13 de mayo de 2017
13.05.2017

Sublevación en la fiscalía

13.05.2017 | 05:35

El presidente Trump ha destituido al director del FBI, que indagaba vínculos de su campaña con Putin. Temía acabar con un impeachment, como Nixon. Y quizás ha dado un paso hacia ello. Pero reincido en escribir de Francia porque el triunfo de Emmanuel Macron será quizás la noticia europea más relevante del 2017. Ahí van siete ideas.

Una. La ola populista que los catastrofistas decían imparable -como la de Trump en Estados Unidos- existe, pero está abortando. Perdieron en Holanda en febrero, han fracasado ahora en el asalto a París, la plaza más relevante, y las encuestas dicen que en Alemania -donde no podían ganar- van a la baja.

Dos. En Francia, con 253 muertos en atentados islamistas, un paro del 10% (alto para la UE), desprestigio de la política, escepticismo sobre la UE (ganó el no en el referéndum de la Constitución europea) y nacionalismo-proteccionismo fuerte, había puntos a favor de Marine Le Pen, que dijo que era una batalla entre patriotas y partidarios de la globalización. Respuesta: Macron 66%, Le Pen 34%. Hay malhumor con el euro, pero más pánico a salir.

Tres. La victoria de Macron es una derrota del populismo pero, al mismo tiempo, un serio varapalo para los partidos tradicionales -derecha de siempre y socialismo clásico-, que no han estado a la altura ni con Sarkozy ni con Hollande.

Cuarto. En el mundo globalizado, sin modernización económica, sin empresas fuertes, no se puede ni competir ni pagar un Estado del bienestar que debe mantenerse y racionalizarse.

Quinto. La modernización económica exige un nuevo partido que renueve la clase política y reúna a liberales y socialdemócratas pragmáticos porque -historia aparte- las políticas aplicables de los dos grupos son compatibles e incluso similares.

Sexto. Sin Europa no hay Francia con futuro. Alemania es un éxito económico, pero una Francia dinamizada puede ayudar a construir una UE más equilibrada que la actual, en la que Alemania domina demasiado.

Séptima. Macron dijo que la tarea era inmensa porque sin una mayoría presidencial será muy difícil llevar a cabo el programa. Y la mayoría absoluta, sacar un diputado en 289 circunscripciones, no es una tarea fácil para un partido que acaba de nacer. La oportunidad es que los partidos tradicionales están en crisis.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

J. ARNEIROS TORCELA *

Pequeña historia de los cine clubs en Ourense

El 28 de diciembre de 1928 se creó en España, en la...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La evaluación

Una de las sorpresas que ha deparado este verano que parece no acabarse nunca -sus calores...

 
 

SANTIAGO LAGO PEÑAS*

Un debate desenfocado

Me temo que el debate sobre el turismo que se está desarrollando en España en las...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Trump triunfaría en Corea del Norte

El conflicto de Corea del Norte demuestra que el planeta no puede...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

El guion de los atentados

Es inevitable seguir hablando de los trágicos sucesos de Cataluña, de sus...

 
 

PEDRO DE SILVA

Abatidos

Abatir, en primera acepción (RAE) es derribar algo, echarlo por tierra. Solo en cuarta...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine