cada cual puede hacer de su capa un sayo siempre que se lo permitan...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

La buena imagen de Trapero

Tras los trágicos sucesos de Cataluña el personaje de moda en los medios es el...

 
 

PEDRO DE SILVA

Aporofobia

Aunque han pasado casi dos décadas desde que la filósofa Adela Cortina propusiera...

 
 

DANIEL CAPÓ

La pregunta de la enfermera

La publicación de fotos de las víctimas de los atentados terroristas

 
 

TINO PERTIERRA

La tristeza del alivio

Agustín: "Las mejores respuestas llegan a veces cuando no te haces preguntas. A...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine